Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES 14 D E O C T U B R E D E 1931. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G de la operación puede realizar un movimiento que. invalide los buenos esfuerzos. E l rigor de la ley debe ser proporcionado a l a generosidad de cada una de las O r denes. A G U Í- -e n el dictamen- -se empieza hablando de una Orden a la que se nombra: los Jesuítas. (Rumores. E l texto dice que la disolución queda aplazaba para el momento en que se dicte la oportuna ley. Cree que debe hacerse en el acto, porque de lo contrario se corre el peligro de so hacerlo nunca. E l párrafo debiera redactarse no con el pensamiento en el futuro, sino con vistas a una solución definitiva. Se refiere a otro párrafo que deja a la facultad de las Cortes la disolución de todas las Ordenes religiosas. Cree que sería contraproducente aparentar una persecución, expulsando a las Bernardas o las Clarisas de Sevilla, para crear un ambiente popular contrario a la República, mientras se cortaba la ocasión para empresa. s de más fuste. (Se refiere a l a expulsión de los Jesuítas. P a s a a tratar del n u e v o d i c t a m e n Habla de las hermanas de la Caridad, a Separación de la Iglesia y del Estado. las que ve animadas de un espíritu de proApenas supone esto discusión, pero no se selitismo que el orador no puede tolerar. puede desconocer que España posee una B a j o ninguna condición suscribirá un arIglesia con sus Seles y su representación en ticulo que permita que siga entregada la enel extranjero. E n España hay otras iglesias, señanza a las Ordenes religiosas. Estima y ¿se puede, pensar que en España exista esto vital, por su acción continua sobre las para l a católica el mismo porvenir que para conciencias pueriles. Que no vengan- -dilas demás? A remediar esto vino la enmience- -con que esto es contrario de la libertad. da del Sr. Ramos, con su propuesta de la Se trata de la salud del Estado. ¿Se permicorporación de derecho público, idea extiría que los catedráticos explicaran la ciencelente, que ha sido rechazada, creando una cia del siglo x v i? Pues tampoco se puede situación irreparable. permitir que desde la cátedra religiosa se propugne todo lo que es contrario a los E s Neto vaguedad en el discurso del señor tados modernos. de los Ríos, y temo que ese vacío se llene en los próximos Gobiernos con un ConcorDespués de las restantes condiciones i m dato nacido de l a necesidad política que i m puestas a las Ordenes religiosas en el dictapongan las circunstancias. P o r eso buscamos men, tales como las de no poder ejercer inuna solución que dejará al Estado los medios dustria o comercio, poseer bienes muebles de no desconocer los medios y l a política ni inmuebles, etc. afirma que, si después de Roma. de esto se juzga que son peligrosas, n i N o me interesa l a situación económica nosotros- -dice- -ni la República valdríamos ¡del Clero en relación con el Estado. Cualgran cosa quiera fórmula puede ser buena. Después añade que si tuviera la mitad, más uno, de los votos de la Cámara, impondría, su criterio, pero inmediatamente acepB i e n e s d e la Iglesia taría la responsabilidad de gobernar. (Se Recuerda que se ha dicho que l a Univerdirige a los socialistas. Aplausos de radicasidad de Alcalá se vendió en 14.000 peseles y Acción Republicana. tas. N o es exacto. Se vendió en gp. 000 reaCree que el voto en la Constitución debe les, y no valía más. ser relativo a las responsabilidades del PoCree que la Iglesia no tiene derecho a der el dia de mañana. S i el partido sociareivindicar sus antiguos, bienes, porque al lista- -añade- -me dice que necesita de su volver las Ordenes religiosas y ver sus bietexto para gobernar, yo se lo voto. (Aplaunes en manos de otras personas, se han presos. Pero si esto no es así, veamos cómo cipitado, no sobre los bienes, sino sobre las el texto constitucional puede quedar de moconciencias, y se han apoderado de bienes do que, sin que os impida a los socialistas y de personas. gobernar, no se lo impida tampoco a los deSeñala la paradoja de que los mismos que más. hicieron la revolución española de 1868 traEste es el pensamiento del radicalismo gojeron después l a Dictadura, y en l a evolubernante de Acción Republicana, que piensa, ción de la clase media española está conteno en el hoy, que se acaba pronto, sino en nida l a H i s t o r i a española del siglo pasado. el mañana, que es preciso que sea glorioso Cree que hay un drama apasionante e i n para la República española. (Aplausos en soluble. E s obligado respetar las conciencias, la mayoría de la Cámara. y las católicas entre ellas. Aquél surge de E l Sr, C O R D E R O recoge las frecuentes que, al mismo tiempo, hay que salvar la alusiones dirigidas a la minoría socialista, República y España, P o r eso rio tiene soluy manifiesta que ésta, a pesar de su posición ción. política en el país, ha dado la sensación de N o podemos suprimir la independencia del entereza, y al mismo tiempo de transigencia. Estado, pero no es legítimo, útil e inteliProseguiremos- -añade- -pensando en salvar gente borrar toda la legislación sobre l a y servir a las ideas, pero también pensando libertad de conciencia. (Bien. en salvar la República. Nosotros, que somos laicos y gobernanDeclara que ni en su voto particular n i tes, no podemos ver nada sobre la salud del en las enmiendas ha asomado un solo moEstado; pero esta salud es hipotética. Se mento la idea de persecución, porque nostrata de adaptar el régimen de salud del E s otros- -dice- dolidos de las enormes dificultado al Estado actual español. H a y que tratades que hemos sufrido, y habiendo pasado tar desigualmente a lo que. es desigual. A los obreros por los hospitales más que otras las Ordenes religiosas hay que tratarlas, no clases, y sufrido también las situaciones decon un punto de vista del principio eterno de la justicia, sino de las necesidades del Estado. H a y que operar sobre un enfermo que no está anestesiado y que en el curso Pero hace siglos todo el movimiento superior de la civilización europea ya no es católico, y en España se inicia l a decadencia en el siglo x i x E n España hay millones de creyentes, pero no es por el número por lo que se mide la pujanza de los pueblos, sino por l a intensidad de su pensamiento. (Rumores de aprobación. Los cristianos conquistaron el Estado romano cuando, decaído el espíritu pagano, era aquéllo necesario, y no les fué preciso superar en número a los primeros. (E n el banco azul se Imilla todo el Gobierno y la Cámara está completamente llena. Afirma que no habrá declaración de guerra, sino una oferta de paz. N o sabe si al nuevo régimen le conviene o no la Iglesia, pues es el Estado y no l a Iglesia lo que le interesa. Cree que es un disparate i n vocar el Evangelio por los no creyentes. Los que salen del santuario- -dijo Renán- -son mucho más certeros en sus golpes que los que nunca han entrado en él. nunciadas en ellas, olvidamos todo rencor. Y en estos momentos, nosotros no reconocemos jefes. E n los radicales: N i nosotros tampoco. E l Sr. C O R D E R O Procedemos con l a cara descubierta ante l a opinión pública, y por eso creemos oportuno que se reúna el grupo socialista, para buscar el medio de resolver esta cuestión a la faz de España. (Muy bien. Aplausos en la mayoría de l a Cámara, con abstención de los socialistas. E l Sr. C O M P A N Y S dedica elogio a l a maravillosa exposición que acaba de hacer el ministro de la Guerra. Declara que la última invitación hecha por el Sr. A Z A Í Í A a dirigida a los socialistas) estaba dispuesta a hacerla la minoría de i z quierda catalana, y así lo manifestó en los pasillos (asentimiento de varios diputados. Pero, después de la alteza de miras demostrada por la minoría socialista, al tratar de reunirse para poder contestar a l a pregunta hecha por el Sr. Azaña, la minoría patalana no tierr sino sumarse a la actitud planteada por el ministro de la Guerra. (Aolausos. Él Sr. B A E Z A M E D I N A jefe del grupo radical- socialista, explica que éste no quiso sumarse al criterio de la reunión de m i norías y redactó una enmienda con el texto del antiguo dictamen. Y declara que en el momento de defender esta enmienda, la m i noría definirá su pensamiento. Cree por lo que respecta al problema planteado por el Sr. Azaña que su minoría no tiene pequé reunirse, pues ya se reunió cuando se trató del problema religioso. (Rrumores. Y añade: Nuestro criterio no puede estar, no diré mediatizado, porque no es palabra apropiada, pero sí a merced de influeucias de un criterio personal, mejor o peor expuesto. (Protestas generales. Los radicales- socialistas se dirigen furiosos hacia el Sr. M a r a ñen y otros diputados. E l Sr. B A E Z A M E D I N A afirma que sus amigos votarán el voto de los socialistas, y si éstos le retiran, votarán su enmienda, porque con ello creen servir a la República. (Aplausos de los radicales- socialistas y grandes rumores. E l Sr. C O R D E R O Aquí vinimos en concepto de socialistas, sin hacer caso de radicalismos. Procedemos de acuerdo con nuestra conveniencia ideológica. Aquí, añade, cada grupo se rige por sí mismo, y yo me libraría mucho de intervenir en el grupo radical- socialista. Y a tenemos bastante con definirnos nosotros solos. E n unas Cortes ordinarias las circunstancias no nos harían tanta mella como en este instante. (Aplausos. Porque nosotros pesamos y contrapesamos nuestra responsabilidad en la Cámara, en el país y fuera de España. Antes del discurso del Sr. Azaña- -añade- se reunió la Directiva que dirige este grupo, de suerte que no procedemos por lírica i m presión. Tenemos una posición que aún no hemos rectificado. S i hemos de rendir un servicio a la paz y a la armonía ¿por qué no hemos de hacerlo a la luz del día? (M u y bien. Y si por el contrario hemos de rectificar nuestro primer pensamiento, ¿por qué ocultarlo tampoco? (M u y bien. L o que no podemos hacer es votar ahora mismo. ¿Qué es el Parlamento, sino un sitio donde a veces, a consecuencia de un debate, surge la necesidad de un compás de espera, para reflexionar? (M u y bien. Aplausos. E l P R E S I D E N T E H a y un sector que está dispuesto a votar inmediatamente, y otro que requiere un aplazamiento; pero éste no puede ser largo. E l debate, pues, defee reanudarse esta noche, según su propuesta, a las diez y media, suspendiéndose en tai punto y hora, o sea las nueve y cinco. Así se acuerda, levantándose la sesióo. Lea rotee! ABC