Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MIÉRCOLES 14 D E O C T U B R E D E 1931. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G s la separación de la Iglesia y el Estado y l a sumisión de las Ordenes religiosas a l a ley común, llevar más ailá el intento de herir con un mismo golpe al Derecho y a l a Religión, a nadie dañaría tanto entonces como al régimen político que lo intentara. P o r estas consideraciones l a Sociedad de Estudios Políticos, Sociales y Económicos se dirige a las Cortes y al Gobierno en un respetuoso y cordial llamamiento a l a concordia entre todos los españoles. D e fijo que el patriotismo y la serenidad de quienes tienen con el máximo honor l a máxima responsabilidad, acertarán a hallar una fórmul a de paz, después de l a cual los caminos que ha de recorrer la República aparecerán venturosamente allanados. -Ángel Ossorio, José Alvarez Ude, Juan Antonio Bravo, Blas Vives, Genaro Posa, José María Rtdz Manent, José Ramón Castro, Julián Ayesta y Alberto Marín Alcalde CON PLUMA AVENA En Barcelona se reunió el domingo, conforme ayer publicamos, él Congreso Regional de la Confederación Nacional del Trabajo. Estaban representados, según sus organizadores- -es imposible comprobar si ello es cierto- -380.000 obreros. Por 141 votos contra ¿1, y tres abstenciones, el Congreso desautorizó al Comité directivo, y acordó aceptar la dimisión del director y los redactores de Solidaridad Obrera. La mayoría victoriosa nombró otro nuevo director del órgano del sindicalismo, al conocido anarquista Felipe Alai? Cuando los diputados de Esquerra decían en el Congreso que esperaban que en la Confederación Nacional del Trabajo los moderados se impondrían a los energúmenos, la Cámara los oía escéptica, porque sabía a qué atenerse. Los hechos han demostrado que la Esquer r a abrigaba mt optimismo pueril. Era inevitable que la Federación Anarquista Ibérica se apoderara completamente de los Sindicatos Únicos. Y era inevitable, porque las cosas caen del lado a que se inclinan. En los Sindicatos Únicos está lo más ignorante, mesiánico e insconsciente de la clase obrera española, y es natural que sobre su ignorancia, mesianismo e inconsciencia, actúe con éxito el libertario vocinglero, ya sospechoso, calculador, y capas de provechosas explotaciones sindicales. La Federación. Anarquista Ibérica no tiétyie arriba de cinco a seis mil afiliados. Pero esos afiliados, distribuidos estratégicamente, acaparan las directivas de los Sindicatos Umcos, porque son los que gritan, prometen y exaltan; los que alzan la vos cuando la multitud no sabe expresarse, y que confusamente pide guías, y caudillos. ¿Es que son anarquista los cientos de miles ds la Confederación? No, desde luego. Son hombres que no están- -y es lógico- -satisfechos de su suerte yprocuran mejorarla. Y se enrolan, ciegos, en el sindicalismo, sin comprender que confían su destino a gentes ignaras, violentas, de un amoralismo peligroso, aue no aspiran a elevar su condición social, sino que tienen como programa la subversión total y catastrófica... Y así se suceden las huelgas generales y la producción agoniza y el orden público es alterado a diario, y la miseria triunfa en los hogares del proletariado, y la sangre corre y la República sufre... La Confederación Nacional del Trabajo tiene en Cataluña su fuerza principal. Cataluña va a ser autónoma. Y sus muchedumbres obreras están en manos de los Ascasio, de los Durruti, de los Alcáiz, de los más violentos y menos escrupulosos del extremismo ácrata. De L a V o z El porvenir para el Comercio, la Industria, la Navegación, la Banca y la Agricultura catalanas es pavoroso; pero, además, debemos considerar otro aspecto del problema. Desde Barcelona, el sindicalismo influye en el movimiento obrero de toda la nación. Hay en regiones, en Valencia, Aragón, en Andalucía, en Asturias, en Galicia y en las Vascongadas, donde tiene más fuerza que el socialismo de la Unión General. ¿Puede la España no catalana cruzarse de brazos ante ese peligro. VARIOS DISTURBIOS EN LAS C A L L E S DE CÉNTRICAS MADRID Desde las siete y media de la tarde de ayer, empezaron a menudear en la Puerta del Sol y vías adyacentes los incidentes, debido a los distintos grupos de mozalbetes que lanzaban gritos subversivos. Los manifestantes fueron contenidos en todas las ocasiones por la fuerza pública, que reprimió los disturbios. Intervinieran los guardias de Asalto y los de Seguridad que se hallaban de servicio en Gobernación, así como los de las Comisarías. L a primera carga que se dio, poco después de las siete y media, fué en la Puerta del Sol, donde se habían situado algunos grupos de muchachos, de dieciocho a veinte años, que lanzaban gritos. Del ministerio de la Gobernación salieron los guardias de Asalto, que disolvieron a los grupos. Los que lo formaban se refugiaron en los evacuatorios de la Puerta del Sol, que llegaron a contener hasta unos Lea V. A U C cuatrocientos manifestantes; hasta estos l u gares descendieron los guardias, que practicaron algunas detenciones. También se situaron muchos manifestantes a la entrada de la marquesina central del Metro. Los manifestantes salían hacia la superficie, lanzaban gritos e inmediatamente descendían para huir de la acción de los guardias. Esto lo realizaron varias veces. U n pelotón de guardias descendió al Metro, por la escalera que está situada frente al ministerio de la Gobernación, y marchando por el túnel llegó hasta la escalera central, donde cogió por la retaguardia a los revoltosos. Estos se vieron sorprendidos entre dos grupos de guardias que lograron por fin disolver a los que escandalizaban. L o s grupos se dirigieron por la Carrera de San Jerónimo, Montera y Preciados, donde hubo algunos incidentes. E n la calle de Peligros hubo otra carga, que se prolongó hasta la Gran Vía. Estas escaramuzas se mantuvieron hasta las nueve y media de la noche aproximadamente. Poco después de las diez y media reaparecieron los grupos en la plaza de Canalejas y calles adyacentes, sin duda con la idea de dirigirse hasta el Congreso; pues éstos se estacionaron en la Carrera de San Jerónimo y la calle de Zorrilla. Los guardias se encaminaron a aquel l u gar, y, armados con las porras, consiguieron ahuyentar de aquellos sitios a los revoltosos; Otro grupo que marchaba por la calle de Alcalá fué perseguido por los guardias; de la Dirección de Seguridad salió el retén de guardias, consiguiendo poner en fuga a estos últimos manifestantes. E n general, los incidentes han carecido de importancia. N o ha habido heridos, y sólo se han practicado numerosas detenciones de individuos que poco después han sido puestos en libertad, por tratarse de muchachos de corta edad
 // Cambio Nodo4-Sevilla