Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. ¡VIERNES Í 6 D E O C T U B R E D E 1931. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. S AG. 32. LOS P R O B L E M A S POLÍTICOS Y S O C I A L E S D E BARCELONA Manifestaciones dei gobernador de Barcelona Barcelona 15, 3 tarde. E l g o b e í a t ó o r manifestó que había recibido sendos íelegramas de los ministros de Gobernación, entrante y saliente, rogándole, como a todos los 3 emás gobernadores, que permanezca en su puesto. -E n realidad- -agregó- mi permanencia en el cargo es puramente apolítica. P o r esto, lo que sobre el momento político voy a decir tiene un carácter de juicio meramente personal. Creo que a estas horas nadie puede velar su pensamiento, y que la libertad de conciencia debe tener su verdadera expresión. De haberme encontrado en el Parlamento, indudablemente habría votado en contra del dictamen, y, como católico que soy, no puedo menos de hacer resaltar la conducía abnegada de los Sres. Alcalá Zamora y M a u r a demostrando prácticamente que el íntimo sentimiento de los católicos no es obstáculo para servir con lealtad, abnegación y desinterés a l a República. Teniendo estos hechos a l a vista, pienso que son ellos la mejor demostración de que no puede haber incompatibilidad entre el sentimiento confesional y el régimen republicano. Creo que es muy sensible l a dimisión del Sr. Alcalá Zamora, con quien C a taluña tiene una deuda de gratitud difícil de satisfacer, por la nobleza y el esfuerzo personal con que, exponiendo su popularidad, defendió las aspiraciones de Cataluña, y demostró que un elemento de su ideología siempre hace honor, cueste lo que cueste, al cumplimiento de lo pactado. E n cuanto al Sr. Maura, es indudable que ha realizado grandes sacrificios por el orden público, con lo que ha puesto también de relieve el heroísmo de sus convicciones L a retirada tiene que producir a todos respeto y sentimiento. Dijo también, contestando a preguntas de los periodistas, que Jaime Comte, detenido con motivo del discurso que pronunció en una asamblea, no ha sido puesto en libertad, como se había dicho. nunciaba como clandestina y secreta, añadiendo que el gobernador podía ser parcial en este hecho. -H e de hacer constar- -dijo el Sr. A n guera de Sojo- -que se trata de la reunión mensual de Retiro del Clero, anunciada por el Boletín Eclesiástico, y que es pública, presidida por el obispo. Vale l a pena que antes de dar estas noticias se informen de la certeza de las m smas. I DE ECOS SOCIEDAD DIVERSOS; p, Todo ¡o nuevo es siempre viejo La Veu de Catalunya y el momento político Barcelona 15, 12 noche. E l periódico La Veu de Catalunya comenta en. su número de esta noche el momento político, y entre otras cosas, dice: L a caída del Gobierno Alcalá Zamora se ha producido como un hecho previsto e inevitable. Después de la serie de errores cometidos por aquel Gobierno provisional, la responsabilidad de los cuales pesa en su mayor parte sobre el presidente, que era el caudillo indiscutible del movimiento revolucionario, la crisis se podía producir en. cualquier momento, con ocasión del primer choque, y mucho más si llegaba a adquirir las proporciones del que ha provocado el debate religioso, con la indignante aprobación del artículo 24. Alcalá Zamora se equivocó fundamentalmente al enfocar las elecciones de junio. L a República era ya una realidad, y en vez de llevar las cosas partiendo de aquella realidad, y tendiendo a su definitiva estructuración, Alcalá Zamora convocó unas elecciones confusionarias, en las cuales los partidos aparecieron mezclados, sin orograma. Les unía, como en las elecciones de abril, la negacián monárquica, y nada más, y a base de esta sola negación, que entonces era ya redundante se buscó y se obtuvo el sufragio del pueblo. L a negación reiterada determinó el éxito nuevamente. Y los mismos que ahora no han sabido entenderse, radicales, socialistas y progresistas, pudieron por aquel error ir juntos y hacer conjuntamente las campañas. Los compañerqg dejyi día se han encontrado frente a frente. Adversarios no m á s al principio, más tarde enemigos de veras. Por primera vez en la historia política moderna, los mismos que cordialmente se. unían para laborar una Constitución, han da do el espectáculo deplorable de amenazarse entre ellos y. contra la Constitución misma. Para M a u ra, y sobre todo p ¿ra Alcalá Zamora, no podemos dudar que deje de hacer honor a su palabra, ha comenzado un nuevo período constitucional, al menos un período de revisión y corrección, que es como decir un período de intranquilidad y de peligrosa inestabilidad. Hacia la normalidad en el puerto Barcelona 15, 3 tarde. E l gobernador civil manifestó a los periodistas que el trabajo en el puerto se realiza con normalidad. Únicamente existe alguna irregularidad en el muelle de carbón, pero todo se irá arreglando. El escrutinio de las últimas elecciones parciales Barcelona 15, 3 tarde. E n el salón del Pleno de la Audiencia se ha celebrado el escrutinio de las elecciones complementarias del domingo anterior. E l escrutinio dio por resultado 41.614 votos a favor del Sr. Martí Esteve, y 13.104 a favor del Sr. Maurin. Este hizo una protesta, de carácter general, sobre la forma cómo se verificó l a elección, y la intervención en la misma, aunque no se opuso a la proclamación de su adversario, por reconocer que había obtenido mayoría. Fué, pues, proclamado, el Sr. Martín E s teve. INFORMACIONES Y NOTICIAS E S C O L A R E S F. E C. H o y viernes 16 se reunirá la Asamblea Federal, a las siete en punto de la tarde, con el siguiente orden del d í a Memoria del. curso 1930- 31, cuestiones económicas, ruegos y preguntas y elección de nueva Junta federal. Se encarece a todos los asociados y en especial a los delegados de las Asociaciones, la puntual asistencia. Noticia rectificada Barcelona 15, 12 noche. A l recibir el gobernador a los periodistas esta noche, les ha dicho que convenía rectificar una noticia dada por L Opinió, que decía que en la iglesia de San Felipe N e r i se había celebrado una reunión de sacerdotes, que de- l a isúmmistmm esa So gráfica J e! pággiiis. pseseisfe ú m e r o conáiináfia penúltima Cuando tropecé contigo por vez primera, sombrerito a la moda, confieso que apenas reparé en ti, abstraído, como estaba, en contemplar el bello rostro que lucías debajo. E r a tu propietaria, tu dueña, quien reclamaba mis ojos, y no tú, sombrero, tan poquita cosa. Únicamente recuerdo que ocultabas la mitad de una frente que yo amo descubierta, porque me gusta poder leer a cada instante en su pensamiento. Y sin embargo, sombrerito, las. gentes contemplaban ya, por mitad extrañadas y por mitad d i vertidas, tu originalidad graciosa. Pero yo, repito, apenas te advertí, sombrero. H a sonado, no obstante, la hora- -la lio ra con H mayúscula- -de ocuparse de ti. H o y por hoy convendrá reconocerlo, constituyes la gran preocupación de toda mujer que sueña con elegancias. ¿N o ves desde tu al- tura, sombrerito, la mirada ansiosa e interrogativa con que esas mis amistades, que han adoptado tu atrevida novedad, parecen querer acaparar mi admiración... Ante cada una de estas miradas, signos interrogativos, f yo podría responder que actualmente has triunfado, sombrero, como era de esperar, y que yo te veo reducido, coqueto y un poco frivolo. A veces recuerdas el casco de mercurio, con tus leves alas prontas a tender el vuelo; en ocasiones evocas el gorro de los marineros americanos; a ratos traes a la imaginación reminiscencias del segundo imperio fancés, pareces coronar levemente la imagen- -pretéritas lecturas- -de A n a Karenina o provocas, sombrero, el aforismo se repite: nada nuevo bajo el sol. ¡Arriba, sombrerito... E l lugar que ocupas hoy es bien poco; pero está en, 1o m á s alto de las cabezas, y desde él te precipitas graciosamente sobre el ojo derecho de las señoras para descubrirlas, atrevido, buena parte del peinado. Las ondas de pelo y la nuca quedan al aire libre. Pequeñín y encantador, como eres, sombrero, te adornas con cabecitas y plumas de pájaro. ¿Cuántos pájaros habrán de sucumbir al plomo o la redada para que tu luzcas, sombrero, a esa hora invernal en que se encienden las luces del salón y esté ya apercibida la taza de t é ¡Viejo y trasnochado sentimentalismo... Todo ello no me impide cantar tu g r a c i á- v j y tu éxito, sombrerito a la moda. S é que v i- Á viras poco y que tu fin está en el armario de las cosas olvidadas, entre unos guantes excesivamente usados y un vestido demasía- (do corto. Pero ahora es tu buen instante y conviene echar, para honor tuyo, todas las campanas al vuelo. Mujer joven del 1931: Momentáneamente estás contenta. Por una vez, al menos, la moda te autoriza a contemplarte diferente, toda cambiada, a causa de un sombrero que te presta indudables encantos, aunque nada más fuera porque te hace m á s femenina. Ello te costará unos días de duda ante el espejo de la modista, y a tu marido o a tu padre algo de dinero. Pero ¡nada importa nada, si, al final, eras capaz de soreir con esa sonrisa que lleva hasta los labios una idea de renovación... Y ahora, adiós, sombrerito. N o creo puedas tener queja de estas líneas, escritas por la mano de un hombre, no acostumbrada a manejar el género de las pequeñas cosas a que tú perteneces. N o es pretensión, pero me debes agradecimiento. Y podrías pagarme, con obligar, desde tu altura, a algunas de tus dueñas, a esa limosna de mirada que tanto r agradecen los hombres, que, coaio yo, empiezan a comprender no están nara rrt? r a das. -Gil de Escalante.