Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
K B C. J U E V E S 15 D E O C T U B R E D E Y 931. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 16 A la salida, el Sr. Prieto dijo Ió siguiente: j- -Nada, señores; la crisis se tramitará asla luz pública, en pleno Parlamento. Ahora vamos al Congreso y allí se. explicará toda la tramitación, y el presidente de la Cámara recabará un voto de confianza de ésta para dar una solución; es decir, para nombrar al presidente del Gobierno, y que éste, a su vez, designe los ministros. Él Sr. Besteiro confirmó que el Gobierno en pleno se sentaría en el banco azul para poner la dimisión en manos de la Cámara, Tumores de crisis, diciendo que aun cuando el Sr. Alcalá Zamora se encuentra contrariadt? por la votación recaída esta mañana en la Cámara, no podrá abandonar el Gobierno, porque existe el compromiso por parte de todos, y cada uno de los ministros, de permanecer en su puesto íiasta tanto sea votada la Constitución. E l ministro de la Gobernación no acudió esta mañana a su despacho oficial, por haberse retirado a descansar a las nueve de la mañana. A la una y media de la tarde, el señor Maura habló por teléfono con su secretario particular, quien le notificó los rumores que circulaban acerca de la crisis, y el ministro lo desmintió rotundamente, diciendo que a las tres de la tarde acudiría al Congreso. E l ministro de Hacienda, terminada la sesión del Congreso, marchó a su despacho oficial. Allí se le manifestaron los rumores que comenzaban a circular sobre la dimisión presentada por el jefe del Gobierno. E l señor Prieto los desmintió rotundamente. E l ministro después participó que se marchaba a descansar y que no volvería a su despacho hasta las tres de la tarde. E l Sr. Azaña no acudió a su despacho oficial, no obstante tener citada para h oy una numerosa audiencia. En la secretaría se hizo saber a cuantos esperaban y especialmente a los que habían recibido citación personal suya, que en toda la mañana les sería imposible entrevistarse con él, ignorándose si el ministro se encontraba descansando en su domicilio o realizando alguna gestión política. E l ministro de Estado acudió esta mañana a su despacho y recibió las visitas del ministro de Yugoeslavia y del embajador de Cuba, a quien acompañaba el Sr. Eguilior, ex subsecretario de Justicia de aquella República y actualmente miembro del Parlamento cubano. El Gobierno, sin el señor Alcalá Zamora, se reúne con el presidente de la Cámara para examinar la situación Como el jefe del Gobierno, a pesar de los insistentes ruegos del ministro de Trabajo y del de Instrucción Pública, se negó terminantemente a continuar en su puesto, el señor Domingo citó a todos los ministros para una reunión que habían de sostener con el presidente de la Cámara, Sr. Besteiro. En el Congreso, a las cuatro y media de la tarde, la desorientación era absoluta. Consejo de ministros en casa del señor Prieto Numerosísimos diputados se encontraban en los pasillos comentando la gravedad de la situación y esperaban la llegada de los ministros, pues suponían que el Consejo habría de celebrarse en el despacho de la Cámara. Pasaba el tiempo y los ministros no llegaban, y entonces se supo que la reunión se estaba verificando en el domicilio del ministro de Hacienda, Sr. Prieto, en la calle de Carranza. E l Consejo comenzó a las cuatro de la tarde, y como los periodistas no conocían el sitio de la reunión, no pudieron recoger manifestación alguna, esperando con verdadera expectación el resultado de la deliberación ministerial. Desde luego, el Sr. Besteiro llegó al domicilio del ministro de Hacienda, coincidiendo con los miembros del Gobierno. El señor Galarza dice que también ha dimitido el señor Maura E l Sr. Galarza conversó en los pasillos del Congreso con los periodistas, y les dijo que el Sr. Alcalá Zamora no vendría hoy a la Cámara, porque había sido imposible convencerlo. -La crisis es, desde luego, un hechoagregó- no solamente la de él, sino la del Sr. Maura. Este sí vendrá a la Cámara y explicará ante ella su actitud. V Hablósele después de las manifestaciones anticlericales del Ateneo y comunistas, que se decía vendrían esta tarde al Congreso. E l Sr. Galarza dijo que había recibido una carta de la directiva del Ateneo, en la que este hacía constar que no tenía nada absolutamente que ver con la manifestación proyectada. E l Sr. Galarza dijo, por último, que como para estas manifestaciones no se ha pedido el oportuno permiso a la Dirección Gene, ral de Seguridad, no serán autorizadas. 1 1 La dimisión del jefe del Gobierno es irrevocable E l subsecretario de la Presidencia, señor Sánchez Guerra, llegó al Congreso a las cuatro de la tarde. ¿Vendrá el Sr. Alcalá Zamora al Consejo? -le preguntaron los periodistas. -A l Consejo, no. Después, desde luego, vendrá. Confirmó en absoluto la noticia de la crisis. ¿No convencerán al presidente? -De ninguna manera. Esta vez es imposible. E l no puede ir contra su propio criterio, sus creencias y sus sentimientos. -Y Maura, ¿dimitirá? -No creo. E l artículo que ha prevalecido, aunque algo modificado, es obra suya. Termina él Consejo. Crisis total. El señor Besteiro, Poder moderador A las seis menos veinte terminó la reunión de los ministros con el Sr. Besteiro. Momentos antes había llegado el subsecretario de la Presidencia, Sr. Sánchez Guerra, y, según supieron los periodistas, el Consejo deseaba enviar una nota al presidente dimisionario, pero desistió de ello, entendiendo más conveniente que le visitara una comisión de ministros. Desde el domicilio del señor Prieto se dirigen cuatro ministros a casa del señor Alcalá Zamora, pero éste no los recibe Desde el domicilio del Sr. Prieto se dirigieron al del Sr. Alcalá Zamora los ministros de Marina, Comunicaciones, Instrucción Pública y Justicia. A l llegar a casa del Sr. Alcalá Zamora, el portero les dijo que en aquel momento no se encontraba en su casa, cosa que extrañó bastante a los consejeros. Entonces acordaron dirigirse al Congreso. E l Sr. de los Ríos manifestó a los periodistas que el Consejo había acordado rogar al Sr. Alcalá Zamora que continuara en su puesto, pues contaba con la asistencia d e todos, y en caso de que se negara, tramitar la crisis, como ya se había acordado en la anterior reunión, por medio del presidente de la Cámara, que podría designar el Gobierno entero. ¿Cree usted que habrá cambio de carteras? -le preguntaron los informadores. -Desde luego creo que sí; pero muchos de los actuales ministros continuarán en sus puestos. Desde luego el Sr. Maura hizo causa común en el Consejo con D. Niceto Alcalá Zamora, e insistió en su dimisión. EMPRESA D E AUTOMÓVILES SEílVICIQ D E VIAJEROS Desde Sevilla a Arahal, Paradas y Marchena, con salida de Sevilla a las cinco y media de la tarde. Desde Sevilla a Arahal, Puebla de C i zalla, Osuna, Aguadulce y Estepa, coa salida de Sevilla a las cinco de la tarde y siete de la mañana. E l coche de la mañana tendrá continuación a Herrera, Puente Geni! Lucena y Cabra. Oficina y parada en Sevilla: Cano y Cueto. 4 (Puerta de la Carne Teléfono 25989. Línea de la Sierra ÓMNIBUS SABEBS Sevilla- Aracena- Cortegana- Hosal SERVICIOS DIARIOS ÓMNIBUS DI 3 DION BOUTON Oficinas: Adriano, 22. Teléfono, 25339. Líneas de Sevilla a Alcalá y Sevilla a Carmona. Salidas: Puerta de Jerez, Jardines de Cristina. Oficinas: Almirante Lobo, 18. Teléfono 22680. Hacia una solución Azaña En las conversaciones sostenidas antes de la sesión en los pasillos de la Cámara por diputados de las distintas fracciones política, se traslucía que la única solución posible, a juicio de radicales y de socialistas, era la de un Gobierno presidido por el señor Azaña. Don Emiliano Iglesias decía que a los radicales no les había sorprendido la dimisión del Sr. Alcalá Zamora, y que su opinión es que debe encargarse inmediatamente del Poder el Sr. Azaña, sobre todo habida cuenta de sus manifestaciones en el discurso que pronunció ayer, y en el que dijo que él no tendría inconveniente en hacerse cargo del Gobierno, si contaba con la mitad tnás uno de los votos de la Cámara. -Por parte de los radicales tendrá la asistencia debida- -añadió el Sr. Iglesias- y creo que también la tendrá de la minoría socialista, ya que ni a unos ni a otros nos es factible, de momento, asumir la responsabilidad del Poder. Llegada al Congreso de varios ministros A las cinco y veinte de la tarde llegaron al Congreso los señores Largo Caballero, Azaña y Prieto. E l Sr. Largo Caballero confirmó la crisis, y manifestó que el presidente de la Cámara abriría seguidamente la sesión, para dar cuenta de! a crisis totaL Seguidamente suspenderá la sesión para tramitar la crisis, hasta darla solución. A tal efecto se reunirá el grupo socialista, y suponía el ministro de Trabajo que igual harían las demás minorías. Luego la Cámara procederá a nombrar el Gobierno que sustituya al actual, el que seguirá en su puesto liaste que baya otro nuevo.
 // Cambio Nodo4-Sevilla