Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
RAGINAS TEATRALES CRÍTICA- CARICATURAS- INFORMACIONES TRO FRANCÉS MODERNO El mayor éxito de un año H e visto que Antonio V i c o gran actor cuando le dan ocasión de demostrarlo, lleva en su repertorio la última obra, estrenada por Jacques Dcval. Etienne, que afirmó j a brillante nombradla del dramaturgo francés, viene figurando en el cartel del Saint G e o r ges desde hace m á s de un año, sin otra interrupción que la obligada por el estreno de Decálogo, comedia de altos vuelos d r a m á ticos, que no logró, ignoro por qué causas, el éxito que merecía. Desatendida del público, que tiene aquí, como en todas partes, veleidades i n- k comprensibles y res Bkpetables, hubo q u e H f c e p o n e r Etienne en Hpl cartel de a q u e l teatro para que l a Empresa pudiese hacer frente a la temporada. N o creo, sin embargo, que Decálogo sea de las obras que se arrinconan definitivamente. T i e ne demasiada vida para s u c u m b i r e n flor. U n día cualquiera, y a favor de c i r c unstancias que de seguro se present a r á n la veremos en su marco natural de simpatía y de aplauso. E l caso- -no me atrevo a decir problema- -que allí se plantea es demasiado humano y frecuente para que la sociedad se desinterese de él con un prematuro gesto de hastio. los niños ciertos heroísmos, lo castigan. Pero no quiero dar mayor latitud al comentario y entro en la obra. Estamos entre gentes de la clase media laboriosa, la cual es en Francia, como en todas partes, muy mesurada de costumbres. L a disipación y el libertinaje son raros en un mundo en el que no hay hora sin ocupación ni ganancia que no haga pensar en el ahorro. S i n embargo, como para que la moralidad tenga derecho a nuestros homenajes es preciso que contraste con la inmoralidad, pues de otra manera no podría mostrar la virtud su superioridad sobre el vicio, en aquel medio social de mercaderes hay un hombre que, a reserva de trabajar honrada- mente para sostener su casa, se permite ciertas extralimitaciones pecaminosas TE i con el amor conyugal. E l padre de Etienne es un don Juan un poco ramplón y sin ia menor poesía, pero que no deja de hacer alguna que otra víctima entre la clientela femenina del almacén en que presta servicio como director de ventas. ¿A qué debe aquel hombre su influencia sobre las mujeres? ¿A su elocuencia? ¿A sus dádivas? E n los enamorados un poco maduros el arma decisiva suele ser, no la que empleaba clon Juan con su arrogante apostura y su labia persuasiva, sino el regalito oportuno, que, si no rinde a las mujeres, las amansa por una corta temporada. Comerciante, el padre de Etienne usa de sus medios para la seducción, y como no es muy ambicioso se satisface con que sus aventuras tengan l a apariencia de conquistas. U n hombre un poco fatuo llega fácilmente a ese convencimiento. Aquella conducta, con ser odiosa y reprobable, podría contar con nuestra i n dulgencia, fácil de otorgar, porque nada nos cuesta el perdón de lo que no nos ofende, si aquel bigardo no pusiera un- especial empeño en que su esposa conociera sus descarríos. L a santa mujer, que ya dejó de amarle hace tiempo, lleva en el hogar una existencia de m á r t i r porque, c o m o aquel don Juan del comercio no se resigna a pecar discretamente, cada uno de sus escándalos es una humillación para la dama. P o r qué los s o p o r t a? Por la razón que retiene a millares de mujeres en sus hogares; por la prole. E n su hijo único. Etienne, encuen t r a la señora, si no la compensación de sus amarguras, la posibilidad de olvidarlas a ratos. S i n el chico, ya se hubiera d i vorciado. P e r o u n día aquel hombre, que se lo perdona todo a sí mismo, como los grandes egoístas, m u é s t r a s e de una tal seve r i d a d con su hijo por una falta disculpable a sus años, que su mujer, al ver el g i r o que toman las cosas, se pone delante de su marido y le dice sin inmutarse: -S i castigas al niño metiéndolo, como pretendes, en un correccional, te j u ro que abandonaré Pero, en fin, vengamos a Etienne traducido al castellano con el título de Juanito. N o me sorprende que Antonio V i c o se haya prendado de esa comedia, pues le va a la medida. E l es el centro de la acción. T o da la luz que irradia la obra surge del a l ma de un adolescente, que, sin proponerse una misión de moralista, regenera con un movimiento de abnegación, m á s intuitivo que deliberado, su propio hogar. Su primera experiencia a m o r o s a que le acarrea, naturalmente, un dolor, no es para sa. tisfacer sus propios s e n t i m i e n t o s sino para devolver a su madre la tranquilidad. Y los dioses, que no permiten a 9 MERCEDES MARINO Esta actriz eminente, que ha hecho en Nueva York una temporada de dos años y qiie ha actuado con éxito muy grande en la Habana, ha llegado a Madrid. Está reputada en la América del Norte y del Centro como una de las mejores comedianias de habla española. Ha trabajado mucho tiempo en compañía de Mimí Aguglia. (Foto Mendosa.
 // Cambio Nodo4-Sevilla