Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
K B C. S Á B A D O 17 D E O C T U B R E D E 1931. EDICIÓN D E ANDALUCÍA P A G a 1 CON PLUMA AJENA LOS FERROVIARIOS LA ANDALUCES QUE HAN De E l Socialista De un artículo titulado Prudencia al decidir, firmado por el doctor Mouriz. Mi gran preocupación consiste en que cuando creo que España necesita más unidad para afrontar los graves problemas económico- sociales que ante sí tiene se puedan levantar grandes abismos entre los españoles que dificulten seriamente o impidan la consolidación definitiva del nuevo régimen republicano. La sagacidad de que ha dado muestra el socialismo, y que le ha granjeado sólida autoridad ante el país, tiene aquí su piedra de toque. Él criterio simplista de atenerse a los postulados del partido para mantenerlos a ultranza está bien en una agrupación, pero no en una representación parlamentaria que tiene en sus decisiones la marcha del país. En cualquier momento difícil, pero sobre todo en estos de tanta responsabilidad, volvamos los ojos a Iglesias, y abrigo el firme convencimiento de que si viviera nos diría qiíe el programa del partido fué lanzado cuando eran muy distintas las condiciones de la política española a las de ahora. Nuestra norma debe ser, a mi juicio, la fidelidad absoluta a los principios de justicia, libertad, igualdad y paz espiritual entre los españoles. No me asusta la guerra civil. No vendrá ni puede venir. La organización de algo serio frente al poder de un Estado con los nuevos medios de la técnica militar es punto menos que imposible. El ritmo de progreso cultural y económico social de un pueblo, y que es, repito, lo que a mí ine preocupa, adquiere su máxima tensión en la fecunda paz espiritual de los ciudadanos. Vamos, pues, a buscar el término justo y seamos sensatos; y a seguida veremos que este límite se encuentra en aquella zona en la que la República puede dar satisfacción plena a la verdadera democracia con la soberanía total del Poder civil, sin alarmar al ciudadano creyente, que son los más, con medidas de excepción, que pugnan hasta con el contenido de la carta constitucional. Todo menos crear un estado de alarma en la conciencia del creyente por actos que tengan asomo de persecución. En tanto que no perjudiquen al Estado, y ahí está él con sus poderosos medios para evitarlo, ¿con qué derecho puede expulsarse 3, ningún español del territorio nacional? A -a transacción, quiérase o no, camaradas de la agrupación, madrileña- -debemos hablar ilaro y arrostrando la impopularidad necesaria- -hay que llegar hasta donde se debe llegar y es preciso llegar. Y conviene ¡legar a ella, porque la República no tiene todavía la fortaleza suficiente para resistir el acecho de los perseguidos y ie sus partidarios y los peligros que ta falta de dinero nos habría de crear. Porque, no nos hagamos ilusiones: España no tiene educación social, ni ningún país le la tierra todavía, para instaurar con provecho general un régimen socialista de Gobierno. Y si hemos de tener un régimen burgués, sostenido por tanto en el capital, ¡no es suicida que nos alejemos masas de ñudadanos que lo poseen? El ideal social is una meta, a la que se llega tras de apropíeos complejismos y largos proceso. s jurídicos y biológicos, que no pueden conseguirse de golpe. DECLARADO HUELGA TENÍAN ANUNCIADA E n S e v i l l a Prudentes manifestaciones del gobernador. Precauciones adoptadas. Informaciones del comienzo de Ja huelga en otras estaciones de la red andaluza. E n Sevilla E l representante de esta Subsección, co- rrespondiente a la Federación Nacional de la Industria Ferroviaria, afecta a la Confederación Nacional del Trabajo, ha manifestado a la Prensa que la huelga alcanza a todo el personal de factores, y al de material, tracción, vías y obras y mozos. Sólo quedan al margen del conflicto los jefes. E l número total de huelguistas asciende a unos seiscientos, que integran la Subsección, que comprendg hasta Pedrera, por l a línea de Málaga; hasta San Jerónimo, por la de Madrid, y hasta Morón, por el. ramal que arranca de Utrera. Dijo también que a la hora ya señalada todo el personal hará entrega a los jefes de todos los servicios, dejando el material en las debidas condiciones de seguridad. E l Comité de relaciones de esta organización ferroviaria ha publicado un extenso manifiestOj en el que se dan concretas instrucciones para el personal de aquellos trenes que a las doce de esta noche se encuentren en trayecto. Se han dado las órdenes oportunas para la entrega de los servicios. E n los andenes de la estación de San Bernardo y en las distintas dependencias de la estación aparecen numerosas incripciones de excitación a la huelga. Circularán los trenes correos E l jefe de estación nos ha manifestado que no puede informar respecto del alcance de la huelga hasta conocer en el momento de su comienzo el personal que va a ella. Nos dijo que las órdenes recibidas por él limitaban desde mañana la circulación a los trenes correos, ascendentes y descendentes, de Cádiz, Córdoba y Málaga, que corresponden al siguiente horario: De salida: para Cádiz, 17,10; para Córdoba, 9,50, y para Málaga, 12,5. D e llegada: de Cádiz, 11,25; Córdoba, 19,20, y de Málaga, 17,20. de el resto del personal ferroviario de toda E s paña. IY pueden pensar ni por un momento, que declarando la huelga van a percibir los aumentos antes que sus compañeros del Norte, de Alicante, del Oeste, etc. Y siendo esto una realidad, y teniendo estado oficial este grave problema en el seno de la República, es preciso que mediten que sus aspiraciones quedarán satisfechas con absoluta seguridad, pero ni un día antes ni después que el resto del personal español, con huelga o sin ella; y es doloroso que se lancen a una lucha estéril, a labrar la desgracia de muchos padres de familia, víctimas de gentes que, ajenas al ferrocarril, ejercerán coacciones e intentarán actos de sabotage; y es oportuno y conveniente hac er saber a los ferroviarios de Andaluces que los obreros del carril jamás se salieron. de la ley para ejercitar sus derechos; y en este caso, l a ley es laRepública, y el más leve atentado será castigado con el máximo rigor. 4 Puedo decir, debidamente autorizado, que España hará un gran esfuerzo para atender a la sufrida clase ferroviaria, pero la República impedirá, cueste lo que cueste, que sus enemigos utilicen medios violentos para combatirla. Tengo la esperanza de verme atendido. Se declara la huelga E l servicio de v i g i l a n c i a L o s Ingenieros prestarán servicio A las doce de la noche se declaró la anunciada huelga de los ferroviarios Andaluces. A dicha hora, todo el personal de la Compañía abandonó, el trabajo. E l subjefe entregó su cargo al jefe de día. Para la organización de servicio ferroviario durante la huelga, se ha constituido un Comité de explotación, que reside en Málaga, y que lo integran un delegado de la Compañía, un delegado del Gobierno y un teniente coronel del Cuerpo de Ingenieros. Los trenes irán conducidos por el personal técnico de la Compañía, no circulando nada más que los correos. Prestarán servicios de vigilancia fuerzas de la Guardia civil y de Ingenieros, pertenecientes a! regimiento de guarnición en Légañas, llegados a Sevilla. Ingenieros telegrafistas se han encargado de los gabinetes telegráficos en las estaciones. E l g o b e r n a d o r da cuenta de la declaración de la huelga E l gobernador civil, Sr. Sol, al recibir anoche a los periodistas, les manifestó que la huelga de los ferroviarios Andaluces había comenzado a las doce, secundando el paro todas las líneas, excepto la de Guadix, A l mería y Granada. E l Sr. Sol agregó que el Sindicato Nacional Ferroviario, que reside en Madrid, dio ayer orden para aplazar la huelga, accediendo los oficiales de Granada, que pertenecen a este Sindicato, no así los de Sevilla, que están afiliados a la Confederación General del Trabajo, U n a nota del gobernador E l Sr. Sol Sánchez facilitó para su publicación la siguiente nota: Considero un deber hacer un nuevo llamamiento a la sensatez de los ferroviarios andaluces. Veinticinco años de actuación social en la dirección de todas las organizaciones ferroviarias en pro de las legítimas aspiraciones de mis compañeros en las que he compartido todas las amarguras de la lucha, me dan derecho desde este puesto de grave responsabilidad, a decirles a los obreros de Andaluces, que en esta ocasión y en este delicado momento histórico, son víctimas de un manejo de orden político contra la República. Son tan razonables las aspiraciones de los ferroviarios, son tan justas, que la República las eleva a la categoría de cuestión nacional, y como es rigurosamente cierto, y lo saben los ferroviarios, que la Compañía de Andaluces no puede hacer frente a los aumentos que se piden, ha cíe ser el Estado quien lo resuelva arbitrando los recursos precisos, np sólo para Andaluces sino para
 // Cambio Nodo4-Sevilla