Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C, M A R T E S 0 D E O C T U B R E D E jfggí. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 37, 2 INFORMACIONES Y TAURINAS NOTICIAS E n M a d r i d Festejo p o c o divertido. E n Tetuán: U n a novillada más sin caballos y con regalos. T o r o s en Granada y Valencia. E n otras plazas. Novilladas. EN MADRID el sexto fué también valiente la faena, y de ella sacó algunos pases muy buenos de pecho. Mató de un estoconazo. E n este muchacho hay valor, se le ven cosas buenas, pero necesita corregir algunos defectos. E s cuestión de tiempo y de afición. Desde luego el interés que había despertado esta novillada quedó bastante defraudado. -M. Reverte. Festejo p o c o divertido Debió despertar interés esta novillada puesto que 2 plaza se llenó totalmente, y ana tes de comenzar ya habían sonado los más calurosos aplausos de la tarde, dedicados a los toreros, que tuvieron que saludar desde el tercio. Se premiaba con ellos la pasada y brillante actuación de Niño de H a r o y P a l meño Chico. Pero si después de ésto nos l i mitáramos a reseñar dos excelentes faenas de muleta del de Haro, un quite de Palmeño y dos estupendos pares de banderillas de O r teguita, habríamos dejado consignado lo único interesante del festejo, largo y monótono, que soportamos eí demingo. Se corrieron cuatro novillos de D Pacomio Marín y dos de Garrido Hermanos. L o s de Marín fueron iguales en todo: jovencitos, descaradillos de pitones, de muy mal estilo embistiendo, y de escasa bravura. L o s de los Garrido tuvieron un poco más peso, pero tampoco hicieron buena pelea. Desde luego unos y otros inocentes y sin querer hacer daño. D e tener malas intenciones no habrían visto los médicos la corrida con tanta tranquilidad. Niño de H a r o confirmó plenamente l a excelente impresión de su anterior actuación. Todo lo que se hizo seriamente de torero en esta novillada corrió de su cuenta. E l mal estilo de los novillos, que embestían desarmando e inciertos, no le dejó lugar para lucirse con el capote, a pesar de lo rabioso de palmas que estaba el muchacho, pero donde consiguió el éxito verdad fué en sus dos faenas de muleta, en las que se nos mostró como un torero cuajado. Las dos faenas fueron iguales, porque iguales eran las condiciones de los novillos. Metido en el terreno de sus enemigos dominó, mandó y castigó superiormente, con valor y con i n teligencia. Se veía al torero que sabe lo que hace y consigue lo que quiere. Dos faenas que saborearon a placer los inteligentes, en las que no hubo nada innecesario y en las que dominó la inteligencia y el valor del torero. Se aplaudieron mucho, pero menos de lo que merecían. Mató al primero de media estocada, entrando con valor, y al cuarto de dos estocadas y un intento, siempre ejecutando la suerte con decisión. Las dos veces saludó desde el tercio. Fué un éxito de torero serio. Ruiz Toledo no hizo nada que merezca consignarse. Él valor y la inconsciencia corren parejas en este torero. Ausencia absoluta de eficacia y arte. Con el estoque estuvo, mal. Oyó un aviso en su segundo. Palmeño Chico, que maneja bien el capote, aunque con algunos defectos, no encontró tampoco momento por las señaladas condiciones de los novillos para un pleno lucimiento. Tuvo una gran voluntad, pero sólo. en el cuarto novillo pudo lograr la ovación grande y prolongada en un. quite maravilloso, en el rme se apretó y toreó con arte insuperable. En- su primero fué valentona la faena de muleta, pero sin dominar ni aguantar lo suficiente, casi toda por la cara. Mató de media estocada, entrando feamente, y un descabello, después de varios intentos. En EN TETUAN U n a novillada más sin caballos y con regalos E l domingo último se celebró una novillada más sin caballos y con regalos, que, si no el cerrojazo, habrá seguramente sido el antecierre de la actual temporada en esta plaza. Los novillos de Diego Zaballos bien presentados, y bravitos y manejables para el capote y la muleta, ofrecieron ocasiones de lucimiento a los noveles lidiadores que salieron a hacer con ellos la pelea, ufanos de palmas y de renombre. E l tercer espada, Jacinto Guzmáti, hizo patente alarde de ignorancia con capote y muleta, y después de sufrir varios revolcones en su primero, l a presidencia ordenó, con muy buen acuerdo, que se lo llevasen a la enfermería. P o r esta causa la novillada se convirtió en un mano a mano entre Pablo González (Parrao) y Jesús Santiago, que se mostraron voluntariosos y con ganas, de conquistar aplausos en todos los tercios, siendo breves con el estoque, y sufriendo ambos cogidas sin consecuencias. Jesús Santiago se destacó más que su compañero, pues dio ajustadas verónicas y ejecutó faenas de muleta de gran sabor torero, cortando la oreja de su primer Dicho. J. C. EN VALENCIA Cuatro toros de A n g o s t o y cuatro de Gallardo, para Lalanda, B a rrera, T o r r e s y Ortega Valencia 19, 10 mañana. A beneficio de los Guardalactantes y Guarderías Infantiles, fundados por el gobernador civil, señor Rubio, se verificó una corrida extraordinaria, c o n el preliminar de un desfile por el ruedo de las Bellezas falleras y bandas de clarines y una militar, varios labradores con ramos de flores y frutos y las banderas nacional y de Valencia. E l público, que rebosaba, aplaudió entusiásticamente. E n el palco presidencial, el Sr. Rubio y las Señoritas Bellezas. L a plaza, adamadísima bellamente. Primero. Abierto y recortado de cabeza, doblando bien y suelto y blando con los piqueros. A topa carnero toma las varas reglamentarias, quitando Marcial p o r lo mediano; y Ortega, en su turno, muy ceñido y artístico, aplaudiéndosele. Realiza Marcial una faena c o n el capotillo para ahormarle, y Ortega repite las monerías. (Oles y aplausos. Salta el bicho al callejón. Marcial clava un par a l cuarteo, llegando magistralmente; otro p o r fuera, superior (vuelve el boyancón a saltar el anillo) y otro de frente, obligándolo mucho. (Aplausos. Con la muleta, en una faena predominante por bajo, empapándole, llega a sujetarlo y aun a dominarlo, a pesar de lo huido y soso dale rodillazos, y, entrando cerca, deja un pinchazo, escupido, y una casi entera, alta. (Palmas. Segundo. Escurrido, cariavacado, huyendo de su sombra. E s protestado. Barrera, con todos sus recursos de gran torero, i n tenta sujetar al manso. E n quites se le aplaude reiteradamente, como a Barana, que pica siempre en lo alto, y a Torres, que hace lo suyo con el capote. E n una caída al descubierto de Barana, que es pisoteado, y al que saca de entre las patas, tirándole de los pies un mono, hace Barrera un coleo oportunísimo. (Ovación. Flores derrocha valor con los palos. B a rrera encuentra muy difícil al bicho, bronco, descompuesto, a pesar de lo cual hace la más inteligente, dominadora y expuesta faena que le hemos visto, en los terrenos del animal, con salsa torera y alegrías, que levantan al público del asiento; rodillazos y molinetes, pases afarolados. E l toro, convertido en un cordero, sigue embrujado en los vuelos de la muleta. (Música, oles, ovación. Dos pinchazos y media superior. (Ovación. Tercero. De libras, codicioso. Se le come el capotillo a Torres, que se estira en dos series de verónicas, a las que 110 falta más que un poquitín de reposo. (Aplausos. E n quites comparte las ovaciones con B a rrera. M a l picado, y banderilleado tan sólo regularmente por Salea y Vaquerito, Torres lo muletea cerca y apañado, para una estocada, entrando bien, pero. que coge los blandos y remata el puntillero. Cuarto. Pequeño, feo de cabeza. Protestadito. Ortega ha de luchar contra la falta de trapío y de bravura del novillejo, y aunque torea con su estilo magistral, el público no lo aprecia. A Marcial le sucede lo propio. Valencia y Alpargaterito llegan bien y clavan mejor. Ortega, tras un tanteo inteligente, se confía, y en un metro, obligándole una enormidad, se hace con él y adorna su faena con. alardes de arrojo y vistosidad. (Ovaciones y oles. Entrando cerca y recto cobra una estocada magna. (Ovación, oreja y vuelta. Quinto. Otro novillejo blando y flaco. Marcial lo torea por verónicas, y en quites lo hace más eficaz que artísticamente, escuchando palmas. Ortega torea por faroles y remala cen media, rodilla en tierra. (Ovación. Picado mal y excesivamente, y banderilleado por Rafaelillo y Cadenas, con fatigas y sin lucimiento, pasa a manos de Marcial, que realiza una faena inteligente y sosegada para una entera, con decisión y arranque recto. Sexto. Grande, gazapón y a viaje seguro. Barrera hace y dirige toda la lidia a quitarle resabios. (Aplausos. Se le ovaciona en quites, obligando mucho al animal para ponerlo en suerte. Enriéndense los focos. González y Flores, mal, cumplen en banderillas. Barrera encuentra al bicho convertido en un marmolillo. A fuerza de tirar de él (el público pide que lo descabelle) en una faena sobre la cabeza, logra algún pase, como io lograría de un mojón de carretera. (Palmas al muchacho. A toro humillado pincha dos veces y descabella. (Palmas a la buena voluntad. Es silbado el bicho en el arrastre. Séptimo. Más toro que los anteriores, más feo y tan manso. Torres lo para con varias verónicas, entre las que hay de todas clases. (Salta al callejón. E l público se aburre. Carrato clava un buen par, como Pintao. Torres brinda al general Riquelme, y en
 // Cambio Nodo4-Sevilla