Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 16 D E O C T U B R E uniones de los seres están reguladas por el instinto de la futura descendencia. Y si con este criterio nos lanzarnos a sostener la teoría del divorcio- -dice- -es porque nos debemos a la doctrina socialista. E s t a maneja, no verdades, sino simientes de verdades que han de dessarrollarse en un horizonte de perfección. E l socialismo que triunfa un poco todos los días no alcanzará nunca l a perfección. E l orcio significa una concordia entre la sociedad monógama del futuro y la situación actual. Para- los socialistas el divorcio no es una solución de derecho subjetivo. N o se trata de dar a los cónyuges la satisfacción personal, sino de establecer el divorcio como necesidad para la buena constitución del E s tado. N o tenemos del Estado- -añade- -el concepto tradicional con l a tiranía de unas clases sobre otras, sino que es una coordinación de intereses -Y es función estricta del Estado l a regulación de la existencia del d i vorcio. Pero hay que examinar bien esta cuestión. Existen sujetos xtrasociales, sujetos inadaptables, que se apartan de las normas de las corrientes sociales. Y en ellos se encuentra siempre un principio esencial de biología. L a formación de buenos ciudadanos requiere, un sentimiento que nace en íos buenos hogares. (M u y bien. L a vida del hombre es una progresión. H a y un momento en que l a madre lo es todo para el hijo y hay un instante en que este hijo se encuentra en l a necesidad de compartir l a vida. de sus semejantes y e n tonces es preciso que él, que instintivamente conoció a. su madre como algo sólo y esencialmente suyo, aprende que hay quien puede disputarle esa madre con privilegio que a é! cumple respetar. Se produce una crisis intrafamiliar y llega l a renuncia a l a madre que es el momento más terrible. S i el hijo no llega a elto, seguirá en un parasitismo lamentable. Si comparte la madre sólo con los hermanos no sabrá conocer sus obligaciones sociales y si no aprende a respetar al padre, no sabrá respetar a sus futuras obligaciones con l a sociedad y en el futuro una especie de maldición bíblica pesará sobre él. A s í pues, deduce que, instintivamente, el hombre debe saber desprenderse de sus afectos ancestrales para cumplir su misión sexual. (Grandes aplausos. P o r tanto, deduce que la sociedad monógama y estable, es l a base de los buenos ciudadanos. Enseñemos- -dice- -a la gente, cómo es posible que los hombres sean felices. Además, en España, el matrimonio tiene- una tradición de temperamento. E l español cree, -que hay minutos decisivos que, en su carácter mesiánico, han de cambiar el rumbo de su vida. E l matrimonio es un ejemplo y otro la vida, milagro que abre las puertas del Paraíso, sin que se comprenda que el hombre es hijo de. un esfuerzo diario e ininterrumpido. Y así debe ser en el matrimonio. P o r q) t ¿e se piiensa que unos minutos sirven de base para toda l a vida, y hay que pensar así. Se acabará ese tipo de marido que dedica sus agrados a cualquier mujer que encuentra en la calle y, sus groserías, a l a que a diario comparte con él las cargas del hogar. (Grandes aplausos en todos los escaños y tribunas. Habla del histerismo, y dice que éste es tina reacción cuando se produce sobre el ánimo de un peligro superior, para el que no tiene defensa. Habla de la situación actual de l a mujer frente a la pacata sociedad, en l a que no encuentra defensa, y considera que no es extraño que sea la mujer la que reaccione favorablemente en esta propuesta de divorcio. N o asustan a los socialistas las grandes pa- 1 D E Í 9 3 Í EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G Sí. l ASI VA E L L A C O N V E N I E N T E S Í E ESCRIBIR CON A ízQúigRCA labras de libertad e igualdad, pero saben que son grandes mentiras. A l sostener como argumento que la mujer ocultará las causas del divorcio, detenida por un pudor, se comete un error con respecto a l a realidad. S i el doctor Juarrós convence a una mujer de que no debe tener pudor, y sale a la calle con este convencimiento, ¿qué pasaría? E l ambiente la asfixiaría, y hay que reconocer que no se puede ir contra la realidad. Habla del amor y del sexo, y no cree que el tema de la sexualidad sea el preferente en los divorcios. Quizá suceda hoy más que antes, pero nunca ha sido así, y no se debe olvidar la proporción en que se produce el caso. Puede decir que se enmascara frecuentemente la razón del divorcio bajo l a apariencia de una cuestión sexual. ¿Y la desigualdad económica? -pregunt a- E l día en que la mujer no esté encadenada económicamente como hoy lo está, a su marido, entonces podremos creer en la igualdad de los sexos. Declara que miles de corazones están pendientes de sus palabras, y es menester pensar en lo que se ha de resolver. (Muchos aplausos. Contesta al orador el señor C A S T R I L L O x para que la minoría pudiera verse representada en la discusión por un biólogo. E l orador, como abogado, tiene que decir que las mujeres que acuden a los bufetes van en busca- del divorcio con el deseo de no alegar las causas, lo cual no quiere decii que lo soliciten sin causas. E l h i s t e r i s m o dice- que es enfermedad de los dos sexos, no es jo que lleva a las mujeres a las consultas, sino el terror de que algo gravísimo y moral, que no quieren declarar, conocido en su trato con el esposo, pueda derivar a l a descendencia. Refuta lo del histerismo con nuevos argumentos. Dice con gran ardor que el amor libre no es libertinaje de la calle, y entiende que l a Cámara se ha reído de esto inconscientemente, porque en el amor libre puede haber lf ¿continuidad y la monogamia, que son l a base de la felicidad. (Aplausos en algunos d i putados. E l Sr. S A N C H I Z B A N U S rectifica para insistir en l a necesidad de una igualdad económica para la mayor perfección del hogar, que engendra al ciudadano. Rectifican los Sres. S A N C H I Z B A N U S y C A S T R I L L O éste oponiéndose a que se conceda el divorcio por la simple demanda de la mujer. E l momento de la votación. E s t a queda aplazada E l Sr. A L V A R E Z (D Basilio) que se considera aludido repetidas veces en el debate, solicita que no se yaya inmediatamente! El presidente de Ja Comisión a p o y a la tesis d e l a m o r l i b r e E l señor J I M É N E Z A S U A manifiesta que al rectificar esta mañana l a Comisión el dictamen, no quiso formular voto particular.
 // Cambio Nodo4-Sevilla