Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
sión. U n conflicto serio de esa especie hubiera i a l vez unido a los españoles, les hubiera dado calor y entusiasmo, hubiera exaltado la idea de la grande y única, nacionalidad. Faltando semejante coyuntura, los hombres de la República t e n d r á n que pensar en algún substitutivo profundo. Porque un ideal que consiste en algo así como un contrato de personas honestas reunidas para v i v i r democráticamente y como buenos chicos no sirve. para enderezar y empujar hacia adelante un régimen naciente y una nación caída. Sobre todo cuando las partes m á s vivas o inquietas de l a antigua nación quieren v i v i r su vida propia en una especie de auténtica separación. L a idea democrática por sí sola ñ o basta, como a principios del siglo x i x para exaltar a un p a í s la humanidad moderna ha absorbido y superado l a simple idea de libertad. Y existe, por a ñ a d i d u r a paralelamente a los nacionalismos fascistas de algunas comarcas, el fenómeno del auge y poder del proletariado. Frente al socialismo y al nacionalismo comercal, c o n qué recursos cuentan los hombres de la República para infundir coherencia, ardor y energía a la nacionalidad española? Mientras ellos gritan ¡S a l v e mos la República! los demás, los españoles, tendríamos derecho a exclamar: ¡Q u e nos salven sobre todo a España, a nuestra Patria una y entera! JÓSE M A SALAVERR 1 A LOGROÑO. -Asistentes al cuarto y personal técnico. cursillo de farmacéuticos (Foto A. Muro. titulares ZARAGOZA. -Lápida colocada en la Granja, Agrícola, obra del escultor aragonés José- Muría Aventín. (Foto Diez. TARRAGONA. -Señorita alemana que viajaba como turista en el vapor italiano S i l v i a Tripevich 3) que con motivo de la huelga en el puerto ayudó voluntariamente a la. carga del buque. Foto Volivé.
 // Cambio Nodo4-Sevilla