Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MAtmiD- SEVILLA 18 D E O C T U B R E P E 193 N U M E R O EXTR 1 Q. 20 CÉNTS. 1 T V J 1 -Jk JT lL H Jw -1- M fe DIARIO ILUSTRADO. AÑO VIGESIMOSEPTIMO N. 8.968 REDACCIÓN: P R A D O D E S A N SEBASTIAN. SPSCRIPOIONES t ANtrNOIOS. M t J S O Z O M V E C E R C A N A A X E T O A N S E V H h A LA CONSTITUCIÓN Y LA C A M P A Ñ A REVISIONISTA L a Constitución, contraria en los puntos que señalamos a la Justicia, opuesta al sentir general, tiene un vicio de origen que nosotros, desde ahora, denunciamos. L a opinión que representamos, no l a acepta. Nosotros levantamos ya desde ahora, dentro de la ley, la bandera de su religión. S i en las Cortes nos desentedemos del problema, lo llevaremos sin rebozo ante la opinión en una intensa campaña, que desde ahora iniciamos. Estas palabras categóricas de una fuerza afirmativa que en balde tratan de desvirtuar argucias dialécticas del comentario apasionado y parcial, declaran con firmeza la causa y el propósito de la inhibición de cuarenta y dos diputados en cuanto reste del debate constitucional. Y aunque ambos extremos son tan razonables y tan legítimos, los periódicos ministeriales- -era de presumir- en vez de acoger esa actitud con lamentación, o por lo mellos con respeto, la subrayan con agresividad e incluso con vituperios y denuestos. De rebeldes y desaforados, hay periódicos que los moteja. E invirtiendo la realidad y la significación de lo ocurrido, se atribuye la causa no sólo a despecho, sino también a intransigencia, lo que no puede leerse sin asombro. A diputados de ese grupo no be les ha permitido hablar; a otros se les ha increpado a cada intento de oposición. Sistemáticamente han visto desatendida, rechazada, toda pretensión de enmendar dictámenes y algún lamentable y recentísimo episodio colma l a prueba de la desconsideración personal que han soportado. Pues ahora resulta que son ellos los intransigentes, porque no han cedido a una mayoría inmensa que, no obstante. la fuerza, sacrificando tendencias y deseos personales, ha mostrado, en atención al sector católico del país, el deseo de transigir en este punto (el religioso) y ha aprobado una fórmula equitativ: i y moderada, que nadie puede legítimamente rechazar como sectaria Subrayamos nosotros para mayor resalte, para que se vea cómo se escribe la historia, la historia completamente subjetiva. Frente a esos pobres recursos de la literatura ministerial está la fuerza de la realidad que se acusa y explica en la letra y el espíritu del texto, sin necesidad de más elementos de juicio. Se han desoído todos los consejos de mesura y de templanza, desde la Prensa y desde los escaños, que brindaban hombres como D José Ortega y Gasset, D Gregorio Marañón, D Ángel Ossorio, libres de toda sospecha. Se h a desoído, asimismo, toda llamada a la concordia para evitar el alcance o sentido de persecución. E l resultado no podía ser otro que la discrepancia y la resolución de robustecerla en una campaña revisionaria, claro es que dentro de los cauces estrictamente legales, porque fuera de ellos sería imprudente y merecedora de censura. L a nuestra seria la primera. Pero esa decisión que tanto indigna a cierto sector de la Prensa, ni es la primera ni es. cómica. E l Sr. Alcalá Zamora, ¿n o ha sido acaso el primero en renunciar a esa arte de la Constitución, cuando apenas haía traspuesto los umbrales de la Presidencia para no volver? H a sido el ex jefe del Gobierno provisional quien ha desplegado la. bandera, É n torno a ella, se agrupan ahora, no una ínfima minoría integrista como se finge creer, para quitar dimensiones a. la manifestación, pintándola como partidista, sino coincidentes y diversos elementos de la oposición, que representan una gran masa electoral. T a n diversos, que en la segunda adhesión de firmas aparece la del Sr. Royo Villanova, que, si no ha hecho profesión de fe republicana, por lo menos, es de abolengo liberal, testificado en la extrema izquierda de la Monarquía, y en una dilatada actuación, como político, como profesor de Derecho y como publicista. N o pierdan el tiempo los comentaristas irascibles pretendiendo desvirtuar una actitud que corresponde a un inmenso movimiento de opinión nacional y se dispone a encarnarlos en actos de protesta y de finalidad revisionista. E s l o mejor que puede acontecer para encauzar la discrepancia. Porque todos debemos desear por. el país, por la paz, que nadie rebase los linderos de la actuación legal, aun para responder al encono del sectarismo demagógico y a su afán de predominio avasallador. demore por el trámite fiscalizador. Y aun puede añadirse que, comúnmente, l a marcha próspera del negocio depende, en gran parte de la reserva con que se actúa en l a aplicación de medios usuales, en la improvisación de otros, en los detalles de organización, én el modo comercial, etc. E n I n glaterra, donde tanto abundan los mejores ejemplos de organización mercantil, la competencia dentro de un mismo ramo suele fundarse, exclusivamente, en la manera c ó mo trabaja cada casa. Y esa manera ese estilo peculiar de procedimiento que se refleja, sobre todo, en la oferta para el comercio exterior, constituye el secreto de cada firma; un secreto que no es siquiera para la Junta de accionistas, porque resultaría imprudente que saliese de la dirección y de la gerencia. S i ese proyecto fuese un peldaño para los consabidos acuerdos de la Internacional y se disfrazase ele control para la concordia una fiscalización para obstrucciones, trabas y pujos de veto, entonces, s í entonces se habrían roto las hostilidades desde el ministerio ele Trabajo contra la libertad de la Industria y contra el Código de Comercio. TEMAS VARIOS E l Ayuntamiento de Sevilla va a proceder a la revisión de su plantilla de empleados, según el espíritu de la moción presentada a Cabildo por el alcalde. S i la revisión ha de hacerse con sujeción a un c r i terio austero e imparcial, inspirado en l ó gicas y necesarias economías, con miras a i a eficacia de los servicios, nos parecerá N o ha querido anticipar el ministro de bien cuanto se haga, y todos habrán de Trabajo ni aun la línea general de su proaplaudir la obra revisionista. Pero que esa yecto de ley sobre el intervencionismo de delicada misión no sea pretexto para aclalos obreros en la industria; tan sólo ha herar o mover las escalas, según conveniencho saber que cambiaba el vocablo control cias políticas, para dejar huecos practicapor el de intervención para que no se bles a los amigos. asuste la clase patronal. Las arbitrariedades no han sido exclusi Nadie se asustará por expresivo que sea vas de la Dictadura. Antes y después de el rótulo; la alarma puede referirse al moella, el favor político ha presionado en Redo y al designio de la novedad legislativa. E n glamentos, escalas y plantillas. H a y que eel concepto propio ele nuestros días, el obre- visarlo todo, escrupulosamente, sin resro no es, como se estimaba en el siglo pasado, quicios para! a pasión política, sin venganun elemento puramente mecánico, sino que zas ni atropellos. Y sobre todo, que no se es el colaborador, el trabajo personificado alce un nuevo régimen de favor; que lo como tributo en l a prodúcelos, y, por lo que se haga sea en estricto servicio del i n tanto, el legítimo partícipe en el beneficio. terés general, podando, sin daño, las fronO, de otro modo, el capital dinámico coladosidades de las plantillas, en las que todos, borador en la producción de la especie con todos, incluyeron a sus amigos del alma. el capital dinámico. Mas si sobre el alcance inmediato hay Vayamos anotando contrasentidos y conotro preconcebido y preparado en esa ley tradicciones en la Constitución, que un parque llegue a pretender intervenciones d i- tido, con varias denominaciones adjetivas, rectivas, el aspecto varía. Porque ni en la está fabricando para escindir a E s p a ñ a en gerencia ni en la directriz técnica de los nedos mitades hostiles. Se declara el carácter gocios puede admitirse la intromisión. Esas liberal y democrático de las leyes del país, v se atropella a las minorías parlamentarias. funciones tienen su órbita propia, que no Se afirma que no se perseguirá por creenes posible mediatizar sin riesgos muy gracias ni opiniones, y a continuación se proves, y a la cual está limitado el acceso por hiben cultos y formas del culto. Se asegura la capacidad y la aptitud. que no serán confiscados los bienes de naAdemás, esa órbita necesita, en casi todie, y seguidamente, en otro título, se autodos los negocios, la amplitud del voto de riza la confiscación de las propiedades de confianza que, sin rebasar las reglas estalos que desagradan al sectarismo. Todos tutarias, permita la iniciativa constante y podrán ejercer las profesiones que tenganexpedita, de suerte qué no se anule ó se por conveniente... excepto los que les dé la gana a los diputados, como, por ejemplo, los religiosos. E l extranjero tendrá derecho a v i v i r en España... siempre que sea ateo. Como én los malos folletines, pongamos, ya que la Constitución se está elaborando, l a clásica coletilla: Se continuará LA I N T E R V E N C I Ó N OBRERA E N LAS INDUSTRIAS ILea u s t e d