Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. D O M I N G O I I D E O C T U B R E D E 1931. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 30. odos los pareceres, hará una nueva redacción. -Entonces, ¿usted cree que habrá arreglo? -N o la palabra arreglo no me gusta. Será una solución, llamémosla así desde luego, radicalísima, vero... -Dulcificada- -interrumpió un periodista. -S í eso es; dulcificada. Se le preguntó al Sr. Largo Caballero si conocía el texto de los pasquines que con la firma de la Juventud Socialista se habían fijado en las. calles. Como el ministro contestara que no, los informadores le explicaron lo que dichos pasquines decían, y entonces el Sr. L a r g o Caballero replicó: -E s e no es el estilo nuestro; yo, desde luego, no conozco esos pasquines, pero la Juventud Socialista, aunque está adherida, no pertenece al partido. -P e r o ésta presiona a la minoría socialista- -le dijo un informador. -No; la minoría socialista obedece simplemente las decisiones de su último Congreso, que responden a su ideario. L o que ocurre es que se ha recrudecido en toda España la cuestión anticlerical. Se le habló al ministro sobre la intervención del Sr. Alcalá Zamora en la sesión de esta tarde, y se le preguntó si ella produciría, algún contratiempo de Gobierno. -N o eso de ninguna manera- -contestó el m i n i s t r o- el Sr. Alcalá Zamora hablará fuera del banco azul, como diputado que es, y además, lo hará, desde luego, en un tono de altura, sin molestar a ninguna minoría. Repito a ustedes que no pasará nada. E l ministro de Trabajo, poco después manifestó a los periodistas que acababa de hablar con el Sr. Alcalá Zamora en el ban- co azul, y que el presidente, refiriéndose a las manifestaciones que hizo en la Presi- dencia esta tarde, al despedirse de los pe- riodistas, diciendo: H a s t a el lunes como sea le había dicho que dicha frase había sido interpretada erróneamente, pues con ella quiso únicamente expresar su convicción de que en su intervención de esta tard e sería maltratado por los de un lado y los de otro, y que por lo tanto el lunes vol- vería a recibir a los periodistas con las huellas de este combate. -Pues se asegura- -le dijo un periodisl i n a aclaración del señor García v ta- -que el discurso ha provocado la dimiGallegos sión de usted. E l Sr. García Gallegos, en vista de las- -N o a m! me parece bien que el señor manifestaciones hechas ayer por el señor Alcalá Zamora haya sostenido la posición Guerra del Río, que a -ibuye a dicho diputaque le corresponde como yo defentfi ayer la que me corresponde, manteniéndome en t o- do haber manifestado que los enemigos principales de la Religión eran los Jesuítas, nos- dos mis puntos de vista. ha rogado hagamos constar que él no dijo Don Indalecio P r i e t o -Y o no entiendo en su discurso en e! salón de sesiones abmás que de números. solutamente nada contra ninguna de las O r Don Miguel M a u r a -M e ha parecido denes religiosas. magnífica la actitud. L a última parte del discurso está muy bien, pero yo no la comparto por completo. Así lo diré én el salón Y o t o particular, al artículo veinde sesiones en el momento oportuno, i ticuatro, de la minoría republica- ¿Esta noche? no federa! -N o E l martes, en la discusión del articulado. L a minoría republicano- federal presenta un voto particular al artículo 24, que dice Don Santiago Alba. -Como discurso, así: magnífico. Y como gesto, de. un gran valor. Delante del discurso la Cámara tiene que Se garantiza el respetosa todas las relimeditar mucho, porque no está España para giones, sin preferencia y privilegio para una guerra civil, n i nada que se le parezca. ninguna. Como no soy hombre de pasiones pequeñas N i el Estado, n i las provincias, n i las rehe acudido a felicitarle y abrazarle. giones, ni los Municipios podrán sostener Don Melquíades Alvarez: -M u y bien. culto alguno n i auxiliar econórmearnente a Una actitud franca y resuelta. las iglesias. Del fondo del discurso yo no quiero haTodas las instituciones religiosas serán f blar, porque como ha defendido la tesis consideradas como asociaciones sometidas a concordatoria que es la mía pudiera parelas leyes del Estado. cer el elogio interesado. L a ley que en cumplimiento del artículo 37 de esta Constitución haya de regular lo E l conde de Romanones. -No he perdido concerniente a asociaciones de carácter reuna sola palabra del discurso; pero la eloligioso, será votada por estas Cortes consti- cuencia, con ser mucha la del Sr. Alcalá tuyentes. Dicha ley establecerá de modo terZamora, no ha sido lo principal. H a y muminante la facultad del Estado para condi- chos que pueden hacer un buen discurso. L o cionar, limitar, suspender, disolver o expulprincipal es el acto. L o más difícil en un gosar en cualquier momento a las Ordenes rebernante es sacrificar la popularidad con la ligiosas por razones que afecten a la seguvista fija en el porvenir. Y o creo. ¿sin emridad y defensa de la República. bargo, que este gesto es inútil. L a Cámara E l Sr. Franchi (jefe- de los federales) -ha escuchado al Sr. Alcalá Zamora con No ha sido el discurso del Sr. Alcalá Z a gran reserva, y tengo l a convicción de que el dictamen no se modificará para suavi- mora lo que temía, a mi juicio, sin fundamento, una gran parte de la opinión. Para r zarlo. mí ha sido una cosa magistral. Además, la Don Ángel- Ossorio y Gallardo. -Hoy se fórmula del Sr. Alcalá Zamora coincide han pronunciado en 4 a Cámara dos graneles en gran: parte con el voto particular que discursos. E l del Sr. Hurtado y el del senuestra minoría tiene presentado. ñor Alcalá Zamora. En- aquél, la cosa tiene Don Andrés Ovejero. -Magnífico. L a posmás mérito porque el Sr. -Hurtado no es tura final del Sr. Alcalá Zamora la creo de creyente. una gran eficacia patriótica. Hemos presen- ¿Intervendrá- usted en el debate? ciado dos elocuencias: la de la palabra y la- -S i yo veo que la Cámara se inclina a del hecho. la disolución de las Ordenes religiosas, sí. M e ha impresionado tanto, que he de reSeparación de la Iglesia y el Estado, liberDespués del discurso del señor- tad de cultos y libertad de conciencia, bien; coger en mi discurso de esta noche la fórmula del jefe del Gobierno. Alcalá Z a m o r a O p i n i o n e s y co- pero en un sentidoa jurídico y liberal, elno se puede tolerar que un español, por solo l i n a s palabras del señor Alcalá hecho de llevar hábitos, se le expulse. mentarios E l conde de Rodezno. (De la minoría vasZamora L a intervención del Sr. Alcalá Z a m o r a- -conavarra. -A la minoría le ha parecido A l retirarse de la Cámara él jefe del Goque ya reseñada en el extracto de la seel discurso excelente. N o se puede, desde bierno dijo a los periodistas: sión- -duró cerca de dos horas. Durante ella, la presidencia del Consejo, decir más, sobre- -L a nota quizá más saliente y de agrala atención estuvo concentrada en el salón todo, cuando afirmó, dirigiéndose a los cadecer es la de D Santiago Alba, que ha vede sesiones y los pasillos estuvieron desiertólicos, que. si la injusticia se. consuma, él nido a felicitarme y a abrazarme y hasta tos, pero terminado el discurso y levantada será el paladín de la reforma constitucional. quería que el debate se terminara con mi la sesión los comentarios fueron muchos y Creo que nada se. conseguirá, porque esta discurso. muy apasionados. Cámara todo lo tiene prejuzgado. Si alguna vez me reintegro a mi posición Los periodistas recogieron numerosas imE l Sr. Leyzaola (de la misma minoría) -de abogado, y creo que será, muy pronto, presiones de personalidades destacadas del H a y base para una fórmula de transacción. pueden ustedes encomendarme pleitos difíGobierno y la Cámara, y entre, ellas, las siDon Emiliano Iglesias. -La última parte ciles y en los que haya que hechar el cuerguientes: po adelante, porque nunca lo serán tanto coDon Alejandro Lerroux. -Admirable co- del discurso ha sido impecable. E l Sr. Baeza y Medina (jefe de la m i mo el de hoy. rao discurso y como gesto. H a sido un vernoría radical- socialista. -Creo que si el sedadero alarde de valor cívico. N o comparto ñor Alcalá Zamora callara ciertos juicios E l ambiente, después del discurso sus ideas, excepto las finales, con las que y opiniones no se enajenaría buena parte estoy absolutamente identificado. del. jefe de G o b i e r n o aparece más de la opinión pública. Y o me voy mañana por la mañana a G i Don Rafael Guerra del Río (jefe de la despejado nebra y regresaré el viernes, para pronunminoría radical) -Vuelvo a creer en la ciar antes de l a votación un discurso para Las distintas minorías, después de la i n posibilidad de una fórmula de concordia. explicar mi pensamiento y la actitud de la tervención del Sr. Alcalá Zamora, apareDon Gregorio Marañón. -Admirable. minoría radical. cían en un plano más indicado a la- transiPara bien de España y de la República, se gencia que en las primeras horas de la tarde. Don Francisco Largo Caballero. -Ya dije hace preciso recoger la fórmula lanzada Los socialistas, a quienes principalmente antes que no pasaría nada, i i l Sr. Alcalá por el Sr. Alcalá Zamora. se dirigían las miradas, se mostraban irreV Zamora ha defendido su criterio con la lealductibles en la defensa del dictamen de ¡a tad que le caracteriza y la Cámara le ha Comisión, pero miembros muy calificados oído respeíuosameute. de la minoría no ocultaban su creencia de Don A l v a r o de Albornoz. -Le he oído con que podía ser viable una fórmula sin conel cariño que le tengo y la admiración que, tradecii los principios que. el paritdq de- feientq por. él. 1 l TEireni: U u i h 11 n i i 11 mnrmrimnit rnm HTI lili nlll l ll.i H L i m i m IT I 7 n i r