Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
les iMt I 1 I OÍ funcionarios del ministerio de Economía Naciona adscritos a la Unión Nacional: de Funcionarios civiles, han celebrado Junta general extraordinaria en el salón de actos de dicho departamento. En la reunión se procedió a efectuar el oportuno nombramiento de delegados. Foto Duque 1 TEMAS ECONÓMICOS) ro y moneda El patrón oro consiste en la convertibilidad del billete, ya en moneda oro (gold en divisas (gold exchange) Las tres modalidades hacen referencia al oro, m á s o menos natural o artificial. Que no es lo mismo oro físico que divisas- cheques, a su vez convertibles o no en barras. E l sostén del patrón oro puro o semi puro es un encaje amarillo, que también puede ser puro (moneda o barras oro) o impuro (divisas oro, esto es, cheques sobre plaza extranjera) L a impureza llega al colmo en algún país, que admite como reserva Deuda pública oro; Portugal se halla en este caso, como lo estuvo Alemania durante toda la gran guerra. E l sistema juega de modo perfecto mientras entre sí se compensan las salidas y las entradas de oro. P a r a tal empeño sirve muy eficazmente el tipo de descuento, manejable ad Ubitum: no hace muchas semanas A l e mania lo elevaba al 15 ó el 20 por 100, rea. lizando así un subrepticio cierre de mercado. Pero si con ese y otros resortes no se logra la compensación, él patrón oro parece condenado sin remedio al eclipse. E s lo que ocurrió hace dos años en Argentina forzada a cerrar su Caja de Conversión por ía excesiva sangría de metal amarillo. Y lo que acaba de suceder en Inglaterra. Y lo que hubiera acontecido en Alemania en j u lio último si Hoover no provocase la moratoria y la Banca Internacional no renovase, sus créditos a corto plazo, listamos, pues, ante un sistema notoriamente defectuoso por lo aleatorio. de su substantividad y permanencia. O su base es muy movediza, o su armazón muy endeble, a juzgar por la faci lidad con que se viene al suelo. Ello obedece, en realidad, a que el patrón oro se supedita en demasía al oro mismo. Ciertamente el oro es un factor vital standard) ya en barras (gold bullion) ya de las modernas economías; pero no hay razón para erigirlo en agente único, dictatorial, hegemónico. S i n duda, razonan así los teorizantes del sistema. Ninguno, en efecto, exige una cobertura del loo por 100 de los billetes. L o s porcentajes corrientes son el 30, el 35, el 40. Cuando algún país los rebasa- -Suiza, por ejemplo, cubre una circulación de 1.300 millones de francos con 1.350 millones en oro- -no es, a buenseguro, por mero a f á n crematístico; es por: fatalidad o azar que dañan al presunto beneficiario tanto como a terceros. A h o r a b i e n si basta una cobertura parcial es porque en la gestación del valor valutario influyen otros agentes, acaso menos materiales que el oro físico. mercados, esto es, por histerismos b u r s á t i les. Mientras las frondas versátiles de la sospecha, el presagio, el recelo, la política, etc. puedan provocar formidables traspasos monetarios, que de modo artificial alteran las balanzas de pagos, será absurdo subordinar el valor de una divisa exclusivamente al volumen de su garantía metálica. Supongamos que Inglaterra hubiese exportado o r t r e í día 21 de septiembre y los siguientes, y qué sólo tuviese ahora 30 millones de libras; en- vez de 130, en los sótanos de su B a n c o e m i sor. ¿Valdría, la libra menos de l o q u é v a l e? Bursátilmente, es posible qué sí. Intrínsecamente, valdría exactamente lo mismo. N o serían distintos los c r é d i t o s- y débitos exteriores de Inglaterra, ni peor su balanza de comercio, n i mayor él apuro de su HacienP a r a que el mínimo legal de encaje ama- da. Además, ¿qué eficiencia- de cotización y rillo mereciese el respeto mítico con que se convertibilidad merece mía masa oro que a deifica como invulnerable sería menester: priori se declara sagrada e- intangible? a) que sólo estuviese sujeto al influjo de causas objetivas, reales, cronom- etrábles ¿Deducciones? U n a primordial. H a y que b) que resultase protegido por una estrecha acabar con el fetichismo del oro f í s i c o (E n solidaridad internacional contra las avalan- todo el mundo, se entiende. Las gallardías chas alarmistas que suelen hace? -de los aisladas serían fatales. Ello sé conseguiimponderables psicológicos. Entonces, sí. E n- rá por de pronto reduciendo el encaje amatonces podría definirse cuantitativa y cuali- rillo exigido por el golfl bullion standard. tativamente el presente y el porvenir de una Que sea en vez del 40 un 10 por 100, verbiEconomía, sin otra molestia que l a de medir gracia. Con ello se atenuarán los perjuicios sus disponibilidades amarillas. que ocasiona la escasez de oró. Y aumenPero, ho 3 por hoy, no se da ninguno de tará el dinero circulante y acaso el nivel de esos dos requisitos. E l p at r ó n oro tiene precios, sin qué asóme su mueca, la temible como eje el oro, físico o fiduciario; pero inflación. N o somos heterodoxos; e s t a i n el movimiento del oro no es exponente pre- sinuación la hemos encontrado en textos ciso y exacto de la realidad económica. E s recientes de Cars el. Así, minorados los enque el oro se moviliza, ciertamente, por ne- c a j e s a m a r i l l o s é l valor dé la moneda escesidades reales del intercambio; pero tam- t r i b a r í a ante todo en la confianza qué al bién por aspavientos y suspicacias de los resto del mundo mereciesen sus gestores y emisores. Y se vincularía de ese modo a una estrecha solidaridad monetaria internacional. Que apenas existe. E s verdad que El público debe teer diariamente Francia hoy Norteamérica prestaron a Inglav nuestra sección de anuncios por terra en- pocas semanas 130 millones de l i prespalabras clasificados en secciones, bras. Pero éstos rcréditoss seé agotaron pertetamente en las e t i r a d a d fondos Banca En ellos encontrará constantemen- necientes a la gran pa só delde ambos países. L a solidaridad no protocolo. P a r a te asuntos que pueden interesarle. qué sea positiva habrá que construir un r é- -FirTirir T
 // Cambio Nodo4-Sevilla