Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M A R T E S 13 D E O C T U B R E D E 1931. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 35. INFORMACIONES Y NOTICIAS TAURINAS En Sevilla: La triste corrida de la Prensa. En Madrid: Otra novillada divertida. En Tetuán: Una buena tarde de Luis Morales. Toros en Barcelona y Cádiz. En otras plazas. Novilladas. hizo como que se enfadaba y fingió que quería torear al natural, cuidando mucho de no adelantar la manita, para que el toro, La triste corrida de la Prensa creyéndoselo, no se arrancara. A l matar, co 1 resultado artístico de la corrida de la mo siempre: cuarteo y habilidad. Prensa ha sido tan deslucido como sugestiOrtega no hizo nada notable, aunque en vo era el cartel preparado por los organizaocasiones- -como al dores (modestia aparte) A l público le fal- al sexto y darle luegolancear medianamente unos muletazos de pitaban humor y alegría, bravura al toro y tón a pitón propios de torero de aldea- -se ganas de trabajar a conciencia al torero. le aplaudiera con ruido. Su dominio del paAsí transcurrió la cosa; que da esgrima re- se ayudado o con la derecha logró que el cordar lo que fué aquéllo. ¡Qué pena de tercer bicho- -manso, aquella espléndida tarde de toros, templada y nado- -doblase alguna según queda consigvez sobre el engaño suave- -como los lances que la afición redel que, comienda y que ayer no vimos- -merecedo- a gusto con torero, cerca. en realidad, bastante hizo estar Pero en el último ra de alumbrar grandes faenas... de la tarde, bravo y noble, se dejó atropeLos toros- -de los señores Pallares, como llar y dominar a lo largo de un trasteo reaes sabido- aunque desiguales en corpulen- lizado, esto sí, con valentía extremada, mas cia, formaban una corrida cuya presenta- con ausencia evidente de serenidad y de ción habría sido francamente aceptable en cualquier época del año, pero mejor en ésta, en que tan difícil es reunir, entre lo que en los cerrados dejó la actividad de la temporada, un lote que obtenga el asentimiento de los taurófilos. De modo que, en lo tocante a la estampa del ganado, los señores Pallares sólo elogios deben recibir. Pero si nos fijamos en las condiciones de l i dia- -en las cuales cabe al criador menor responsabilidad, pues cada toro no descifra su enigma en tanto no ha salido a la arena- la cuestión varió mucho de aspecto. Pasaderillos los bichos de Chicuelo; muy bueno- -codicioso, pronto y alegre- -el último de Ortega, y mansos, de muy mal estilo los otros tres, singularmente los que le tocaron a Posada, que, reparados, además, de la vista- -sobre todo el corrido en segundo lugar- tenían una acometida desconcertante y no se prestaban al menor lucimiento. Justo será, por consiguiente, disculpar el escasísimo rendimiento dado en la fiesta por el segundo- espada, que se mostró, animoso y decidido al trastear y dar muerte a su primer enemigo, y acabó, dominado por lo adverso de las circunstancias, desganado, apá- Lucha del hombre con la ñera. Ortega en un cuerpo a cuerpo con su último toro tico y tirando sólo a terminar cuanto antes. mando. Estoqueó a los dos bichos con la Chicuelo sí pudo hacer más de lo que hi- facilidad que le caracteriza, pero sin ceñirzo, que fué algunos lances buenos al pri- se ni una sola vez. mero de la tarde- -rematados con un recor Bregaron bien Antonio Romero, Cástulo te a pies juntos de incomparable gracia- Martín y Rubichi, y Faíco y Cicoto destaun quite lucido y un par de muletazos en caron entre los de la vara larga. redondo al cuarto. Su. faena en el primeL a entrada, muy buena abajo y bastanro- -movida y sin confianza- -no valió nada. te clara arriba. Tal como está el ambiente, En el otro, después de recibir un achuchón, mejor dé lo que se esperaba... -Juan M. Vázquez. EN SEVILLA Lo de todo los días. ¡El que le derribe el sombrero, dos copa! Con lo dicho, que da señalado que Fortuna Chico tuvo el peor lote, pero como el chiquillo salió rabioso de veras, triunfó en todo lo posible, dentro de las malas condiciones de sus enemigos. Obligando y exponiendo mucho, toreó a su primero por verónicas, apretándose bien, y escuchando una ovación. Muleteó por bajo, con mucho valor; se estiró en algunos pases, intercaló rodillazos y terminó con un pinchazo, entrando muy bien; otro pinchazo, una entera y tres intentos. Se le ovacionó y saludó desde el tercio. A l de Cruz no pudo torearlo, por andar el bicho buscando la huida. Aguantó mucho con la muleta, sufriendo varios achuchones, y mató de media estocada, pasando a la enfermería con un palotazo en un brazo. Niño de Haro no estuvo bien en el primero, que era un buen toro. Toreó distanciado siempre, y mató de una atravesada y media delantera. Se le pitó, y se aplaudió al toro en el arrastre. Pero, en su segundo, logró el muchacho sacarse la espina. Toreó por verónicas quieto v valiente, y escuchó la ovación anhelada. Siguió en el tercio de quites escuchando aplausos, que compartió con el joven Palmeño, y terminó cortando la oreja y dando la vuelta al ruedo, después de una brava y artística faena de muleta, que coronó con una buena estocada. E l de Haro y Palmeño salieron al centro del ruedo, donde se abrazaron, en medio de una gran ovación. E l segundo de los Pálmenos consiguió ua ir E N MADRID E l domingo se celebró otra novillada, en la que el público se divirtió mucho y se cansó de aplaudir. Está visto que los festejos alegres se han quedado para estos días finales de temporada, en los que el aficionado, cansado de toros, comienza a retraerse. También el domingo se ocupó escasamente media plaza. Contribuyó la tarde, que fué bastante desapacible. Se lidiaron cinco novillos de la viuda de D. José Aleas, y uno de D. Celso de la Cruz, que se lidió en cuarto lugar. De los de Aleas, bien presentados, fué mausote el primero, y bronco y manso. el último. Los demás, bravos, sobre todo el segundo. E l de Cruz, taansa y huido. V Otra novillada divertida fo- GU Jj. ¿u, JZ Orteea trata Lp hacerle una, fotografía a su Oselito. -Sí, home; a mí me gusta Ortega. A la plaza hay que salí a arrimarse y er que no se arrime que le paguen en tierra de lab. 6!
 // Cambio Nodo4-Sevilla