Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
que estaban llorando en l a Cambra l a oyeron que fablaba e daba loores grans... (Suceso copiado por el P. Villafañe de un libro escrito en pergamino, de letra de mano muy antigua, con cubiertas de tablas, ya apolilladas por su antigüedad, el cual se guarda en el archivo, de l a Santa Iglesia de Zaragoza U n soldado de l a V i r g e n uno de esos héroes anónimos que calladamente luchan por mantener el esplendor del templo del P i l a r es el párroco de dicha iglesia, don Manuel María A d a m cuya. amabilidad facilita algunos datos al informador. ¿E n qué consisten las obras de consolidación que actualmente se efectúan en la iglesia? -E n dar mayor consistencia a los cimientos, para evitar, filtraciones. Se consigue esto con unas inyecciones de cemento líquido a gran presión. P a r a sostener las columnas se construye un entramado de hierro, que se incrusta en ellas con cemento. Igualmente se da consistencia a los arcos aplicándoles unos de acero. T o d o esto hará que quede un templo de una sola pieza. ¿Se harán obras de ornato? Seguramente. ¿M u y costosas? -M á s aún que las de consolidación, y eso que éstas serán costosísimas. -i Qué cantidad se presupuestó para estas obras? -E n un principio- se calculó que con seis millones de pesetas habría suficiente. E n la actualidad... ¿Se harán reformas en el altar mayor? -S i n duda; pero como todo él es de alabastro, es muy difícil arreglarlo sin desmontarlo antes. N o olvide usted consignar que todas estas obras de consolidación, las dirige el notable arquitecto Sr. Ríos. A las doce de l a mañana del día 26 de mayo de 1905, en presencia de los representantes de Su Santidad y. de los Reyes, de doce prelados, de gran número de autoridades civiles y eclesiásticas y de un concurso que ascendía a veinte m i l personas, entre el estruendo de las salvas y acordes de las bandas que tocaban l a M a r c h a Real, el arzobispo de Zaragoza coronó las imágenes de la V i r g e n y del Niño. Ambas coronas, que sólo se diferencian en el tamaño, fueron construidas con joyas donadas por los católicos españoles. Intervinieron en la obra treinta y tres obreros, que tardaron cuarenta y cuatro días en llevarla a cabo. E n l a corona de la V i r g e n hay 2.836 brillantes, 5.725 rosas, 145 perlas, 74 esmeraldas, 62 rubíes y 46 zafiros. L a del Niño está formada por 547 b r i llantes, 200 rosas, 12 perlas, 16 esmeraldas y 16 rubíes. Se reunieron tanto oro y tantas piedras preciosas, que, á pesar de haberse dado a las. coronas el mayor tamaño posible, y aun poniendo las piedras tan juntas que impiden que se vea l a montura, sobraron tres kilogramos de oro y más de 5.000 piedras, con las que se construyó el resplandor que se coloca detrás de l a sagrada imagen. E n los rayos de éste y las fajas que los sostienen, que son de oro, hay 47 brillantes, 2.311 rosas. 137 perlas, 1.097 perlas hiladas, 83 esmeraldas, 63 rubíes, 57 zafiros, 95 granates, 120 amatistas, 87 topacios, 44 turquesas, siete ópalos grandes, 14 corales grandes y varias joyas que se colocaron sin desmontar. E n el año 1484 comenzó Gilbert l a construcción del altar mayor ¡y en 1509 lo continuó y terminó el escultor valenciano D a mián Forment. Todo el altar es de alabastro de las canteras de Escatrón y costó 9.ooo escudos de oro, que dieron los Reyes F e l i pe I y doña Juana. Contribuyó también a esta obra doña Beatriz de Lanuza y P i mentel, virreina de Sicilia. Allá por el siglo x v m la plaza del P i l a r tenía en algunos sitios cerca de dos estados de altura con relación al pavimento de la iglesia, a la que era preciso descender por varias gradas. P a r a el desmonte hubiéranse necesitado grandes caudales, que no existían. L a tarde del 26 de noviembre de 1 717. se reunieron en la plaza del P i l a r el arzobispo y otras varias personas importantes de la población. Puestos en fila, el arzobispo empezó a dar espuertas de tierra al deán, éste a las demás dignidades, y así hasta llegar a l Ebro, donde eran arrojadas. E l pueblo, entusiasmado ante el espectáculo, corrió presuroso a tomar parte en el trabajo, y bien pronto se llenó la. plaza de improvisados operarios, entre los que había numerosas señoras. L a obra se dio por terminada treinta y ocho días después, durante los cuales se sacaron 12.960 estados de tierraGallarda muestra de amor a la V i r g e n del P i l a r que en los tiempos actuales empieza a reproducirse con los numerosos donantes que acuden a engrosar la suscripción abierta para las obras de consolidación del templo. N i beatería ni superstición: Historia. Como en su entrevista c o n el informador afirmó el párroco, D Manuel María A d a m hoy no se. registran milagros n i con ellos se comercia. Cuantos a l P i l a r acucien salen con un recuerdo grato de l a V i r g e n M u chos piden, muchos obtienen y todo rio: se puede considerar como milagro. S i n beatería y sin superstición deben volverse los ojos a la V i r g e n simplemente porque E l l a ha presidido la historia de España. LEANDRO B L A N C O n EL TEMPLO D E L FILAR
 // Cambio Nodo4-Sevilla