Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
cosa? Los jugadores carecen del estímulo indispensable para empresas de más fuste, y convierten lo que debiera ser exhibición de conjunto en particulares efectismos para, demostrar un dominio del regate y la filigrana que. podrá entusiasmar a la galería, pero que, sobre no conducir a fin práctico alguno, enerva a los compañeros sometidos al papel de espectadores. Y se da el caso peregrino de que en estos triunfos rotundos los directores técnicos censuran duramente a ¡os futbolistas triunfantes, como en los días de las derrotas más severas. El partido. -A los cinco minutos de comenzar, únicos que jugó el Madrid con entusiasmo, tenía dos tantos: primero, rematado por Olaso, después de brillante combinación de todo el ataque, y segundo de Bestit, de un chutazo cruzado imparable. E inmediatamente cedió en su esfuerzo, sin que los vallisoletanos hicieran otra cosa que apuntar buenas cualidades en la línea de medios. Pero aun este valor quedó roto cuando Irigoyen, y a continuación Antón, resultaron lesionados y el grupo perdió la brújula. E l guardameta fué substituido por García, y el veterano- futbolista volvió en el segundo tiempo para ocupar el extremo izquierda. Indolentes y apáticos los madridistas, sólo cuando iba transcurrida más de la mitad de la segunda parte se decidieron a empujar nuevamente y en complicidad l a acción de los artilleros con la flojedad del guardameta, los merengues marcaron cuatro tantos más, de los cuales un soberbio disparo de Regueiro a media altura fué lo mejor de la tarde. -Juan Deportista. Equipos. -Madrid: Zamora; Ciríaco, Quincoces; Prast, Bonet, Leoncito; Lazcano, Regueiro, Bestit, Hilario, Olaso. Valladolid: I r i g o y e n F a n d o Antón; Gabilondo, Murube, Grande; Cimiaco, Julito, Colinas, López, Escudero. A t h l e t i c d e M a d r i d o; I b e r i a 3 Madrid 19. E l Iberia ha obtenido un triunfo rotundo, batiendo al Athletic madrileño, en su propio campo, por tres tantos a cero. L a clave del éxito ha estado en la línea media del Iberia, que jugó a maravilla, sobre todo los alas. Santos, el medio, centro athlético que reaparecía, lo hizo mal, acusando gran desentrenamiento. E l primer tanto lo marcó Zorrozúa I, Anduiza el segundo y Salas el tercero. Hubo brusquedades, de las que resultó seriamente lesionado el portero del Athletic, que hubo de ser sustituido. L a victoria del Iberia fué comentadísima por inesperada. N a c i o n a l 3; Castilla, 2 Madrid. E n el campo del Parral contendieron los equipos anteriormente anotados. Contra lo que se esperaba, el Nacional tuvo dificultades para su victoria. E n la primera parte dominó el Nacional, pero en la segunda se apretó el Castilla, y el Nacional tuvo que emplearse en forma violenta para vencer. E l arbitro, Sr. Adrados, estuvo francamente mal y muy nacionalista. Con el resultado de tres- dos, favorable al Nacional, terminó el encuentro. badell en la clasificación y desde luego el equipo blanquiazul salió al campo dispuesto a tomar cumplido desquite de la primera derrota que sufriera en el campeonato, actuando en Sabadell. Pero, pese a ¡a buena disposición del E s pañol en este partido, la segunda vuelta no la ha iniciado en forma que quepa cifrar en él esperanzas demasiado optimistas. Su delantera sigue siendo inofensiva en cuanto se enfrenta con equipos enérgicos, y si éstos rebasan un poco los límites de ¡a energía para entrar en el de la brusquedad- -abusando ya a veces o no abusando de los fouls, puesto que se puede jugar bronco sin dejar de ser limpias las intenciones- -entonces la delantera del Español sufre una inhibición parecida a la de la paloma ante el azor, dando el ejemplo en primer l u gar el delantero centro, Edelmiro. E n palabras puramente futbolísticas queremos decir que el Español no remata y se da el caso paradójico de que el único que a veces se atreve a ello sea precisamente el que peor se coloca v peor sabe recoger la pelota para ello, Besoli. A este equipier correspondió el único disparo directo a goal, que brotara. en toda la segunda parte de la delantera españolista. E n la primera, el equipo blanquiazul, que juega mejor que el Sabadell, pero que no resulta, en fin de cuentas, superior a éste, prácticamente dominó con intensidad, tirándosele a Massip algunos balonazos. De esta parte- -que fué la única del match que valió la pena- -sobresalió el primer cuarto de hora, durante el cual el Español jugó muy bien, luchando bravamente con la indomable defensiva sabaclellense. Entonces consiguió el equipo blanquiazul su tanto, rematado por Edelmiro de un gran centro de Juve. Después el Sabadell reforzó su defensiva, cometiendo algunas faltas, y el Español empezó a resentirse de la falta de Prat, a quien sustituía Bosch bastante mal. L a n guideció el juego al acabar la primera parte y en la segunda jugó con mayor peligro para el Español el Sabadell, amenazando con escapadas muy ágiles con llevarse un empate. E l Español se defendió como pudo y, no obstante encontrarse ante un enemigo envalentonado, aún pudo imponer su dominio en algunas ocasiones, pero siempre con ineficacia. E l Sabadell jugó buena parte del segundo tiempo con diez jugadores, por haber. se lesionado Calvet. Él Sabadell hizo, en conjunto, un baen partido, pero jugando sucio muchas veces. Del Español, el mejor Layóla, que, con su formidable voluntad, mantuvo el espíritu del equipo en los d i fíciles momentos que atravesó en la segunda parte. Este ex europeista es el corazón del equipo blanquiazul. A pesar de haberse lesionado en la cabeza, produciéndose en un encontronazo una herida de la que manaba mucha sangre, terminó el partido. Arbitró muy mal el Sr. Armengol, y formaron los equipos: Español: M a n e Saprisa, Moliné; T r a bal, Layóla, Pausas; Bosch, Besoli, Edelmiro, Solé y Tuve. Sabadell: Massip; Oro. Sorribas; Querol, Martí, P o n s Crespo, Bertrán, Tena II, Calvet y Roca. -Ors. luña. E l Barcelona pudo empatar por mediación de Ramón en una jugada afortunada. Pero en la segunda parte el Barcelona, aun no teniendo una buena tarde, pudo i m poner su superioridad, dominando al Cataluña y marcando dos tantos más, el primero por Goiburu, aprovechando un fallo de la defensa del Cataluña, y el segundo Castillo, rematando de cabeza un córner. E n virtud de este resultado el Cataluña ha inciado la segunda vuelta, con el mismo punto que consiguió en un partido empatado en la primera. E l Barcelona sigue a la cabeza de la da- i sificación. Júpiter, 1; Badalona, o E l Júpiter sigue acompañando al Barcelona en el primer lugar de. la clasificación regional, por haber vencido al Badalona en Pueblo Nuevo. E l once badalonés estuvo poco eficaz en su juego de delantera, sobresaliendo su defensiva. Pero el entusiasmo del Júpiter y en muchos momentos su buen juego, se impusieron, logrando el triunfo por la mínima diferencia, pero justo y merecido. Marcó el tanto el jupiterista Serra, en una notable jugada. Arbitró el Sr. Comorera y formaron los equipos: Júpiter: Francas; Aparici y R o u r a Obiols, Rosalech y Ortuño; Mas, Parera, Serra, Basilio y Morales. Badalona: Casanovas; Borras y R a f a Kaiser, Font y M e n a Millar! Palomeras, Forgas, Cristia y Parera. M a r t i n e n c 6; P a l a f r u g e l l o Barcelona 19. E l encuentro entre el M a r tinenc y el Palafrugell dio un triunfo favorable a los primeros, por seis goals a cero. Tres de los goals los marcó el Martinenc en el primer tiempo. Además se le anularon otros dos. L a contienda fué juzgada por Cruellas. GUIPUZCOA- NAVARRA- ARAGON D o n o s t i a 2; O s a s u n a 1 San Sebastián 19, 10 mañana. D e arbitrar el encuentro se encargó el colegiado vizcaíno Vallan a, y los equipos se alinearon en la forma siguiente: Donostia: Beristain; Pérez, A r a n a A m a deo, Marculeta, A z p e i t i a Paquito Bienzobas, Chivero, Ayestarán, Insausti y Garmendía. Osasuna: Baraibar; Apatj M u g u i r o V i llacampa, Senosiain, Urdiroz I I TJrrizalqui, J Iturralde, Areta, Oyenender y A Itu- rralde. Los donostiarras comienzan a dominar. Los del Osasuna hacen briosas arrancadas, y ponen en peligro repetidas veces la meta donostiarra, haciendo que se luzca Beristain, que hace magníficas paradas. E n general, los forasteros chutan más qué los locales. Los donostiarras dominan más, y cpnse- i cüencia de ello es el primer comer, a su fa- ypr que se produce a los cinco minutos, sin nada práctico para el tanteador. Las defensas donostiarras se. lucen mucho, interviniendo con eficacia. H a y nuevos ataques de los indígenas, pero al llegar a la meta contraria se desinflan los delanteros. L a primera mitad terminó con empate á cero. Cambiados los terrenos, comienza la segunda parte del encuentro, saliendo los donostiarras. E l dominio blanquiazul es mayor en está parte del encuentro, llegando en algunos inomentps a embotellar á sus contrarios Cataluña, 1; B a r c e l o n a 3 E n el antiguo campo del Europa se celebró el partido Cataluña Barcelona, en el cual el equipo de Gracia volvió a dar muesCATALUÑA tras de su gran entusiasmo y ligereza, repitiendo en parte su misma excelente actuaE s p a ñ o J 1; S a b a d e l J o ción de Las Corts, en la primera jornada campeonil. Barcelona 19. Tenía para el Español L a primera parte terminó con empaté á suma importancia ganar este partido, porque sólo le separaban dos puntos del Sa ¡un tanto, entrando el. primero por el Cata-
 // Cambio Nodo4-Sevilla