Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 22 D E OCTUBRE D E 1931. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 18. hay que hacer es posibilitar los acuerdos que se adopten al discutir los Estatutos, pero de ninguna manera taponarlos con otros previos dentro de la Constitución. E L P L E I T O D E SOBERANÍA S O B R E L A E N SEÑANZA EN LA D E L ESTADO, CÁMARA CON AGUDOS Antecedentes; E l nuevo texto origina gran revuelo. L a minoría r a d i cal se reúne y acuerda rechazar el dictamen. V a r i a s minorías consiguen ponerse de acuerdo y redactan una sola enmienda. Antecedentes E l pasado viernes, la comisión Constitucional redactó definitivamente los tres artículos sobre enseñanza. E l 4 8 o sea el último, quedó de la siguiente manera: E s obligatoria la enseñanza del castellano en todas las escuelas primarias de E s paña. E n los casos en que las regiones autónomas organicen la enseñanza en sus lenguas respectivas, el Estado podrá mantener en aquellos centros de instrucción todos los grados en la lengua oficial de 1 región. Redactado así el artículo, algunos vocales de la Comisión mostraron públicamente su discrepancia con el texto. Desde luego, los catalanes estaban de perfecto acuerdo con la redacción, pero no así los representantes del partido radical, del de Acción Republicana, del progresista y del socialista. Hubo necesidad, pues, de sostener conferencias y cabildeos para encontrar una fórmula que satisfaciera a todos los grupos parlamentarios, y ayer tarde, durante mucho tiempo, discutieron acaloradamente en uno- de los escritorios de la Cámara, catalanes, el Sr. Sánchez Albornoz, de Acción Republicana, y los socialistas Sres. Fabra Ribas y Ovejero, acerca del alcance que se podía dar al segundo párrafo del artículo, en el que sólo queda al Estado la potestad de los distintos grados en lengua castellana cuando las regiones autónomas organicen la enseñanza en sus lenguas respectivas. A este criterio se oponían republicanos y socialistas, entendiendo que el criterio debiera ser preceptivo. E n cambio, los catalanes insistían en que el criterio pedagógico ordenaba que las lenguas regionales fueran el vehículo, no sólo para todas las enseñanzas, sino para ei propio idioma cas- tellano. Sobre todo, el jefe de la minoría catalana, Sr. Companys, decía que la esguerra lo que deseaba, sobre todo, es que no se llevara al texto constitucional precepto alguno que imposibilitara acuerdos posteriores en el Estatuto de Cataluña. Se discutió mucho y muy enconadamente, y al fin de intervenir el presidente de la Comisión, Sr. Jiménez Asúa, se redactó de nuevo el- artículo 48, en la siguiente forma: L a s regiones autónomas podrán organizar la enseñanza en sus lenguas respectivas. E s obligatorio el estudio de la lengua castellana, y ésta la usarán también como instrumento de enseñanza todos los Centros de Instrucción de primero y segundo grados de España. E l Estado podrá mantener o crear Instituciones docentes de todos los grados en el idioma oficial de la República. ron que se proponían pedir la palabra en el salón de sesiones, para oponerse a que el artículo prevaleciera con aquella redacción. Decían varios diputados que la fórmula era desafortunadísima, porque, en primer. término, dejaba los estudios superiores, o sea los universitarios, al libre arbitrio de las regiones, y en segundo lugar, porque de nuevo aparecía el criterio potestativo, para el Estado, en cuanto a la creación de Instituciones docentes de todos los grados en el idioma oficial de la República en la región; con lo que se mermaba la soberanía nacional, en algo, tan inalienable, como la enseñanza. RESURGIÓ AYER CARACTERES L o s intelectuales presentan or a enmienda Los señores Sánchez Román, Unaíííano, Sacristán y otros, del rupo al senricio rés la República, redactaron y enviarían a ÍS Mesa la siguiente enmienda: E s obligatorio el estudio de la lengua castellana, que deberá emplearse como instrumento de enseñanza en todos los Centros docentes de España. Las regiones autónomas, podrán, sin embargo, dar enseñanza en sus lenguas respectivas, pero en este caso, el E s tado mantendrá en esas regiones las enseñanzas en todos los grados, en el idioma oficial de la República. Varias minorías consiguen p o n e r se de acuerdo y redactan una sola enmienda Mientras tanto, se reunían los representantes de Acción Republicana, Izquierda C a talana, Acción Catalana, Servicio de la República y Radicales- Socialistas y examinaban la posibilidad de encontrar una fórmula que pudiera ser aceptable a unos y otros. A l fin, encontraron la siguiente, que redactaron y enviaron a la Mesa después de una conferencia del Sr. Sánchez Albornoz con el presidente del Consejo y el de la Cámara L a s regiones autónomas podrán organizar la enseñanza en sus lenguas respectivas, de acuerdo con las facultades que se concedan en sus Estatutos. E s obligatorio el estudio de la lengua castellana y ésta se usará también como instrumento de enseñanza en todos los centros de instrucción de primero y segundo grados en las regiones autónomas. E l Estado. podrá mantener o crear en ellas instituciones docentes en todos los grados en el idioma oficial en la región. E l Estado ejercerá la suprema inspección nacional, para segurar el cumplimiento de las disposiciones. contenidas en este artículo y los procedentes. Firmaron esta enmienda los señores Sánchez Albornoz, Sbert, Ballester, Nicolau, Companys, X i r a u Peñalba, Esplá, Coraminas, Risco, Estelrich, Ortega y Gasset, Pérez de Ayala, Barnés y Galarza. La minoría radical se reúne y acuerda rechazar el dictamen Inmediatamente de conocer el nuevo texto se reunió la minoría radical, bajo la presidencia del Sr. Guerra del Río. Don Emiliano Iglesias sostuvo con vehementísima palabra la improcedencia de aceptar una fórmula que atacaba directamente a la soberanía del Estado español. L a minoría, después de escuchar los razonamientos de otros miembros, acordó unánimemente, y en medio de gran entusiasmo, oponerse a la fórmula de la Comisión, y sostener en el salón de sesiones el voto particular de D Emiliano Iglesias, que dice así: E s obligatoria la enseñanza en castellano, en todas las escuelas primarias de E s paña. E n los casos en que las regiones autónomas organicen la enseñanza en sus lenguas respectivas, el Estado mantendrá en aquellos Centros de Instrucción todos los grados en la lengua oficial de lá República. D Emiliano Iglesias salió de la reunión lleno de entusiasmo. D i j o a los periodistas, que había encontrado a la antigua y verdadera minoría radical, vibrante de entusiasmo y de españolismo. NOTICIAS NECROLÓGICAS E n la esquela de defunción de D Juan Osborne y Vázquez (q. g. h. publicada el día 20 del corriente, por error de imprenta, se dejó de consignar entre los familiares a los padres del fallecido, omisión que salvamos con las presentes líneas. L o s radicales- socialistas p r o p o nen una fórmula transaccional También se reunieron los radicales- socialistas, y examinaron la situación. Encontraron aceptable el dictamen de la Comisión, con el siguiente añadido después de la palabra respectiva C o n arreglo a las facultades que determinen los respectivos Estatutos E l ministro de Instrucción Pública, don Marcelino Domingo, comentó este acuerdo de su minoría con las siguientes palabras: Como ministro, como catalán y como radical- socialista, la encuentro perfecta. L o que D o n V i c t o r i a n o Sánchez D e l g a d o E n Málaga ha fallecido, confortado con los auxilios espirituales, el general de b r i gada D Victoriano Sánchez Delgado y A l e gre, militar pundonoroso y caballero intachable, cuya muerte ha causado profundo sentimiento. E l Sr. Sánchez Delgado se hallaba en s i tuación de segunda reserva, y entre otras condecoraciones obtenidas por méritos de guerra, poseía la gran cruz de San Hermenegildo. A su viuda, l a respetable señora doña Rita de Ocerín y Díaz de Mendivü, y a sus h i jos, muy especialmente al teniente coronel de Infantería, D Juan, y al capitán de la Guardia civil, D Enrique, hacemos presente nuestro pésame sentidísimo por tan irreparable desgracia- El nuevo texto origina gran r e vuelo Adoptado el acuerdo por la Comisión, con la protesta vivísima de D Emiliano Iglesias, se hicieron copias del nuevo texto, repartiéndolas entre los diputados. T a n pronto como fué conocido el dictamen surgieron muchas y acaloradas protestas, y los señores Sá ehez Román, Unamuno y otros, anuncia- La información gráfica del présenle número continúa en la penúltima página.