Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MIÉRCOLES 14 D E O C T U B R E D E 1931. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 17. EL MINISTRO D E L A GUERRA OPINA Q U E E L TEXTO CONSTITUCIONAL, Y A O U E NO I M P I D E GOBERNAR A LOS SOCIALISTAS, T A M P O C O D E B E IMPEDIR O U E GOBIERN E N OTROS L a sesión de ayer. O r d e n del día. E l proyecto de Constitución. D i s cursos de enmiendas. A las nueve y cinco se suspende Ja sesión. A las diez y cuarto se reanuda y continúa a la hora de cerrar la edición. La sesión de ayer Se abre la sesión a las cuatro y media, con las tribunas abarrotadas y los escaños escasamente animados, como de costumbre, a p r i mera hora. E n el banco azul el mmitro de Estado. O r d e n del día E l Sr. F A B R A R I V A S defiende una proposición de ley relativa a la enseñanza de l a Geografía y de la Historia, en relación con Portugal y los países hispanoamericanos. E l ruido de la Cámara, entregada a las conversaciones, impide oír el discurso del orador. L a proposición tiene una segunda parte, que consiste en la fundación en Sevilla de un Centro de Estudios Hispanoamericanos, con cursos especiales, que estarán a cargo de profesores de los distintos países hispanoamericanos, empleando una norma pedagógica de rotación y adecuada, tanto en personal como en enseñanza, pues así el intercambio cultural de España con las Repúblicas americanas será más efectivo. 1 con su firma. el nuevo texto del dictamen, y por eso se retiró de la. reunión. E l P R E S I D E N T E L a Cámara ¿acepta el voto particular del Sr. C A S T R Í L L O? será votación ordinaria. Los R A D I C A L E S- S O C I A L I S T A S ¡V o tación nominal! E l Sr. C A S T R Í L L O Y o no tengo inconveniente en retirar la palabra oficial pero tengo que repetir que fué aceptada por toda la Comisión. E l Sr. V I L L A y otros radicales socialistas ¡E s que no queremos enjuagues! E l P R E S I D E N T E Y o ruego que haya orden. L a retirada de los radicales- socialistas no debe dar motivo a que se discuta sin que podamos entendernos. E s necesario discutir más serenamente, cuanto más apasionados sean los debates, para que todo el mundo sepa lo que aquí se dice. E l Sr. C A S T R Í L L O retira finalmente su voto particular. Retiran otros los señores G I L R O B L E S S A M P E R y R E C A S E N S SITGES. Comienza la discusión de en- E l p r o y e c t o de Constitución E l secretario, Sr. R A M O S lee el nuevo texto del artículo 26, antes 24, nuevamente redactado. L a Cámara acoge con rumores la lectura. (E n el banco azul se hallan el jefe del Gobierno y los ministros de Estado, Guerra y Gobernación. E l Sr. V A L E R A pide la palabra. E l P R E S I D E N T E Y a hablará cuando se discuta el artículo, que acaba de leerse. E l Sr. P É R E Z M A D R I G A L Espera que no se enfríe el pastel. E l P R E S I D E N T E L a s indicaciones hechas en esa forma, no son oídas, por la presidencia. (Aprobación. Artículo tercero, dice así: N o existe Religión del Estado. E l Sr. C A S T R Í L L O de l a Comisión, defiende brevemente un voto particular, que dice: N o existe Religión oficial del E s tado (Dicho artículo fué aplazado al corresponderle su turno en el curso de la discusión, para ser debatido en el momento de discutirse como ocurre en el presente la cuestión religiosa. Acerca del voto particular, se promueve alguna discusión. E l Sr. J I M É N E Z A S U A presidente de l a Comisión, da cuenta de que la Comisión, atendiendo a varios requerimientos, redactó nuevamente el dictamen, en la forma expresada, por unanimidad. Por lo que respecta al artículo 24, dice que también ha aceptado la Comisión la nueva redacción que acaba de leerse, y en vista de ello, l a minoría socialista ha formulado voto particular, que condensa el antiguo texto. E l Sr. V Á R E L A (radical- socialista) manifiesta que su minoría no podría suscribir miendas E l Sr. B E U N Z A defiende la primera, que dice: L a Religión del Estado será la católica, apostólica, romana. E l Estado se obliga a mantener el culto y sus ministros. L a Cámara acoge con rumores la lectura, ya anunciada por el orador en su discurso del sábado último. Manifiesta el orador que la revolución de abril tuvo un mayor carácter social que religioso que l a gran mayoría de los españoles sigue siendo católica, y que cree necesarias mayores garantías para los cultos disidentes, pues puede llegarse a ísto sin necesidad del radicalismo del artículo, aunque el orador no cree que existen cultos disidentes, y que en todo caso lo que hay es indiferencia religiosa. Entiende que el problema religioso no es de urgencia. Mantiene la enmienda, porque representa el sentir de los católicos españoles, que suman mavoría. E l Sr. M A D R I G A L interrumpe haciendo alusión a esta palabra. E l Sr. B E U N Z A E l Sr. Madrigal no sabe lo que es mayoría. (L a Cámara impone silencio a los interruptores. E l Sr. B E U N Z A afirma que están dispuestos todos los católicos a dar toda clase de garantías a los cultos disidentes y a cuantos no piensen como ellos. E l Sr. M A R T Í N E Z D E V E L A S C O desea que consten en acta todos los votos de la. minoría agraria en favor de la enmienda, la cual es desechada con los votos favorables de sus autores v los agrarios. E l Sr. R E Y C A A M A Ñ O del grupo gallego, declara que es profundamente católico, pero eminentemente liberal. Como creyente sabe que la Iglesia es i n mortal y nadie podrá arrancar el catolicis- mo de las coíiciencias, pero cree que la política es otra cosa. Defiende otra enmienda. Recuerda que en la declaración terminante del Gobierno de abril de 1931 se afirmaba rotundamente que el Estado respetaría la conciencia religiosa del país y, sin embargo, en la Cámara, va a prevalecer una fórmula de persecución a la. Iglesia. Habla de que en su elección ha obtenido el orador una votación tan numerosa como la de los socialistas. Habla de la desamortización, tras 3 a cual vino la ley. de febrero de 1845, que declaró que el Estado tenía la obligación de subvenir al presupuesto de. Culto y Clero y luego se llegó al Concordato. Afirma que éste existe hasta para el señor, de los Ríos y los anticlericales. De no existir, ¿por qué se continúa pagando el presupuesto de Cuito y Clero? (Rumores. Declara que cuando se trató de la supresión de la ofrenda de Santiago a las pocas horas se reunió la cantidad necesaria para ello y al frente del movimiento se puso la Sociedad de Amigos de Santiago de Compostela. S i esto ocurre con una pequeña cuestión, ¿qué sucederá si el Estado suprime el presupuesto? (Rumores. Hace días se hablaba de miles de duros que se empleaban en misas, y yo- -dice el orador- -pregunto a aquellos que aducían este argumento: Esas misas, ¿las pagan los que no son católicos? U n a voz en Jos radicales: S i (Risas. E l Sr. R E Y Cuantos hacen alarde de extremismo; suponen que el anticatolicismo es una inclinación hacia la izquierda y no hay tal. Nada tiene que ver con la izquierda. Entiende que el problema nace del excesivo personal eclesiástico y de las Ordenes religiosas, pero cree que puede llegarse a un arreglo sobre este punto con la Santa Sede. (Rumores. Termina diciendo que los católicos pueden ser demócratas en América, radicales en Francia, constituyentes en Bélgica, y no debéis creer que en España ser católico ha de querer expresar necesariamente el ser monárquico. E l Sr. R U I Z F U N E S (de la Comisión) explica que ésta defenderá su criterio en momento oportuno. L a enmienda del Sr. Rey es retirada. E l Sr. C A R R A S C O FORMIGUERA defiende otra enmienda, pidiendo la supresión del artículo tercero. E l orador, que pertenece a la esquerra catalana, declara que es católico y no puede aceptar el criterio de la Comisión. Habla del. error que se ha sostenido en. España al tratar de vincular la Religión y la Iglesia a la vida de la Monarquía y de la Dictadura. Manifiesta que entre todo habrá que dar la razón a todos los que aman la justicia y el derecho, que han hecho la revolución. L a transigencia que con respecto a la neutralidad del Estado a que se refiere el artículo tercero propone el orador, es el respeto al sentimiento religioso y a los católicos, y a cambio se prescinde de la Religión católica, pidiendo una simple concesión y la supresión del artículo. Esto, es, qué no exista en la Constitucin declaración alguna del. Estado sobre la oficialidad de la Religión. Finalmente la. enmienda es retirada por su autor, después de levantarse a votarla en pro los vascos y los agrarios. E l Sr. P I L D A I N desea explicar su voto, pero el presidente hace ver que 110 habiendo votación, no hay para qué hablar de votos. E l S r C A R R A S C O F O R M I G U E R A tratade explicar lo ocurrido, y dirigiéndose a la minoría vasca, dice: M i s queridos amigos de la compañía. (Risas por el lapsus.
 // Cambio Nodo4-Sevilla