Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. V I E R N E S 23 D E O C T U B R E D E 1931. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G i? 1 SE APRUEBA, POR CIENTO C U A R E N T A Y TRES VOTOS CONTRA SESENTA Y SIETE, E L ARTICULO R E F E R E N T E A LA ORGANIZACIÓN D E L A ENSEÑANZA EN LAS REGIONES AUTÓNOMAS La comisión del Suplicatorio. El acta de Sevilla. Proyecto de Constitución. La enseñanza. La enmienda socialista. Otra enmienda. Enmienda del señor Ünamuno. Interviene el señor Maura. lenguas regionales, y con que los profesores preparen. una nueva generación de cultura avanzada, que no sea vasca, ni catalana, sino universal. E l Sr. R U I Z F U N E S manifiesta que l a Comisión sólo aceptaría una enmienda que reúna todos los pareceres. Se vota la enmienda. E n su favor votan los socialistas y los Srés. Alba, Alvarez (don Melquiades) Maura, Sánchez Román, U n a muño, Sánchez Guerra y otros diputados. E n contra votan todos los demás grupos. E l ministro de Comunicaciones se abstiene. É s rechazada, por 149 contra 91. Otra enmienda E l Sr. S Á N C H E Z A L B O R N O Z defiende la siguiente enmienda: Las regiones autónomas podrán organizar la Enseñanza en sus lenguas respectivas, de acuerdo con las facultades que se concedan en sus Estatutos. Es obligatorio el estudio de la lengua castellana, y ésta se usará también como instrumento de Enseñanza en todos los centros de Instrucción de primero y segundo grados, en las regiones autónomas. E l Estado podrá mantener o usar en ella Instituciones docentes en todos los grados en el idioma oficial de la República. E l Estado ejercerá la oportuna inspección nacional, para asegurar el cumplimiento de las disposiciones contenidas- en este artículo y el precedente. E l orador declara que esta enmienda no corresponde al criterio de ninguno de los firmantes. (Risas. Quiere decir que es una fórmula de transacción. Afirma que se le ha imputado el deseo de continuar el imperialismo castellano. Tampoco fué imperialismo el que impuso la adopción de su espíritu en e! pasado en las regiones gallega y catalana. N o se trata de ganar para el castellano. L van a hablar millones de seres, pues cada día aumentan las gentes qvz hablan nuestro idioma. Reconoce que algunos escritores catalanes creen con júbilo en la dispersión del idioma castellano, transformado en varias lenguas, pues la historia no puede repetir hechos pasados, como ocurrió con el latín, pues la i n tercomunicación con América lo impide. Declara que la unidad española radica en algo substantivo que es carácter geográfico, racial y de temperamento y cultura. E s t á seguro de que aun cuando haya locos que sueñan con la separación de las demás regiones, lo impediría, y si hubiese a l guna región que pasara el Rubicón y se h i ciera independiente, no tardaría medio siglo en pedir su reintegración, convertida en harapos. Declara que el derecho de las minorías castellanas en Cataluña, es sagrado, pero esto es accidental, al lado de mantener la unidad espiritual de España. Explica el sentido de su enmienda, diciendo que en ella el castellano aparece con carácter instrumental, para que todos los españoles lo conozcan. Cree que con ella la unidad espiritual se mantendrá sin violencias. Recuerda que en el régimen pasado nunca estuvieron más distanciados los españoles, atados con infinidad de imposiciones. Cree que tiene m á s interés para las regiones que para el resto de España el asunto del castellano, segunda lengua para ellas absolutamente necesaria. N o debe temer l a Cámara el sentido de la enmienda. E n el artículo 47- -dice- -se garantizan los derechos de las minorías, puesto que los Estatutos reconocen el derecho de éstas a recibir la enseñanza en castellano, siendo la única garantía para l a aprobación de esos Estatutos el espíritu liberal de l a Cá mará. La sesión de ayer Empieza la sesión, a las cinco menos diez. E l franco azul, desierto. La comisión del Suplicatorio r E l presidente lee los nombres de los d i putados que han sido propuestos para la comisión del Suplicatorio solicitado para procesar al comandante Franco, que es aprobada. El aeta de Sevilla Se aprueba el dictamen de l a comisión de Actas, declarando la validez de la de Sevilla y la proclamación del Sr. Balbontín. Este promete el cargo de djputado, Votación definitiva lis aprobado definitivamente el proyecto creando diversos patronatos. Proyecto de Constitución. La enseñanza E l P R E S I D E N T E manifiesta que hay una enmienda del Sr. Sánchez Albornoz. Este l a retira, así como otra también firmada por él. E l Sr. O V E J E R O defiende otra, que dice: E l Estado atenderá a la expansión cultural de España, estableciendo delegaciones de estudios y centros de enseñanza en el extranjero, señaladamente en los países hispanoamericanos. Expone los deberes de España, que por su tradición tiene en defensa de l a cultura l a necesidad de evitar que, existiendo libros i n gleses, franceses y alemanes de literatura hispana, siga desatendido el libro español. Reconoce que habrán de luchar con dificultades increíbles, pero que si hemos de conservar las relaciones intelectuales y económicas con hispanoamérica, es preciso enviar allí españoles que continúen el camino emprendido por los intelectuales que fueron a enseñar, pues ha llegado la hora de i r allí a aprender. L e contesta el Sr. R U I Z F U N E S diciendo que l a Comisión recogerá el espíritu de la enmienda. La enmienda socialista Se tee la siguiente enmienda, firmada por los socialistas: E s obligatoria la enseñanza en castellano en todos los centros docentes de E s paña, sin perjuicio de la utilización de las lenguas regionales para la mayor eficacia de aquélla. Las regiones autónomas podrán organizar l a enseñanza con arreglo a las facultades que el Estado les reconozca en sus resoectivos Estatutos É l Sr. de F R A N C I S C O la defiende, d i ciendo que ha sido designado para ello por pertenecer a una región que también tiene su problema regional. Afirma que n i n g ú n apasionamiento ha llevado a los socialistas a esta actitud y le interesa- desvanecer muchos prejuicios y equívocos ante sus amigos los catalanes: uno de ellos, la acusación de que se realizan cubileteos fuera del salón de, sesiones, y otro el que los diputados viven coaccionados por el Estatuto catalán. Declara que para evitar en él la influencia de los Estatutos no ha leído con atención ninguno de ellos. Declara que importa mucho que la Constitución no esté prejuzgada por los Estatutos, porque éstos deben ser la consecuencia de la Constitución ya aprobada. E n el orden personal ha hecho toda clase de esfuerzos en defensa de las autonomías y especialmente en las Vascongada donde h a y u n a extensa opinión liberal republicana y socialista. Pero aclara que se trata de la autonomía regional, contraria a los que defienden el nacionalismo independiente, pues aunque a los socialistas no les asusta ningún postulado, es preciso que el país que reclame esos derechos, posea los medios necesarios para la vida independiente. Declara que en las Vascongadas y N a varra, cuando los socialistas reclaman la autonomía, defienden ante todo la plena soberanía del Estado, que no debe debilitarse en lo m á s mínimo en la esfera de la enseñanza. Afirma que en las Vascongadas, salvo en contados lugares, no se habla m á s que castellano y repugna que se enseñe en vascuence (Aplausos en las tribunas. E l P R E S I D E N T E llama al orden a los concurrentes a ellas, amenazando con desalojarlas. Declara el orador que la cuestión del idioma sólo es defendida por un partido clerical que trata de ampararse en un precepto de la Constitución para sus fines, pues el partido socialista ha ido ganando el terreno poco a poco a las derechas, y hoy puede declarar que sería imposible una guerra civil, toda vez que las izquierdas dominan el país vasco. Quiere que la enseñanza sea para el alumno y no el alumno víctima de l a enseñanza. Expone la situación que podría ofrecer el porvenir a quienes no conocieran el castellano al emigrar a América, y censura a quienes aspiran a que se destierre e l castellano con un espíritu aldeano, frente a la tendencig. socialista, de carácter universal. A h o r a bien, esto no quiere decir que hayan de ser desamparadas las lenguas vernáculas. Manifiesta a los catalanes- que la enmienda no les pone obstáculo alguno, y que cuando los Estatutos vengan a las Cortes, podrán ser examinadas estas cuestiones. Les aconseja que no sean exclusivistas, ni particularistas, y que se limiten a comenzar a andar el camino, pues tenemos- -dice- -muchos siglos por delante. Los catalanistas deben darse por satisfechos con que el Estado enseñe a conciencia el castellano, respetando la enseñanza en las
 // Cambio Nodo4-Sevilla