Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. JUEVES 15 D E O C T U B R E D E 193 Í. EDICIÓN D E ANDALUCÍA P A G i 1 E l Sr. Azaña fué interrogado por los periodistas, y uno de ellos le felicitó, suponiéndole ya presidente del Gobierno. E l Sr. Azaña replicó al periodista aludido -E s usted un fuerte humorista. Este asunto tiene que resolverlo la Cámara. Y o no presido más que el Ateneo, cuando me dejan- -contestó el Sr. Azaña. L a t r a m i t a c i ó n d e Ja c r i s i s Terminada la sesión, en medio del entusiasmo de los diputados, se reunieron las distintas minorías para tomar acuerdos. L a primera que lo hizo fué la socialista, con asistencia de los señores Prieto, de los Ríos y Largo Caballero. Los radicales- socialistas se reunieron con los señores Albornoz y Domingo (don M a r celino) y la minoría radical, bajo la presidencia del Sr. Guerra del Río, y sin asistencia de D Alejandro Lerroux. L a tramitación que la crisis ha de llevar es la siguiente: E l Sr. Besteirc, después de hablar con los jefes de los distintos grupos, designará el presidente del Gobierno, como verdadero Poder moderador. Inmediatamente el designado formará su lista de Gobierno, que leerá ante la Cámara. Interesantes manifestaciones de L o s jefes d e minorías d e s i g n a n a d o n M a n u e l A z a ñ a c o m o jefe del Gobierno Media hora permanecieron reunidos los jefes de minorías con D Julián Besteiro, quien los requirió para que le aconsejaran respecto al nuevo jefe del Gobierno. Acordaron, según manifestó el Sr. Guerra del Río, a los informadores, que se proponga a la Cámara el nombre de D Manuel Azaña para presidir el nuevo Gobierno. Los jefes de minorías inmediatamente marcharon a reunirse con sus amigos para darles cuenta del cambio de impresiones con el Sr. Besteiro. Preguntamos al Sr. del Río si continuaría en el banco azul D Alejandro Lerroux y nos contestó afirmativamente. También le preguntamos si en la reunión se había hablado de los ministros del futuro Gobierno y nos contestó que no, porque el voto de confianza al Sr. Besteiro era solamente para la designación de presidente del Consejo y la lógica aconseja que sea éste quien designe a los ministros que han de acompañarle en el banco azul. a los electores, deja en libertad a ámb ái minorías para su futura actuación dentro de la Cámara. Según una referencia, algunos diputados, entre ellos el Sr. Bicavea, recabaron el que cada minoría pueda consultar con sus respectivos países al tratarse problemas de trascendental importancia, tal por ejemplo como el de la prohibición del concierto económico. E l señor P r i e t o explica samente Alcalá la dimisión y el Zamora minucioseñor de! desarrollo de! p r o b l e m a político don Alejandro Lerroux E l Sr. Lerroux, ante un grupo- de diputados y periodistas, se manifestó muy satisfecho del espíritu dominante en l a Cámara, que había permitido salvar en breves momentos, y con entusiasmo indescriptible una situación grave. U n o de los informadores le dijo al señor Lerroux: -Y a sabemos que en el Consejo de m i nistros que se acaba de celebrar ha sido usted objeto de una frase de elogio por parte de todos los consejeros, que han admirado su nobleza, su patriotismo y su generosidad. -Y o creo que se sirve a la República de todas las maneras- -contestó- pero principalmente con el sacrificio y la generosidad. H a sido ésta una conducta que he seguido toda mi vida y que me ha producido íntimas satisfacciones. Y o he creído y así lo he dicho en el Consejo que hay una persona que en estos momentos puede significar la cifra y el compendio del momento político. El señor Azaña, presidente del Gobierno- -Y esa persona, ¿quién es? -le preguntó otro de los informadores. -Pues yo no tengo inconveniente alguno en decirlo. E s el ministro de l a Guerra, señor Azaña. E n el Consejo lía habido dos propuestas: la mía y la del Sr. Azaña. L a mía sólo por la antigüedad, y no por otra clase de méritos. L o que yo no digo es por qué, honrándome mucho, decliné el encargo que me confería el Gobierno. S i yo puedo ser útil a la República lo seré en su momento oportuno. Creo que podré servir a mi Patria, y que este renunciamiento momentáneo puede facilitarme el camino para lo que ha constituido siempre el anhelo mío, con la vista fija en el amor que tengo a España. Y me parece más conveniente que yo quede en la reserva para un momento propicio, que gastarme en los embates actuales. Esta actitud mía ha merecido elogios fervorosos, abrazos y apretones de manos de quienes están más alejados de mí. De cualquier modo- -terminó el Sr. L e r r o u x- -a la República se le sirve lo mismo en la Presidencia del Consejo, que en cualquier otro cargo de inferior categoría. Mientras el Sr. Azaña, acompañado de casi todos los ministros dimisionarios, se encontraba en el despacho del Gobierno; D Indalecio Prieto dictó a los informadores una extensa nota, con un relato detalladísimo de todo lo sucedido durante el día. He. aquí sus palabras: -V o y a hacer a ustedes, puesto que me lo demandan, un relato detallado de la crisis que, como puede apreciarse, se está tramitando a plena luz. E l s e ñ o r B e s t e i r o l l a m a al s e ñ o r Anoche, y antes de reanudarse la sesión, A z a ñ a y le encarga la formación cuando se vislumbraba que contaría con la aprobación de l a Cámara la fórmula condel n u e v o G o b i e r n o feccionada, a base del nuevo dictamen de la Terminada la reunión de los jefes de m i Comisión, con las modificaciones propuestas norías, el Sr. Besteiro llamó a su despacho en su extenso discurso, por el Sr. Azáña, al ministro dimisionario de la Guerra, don y los aditamentos acordados por la minoManuel Azaña, y le encargó la formación ría socialista, ya el Sr. Alcalá Zamora nos de nuevo Gobierno, con arreglo a los acueranunció a varios ministros, y no sé si a todos, dos adoptados por las distintas minorías. su propósito de dimitir. Y o estuve con él largo rato charlando en A h o r a v o y a f o r m a r el G o el despacho de ministros con propósito de bierno disuadirle, y otro tanto hicieron varios compañeros de Gobierno. A l salir el Sr. Azaña del despacho oficial del presidente de la Cámara fué rodeado Reanudada l a sesión por la noche, y y a por numerosos diputados y periodistas, que los ministros en el banco azul, el señor apenas si le dejaban andar. Alcalá Zamora se acercó a mi para decirme E l Sr. Azaña dijo simplemente: que me iba a pedir un favor. Este favor con- -E l presidente de la Cámara me acaba sistía en que en- el Consejo de ministros, de dar el encargo de formar Gobierno, y que como de ordinario habría de celebrarse ahora mismo voy a cumplirlo. el viernes, actuara yo de taquígrafo para coY acto seguido entró en el despacho de piarle las manifestaciones que él hiciera ante ministros y comenzó sus gestiones para el el Consejo, justificando su dimisión, pues acoplamiento de nombres y carteras. por la naturaleza reservada del asunto, le parecía esto preferible a hacer entrar en el E l s e ñ o r A z a ñ a elegirá l o s m i Salón de Consejos, a un taquígrafo de los que prestan servicio en la Presidencia. Desnistros de luego me presté gustosísimo a servirle en E l ministro de Comunicaciones, al salir este deseo, del cual infería yo lógicamente del despacho de ministros, manifestó que el que de momento quedaba aplazada su resoluseñor Azaña era desde luego el presidente, ción de dimitir. y en cuanto la Cámara le ratificase su conPero luego le v i que en la cabecera del fianza, elegiría los ministros libremente de banco azul tenía abierto su pupitre, y escrientre los que forman el actual Gobierno d i bía largo y tendido. misionario o de fuera de él. Cuando terminó esta tarea, me llamó, para decirme que ya no era necesario que yo acA c u e r d o s de los diputados catuase de taquígrafo el viernes, durante el tólicos Consejo, puesto que las manifestaciones que pensaba hacer las había recogido en las Reunidos la minoría vasconavarra con los agrarios y diputados católicos, de distintas cuartillas que acababa de escribir. fracciones, al salir de la reunión facilitaron Queriendo explorar su pensamiento le la siguiente nota: pregunté si hoy por la mañana pensaba acu E l desarrollo de los debates parlamendir a su despacho oficial, y como me contarios y en particular las últimas sesiones testara afirmativamente le aconsejé que no en que se impuso una solución violenta y lo hiciera, y que se entregara durante el día sectaria a la cuestión religiosa, ha evidenal reposo, que bien lo necesitaba, tras una ciado a los representantes de los grupos cafaena tan abrumadora como la que se había tólicos y a los diputados católicos indepenimpuesto. E l me replicó que necesitaba arredientes la imposibilidad de armonizar, como glar unos papeles. fué siempre su deseo, la actuación de las- -i Papeles? -le pregante yo un poco fuerzas que representan con los núcleos i n alarmado. tegrantes del bloque del Gobierno en matePero él, sonriente, replicó: ria constitucional. -N o algunas cartas. Y a sabe usted que E n consecuencia las minorías agraria y me gusta llevar al día mi correspondencia. vasconavarra v los diputados católicos i n Luego, como ustedes saben, al ir a votardependientes han acordado abstenerse de se el artículo, se levantó en la cabecera del tomar parte en este debate- y declinar en el banco azul para explicar su voto. resto de la Cámara la íntegra responsabiMarchó de ía Cámara, despidiéndose de lidad del resultado de la discusión. los ministros que le acompañábamos hasta Esta decisión, de la que se dará cuenta última hora muy afectuosamente, y corres-
 // Cambio Nodo4-Sevilla