Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
V DE MI RUTA DE VIAJERO ALCAÑIZ. VISTA GENERAL En la histórica ciudad de Alcañiz Algo sobre la vieja ciudad aragonesa. Po- vio que se llama Bajo Aragón, que es como blación arcaica, donde, se conserva la esen- un filón de oro en la tierra aragonesa. L a vega es soberanamente magnífica, bacia pura del verdadero batiirrismo, ñada por el río Guadalope, produciendo las mejores verduras y frutas de Aragón. A arcaica ciudad de Alcañiz tiene la Sus fecundos olivares constituyen una de virtud de apresar el alma viajera. Po- sus principales riquezas, díamos llamarle la ciudad nostálgica. Alcañiz ha progresado mucho y está llaV i v i r unos días en ella y nuestro es- mado a progresar mucho más. píritu añorará los momentos gratos de la L a ampliación de ía estanca ha de consestancia. tituir un gran pantano. E n la actualidad tieAlcañiz me ha cautivado siempre. Tiene ne millón y medio de metros cúbicos. Se el privilegio de las reliquias viejas, que se amplía hasta ocho millones y medio. Se poadueñan de nosotros por la evocación que drá regar toda la parte de Alcañiz, a exencierran, y por nuestra mente, como una cepción de la parte alta. ráfaga, pasa todo el esplendor y magnifiSu coste es de dos millones de pesetas. t cencía del tiempo ido. Las obras tendrán una duración de cuatro ¡Polvo de siglos encerrado en cofre viejo! años. Alcañiz está eri un monte ¿U n castillo vieLuego, el ferrocarril de Alcañiz- Teruel, jo separa la ciudad en dos. Una parte, el obra de una gran trascendencia para esta arrabal, donde, por regla general, vive el tierra aragonesa. pueblo bajo, la clase labradora, esta claLos moradores de Alcañiz son nobles y se pobre, llamada mediera, jornalera, del francos, haciendo honor a su raza baturra. Bajó Aragón. La vieja ciudad consérvala más pura esenL a otra parte es la que podemos llamar cia del verdadero baturrismo. Los hombres aristocrática, incluyendo los propietarios, po- del campo llevan el pañuelo atado a la caseedores de ricas tierras de labrantío, y la beza, originario del turbante moruno; faja empleomanía encarnada o morada, calzón corto, alpargaL a parte vieja, el corazón de la ciudad, ta abierta y blusa corta a modo de chaqueno puede ser más interesante. L a Lonja, tilla, con su clásica vara en la mano. de puro estilo gótico; la Catedral, con sus L a mujer viste la falda corta, medias de viejos retablos, sus pinturas murales... la estambre, con alpargata abierta; niantonciportada de la iglesia del Carmen, el históri- 11o cortó, cruzado y atado a la cintura; moño co castillo... de rosca... Claro está eme esta típica vestiExisten espléndidos y pintorescos paseos. menta, que ya va quedando muy poco, la E l denominado de la G oneta, con su fuente usa la gente vieia; la juventud se amoldó llamada de Setenta y dos caños, y el Cuar- ya a los gustos de la época, que constituyen telillo, desde donde se divisa un panorama mayor atractivo. Y a no se ven baturros en cuanto a la vestimenta, a excepción de esta f soberbio, pudiendo apreciarse en toda su magnitud la importancia de este rincón bra- yieja y arcaica ciudad, donde impera el co- L i J BELLEZA ALCAÑIZANA VISTIENDO E L TRAJ E TÍPICO D E LA TIERRA, GENUINA REPRESENTACIÓN D E UNA RAZA BRAVA razón noble y el gesto franco. Émulos de Agustina, que mostraron sus pechos desnudos a las balas de los franceses... Y a lo dijo una vez nuestro querido poeta Alberto Casañal en unos versos suyos; i Alcañiz! T ú eres de lo poco que nos queda...
 // Cambio Nodo4-Sevilla