Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C, M A R T E S 27 D E O C T U B R E D E 1931. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 16 rativá agropecuaria, con la que se favorecerán por igual productores y consumidores, coordinando intereses. N u e s t r o comentario Sin citar hoy, para no alargar más esta reseña, otros aspectos que, cual la apicultura, aves acuáticas, cría de faisanes, etc. han de tratarse otro día, bien merece plácemes la Exposición que está mostrando la Asociación General de Ganaderos, y que, como dice el Sr. Castelló. opone rotundo mentís a la denominación que se viene dando a avicultura, apicultura, etc. de pequeñas industrias Los productos que dan no son, ciertamente, de escaso valor. E l fomentarlos supone vigorizar enormes veneros de riqueza. J. CAMPOVASCO L o primero se intenta evitar con la moratoria decretada y la revisión de los contratos para una disminución de la renta, y espero que se logrará bien poco, porque en el laboratorio terrícola en que se trabaja es malo, y por amparar una esperan- za se destruye- ana realidad y se cercena un derecho. P a r a decretar l a moratoria no se ha te- nido en cuenta más que al gran propietario, al que se supone lo suficientemente resistente, para soportar la merma eventual, invalidándole un indiscutible derecho a hacerla efectiva, y se ha olvidado el ministro del pequeño y mediano, el que, si no todo su plan de vida, gran parte del mismo depende de una renta complementaria de su carrera u ocupación en otro orden de vida, y a éstos, que supongo son más de lo que se cree, tal medida es de una manifiesta injusticia, que no creo es cometida adrede, pero sí hija del desconocimiento que del campo se tiene por algunos intelectuales y sociólogos agrarios. N o dudo, por consiguiente, que ante los cases reales que se han de presentar no se opondrá una absoluta negativa y se tendrán en cuenta para atemperar los intereses de unos y otros; poi ello no estaría mal se dijera públicamente que serían atendidas cuantas reclamaciones se hicieran por los interesados y demostraran la necesidad de la renta. Por lo que afecta a la modificación de los contratos vigentes, sin dejar yo de reconocer lo elevado de algunas rentas (ofrecimientos he tenido de abono de renta tan extraordinaria, que m i convicción, contraria a esta forma de disfrutar la propiedad, me ha impedido el aceptarlas) no considero justo se suspenda su vigencia, pues fueron convenidos de mutuo acuerdo, aunque si para lo sucesivo se dictan normas que determinen, no sólo la renta, sino igualmente su duración, libertad de cultivos, mejoras y amortización del material, aunque de permitirse este sistema de poseer la tierra considero como forma más equitativa la de coparticipación, pues de este modo, y en relación estrecha con los capitales aportados, si el año es bueno, ambos saldrán beneficiados proporcionalmente, y, si fuera malo, perjudicados en igual medida. Como el arrendamiento en especie o d i nero es sistema defectuoso, no puede evitarse que en un año malo el rentero trate de hacer recaer parte de las pérdidas sufridas sobre el arrendador, y, en cambio, en los años muy buenos, se calla y ni siquiera intenta aumentar la renta, implantando con tal sistema un proceder que tiene toda la forma del embudo; por ello, para evitar este manifiesto antagonismo, o hay que ir á l a entrega del dorrámo, directo o s! los contratos de compañía. Cada vez v a precisando l a agricultura de un organismo propio; inas, mientras esto llega, no estaría de más establecer un Consejo, integrado por verdaderos agricultores, con asesores técnicos del Cuerpo agronómico, jurídicos y de l a Hacienda, y de estar bien ideado, sería un poderoso auxiliar de cualquier Gobierno para todo lo que se relaciona con l a posesión y disfrute de la tierra, evitándose con ello orientaciones falsas y determinaciones altamente injustas. 1 r J. D E G A R N I C A Y Marqués de SANDOVAL Casa- Pacheco. Las Pachecas (Ciudad Real) LOS C O N T R A T O S DE ARRENDAMIENTO Soy agricultor que vive al margen de este sistema de explotación de la tierra, no sé si por tradición o porque la convivencia con el campo desde la niñez, y en donde siempre pasé las vacaciones estudiantiles, han llegado a compenetrarme tanto con elia que no concibo otro modo de poseerla, si no es dedicando toda la actividad, cariño y conocimientos con el capital que demande, y esto me ha permitido unir a m i calidad de propietario la de labrador. P o r consiguiente, aunque las disposiciones dadas sobre contratos de arrendamiento y que afectan tanto a la modificación de las rentas como a. su moratoria no me afectan en lo más mínimo, no por ello debo desentenderme, pues al fin reconozco que mucha de la propiedad actualmente en esta forma se explota contra la voluntad de su dueño, cediéndola únicamente por tratarse de ayudar de un modo indirecto a los que algunos llamamos peones de año, a los que, por no poderles dar colocación diaria, encuentran por este procedimiento, y gracias a cesiones gratuitas o rentas bajas, el medio compensador a la inestabilidad de un jornal. Esto lo he visto practicar en casa de mi padre y abuelo, siendo cuando yo era niño muy corriente en la provincia de Cuenca, y tal vez siga practicándose actualmente, aunque han variado mucho las costumbres y las relaciones entre patronos y obreros, tal vez por haberse ideado estas dos palabras, que han separado lo que siempre debió estar identificado. Aunque yo crea y sostenga q u e l a propieídad rústica no debe poseerse únicamente como objeto de renta, sin más relación con ella que lo que de la misma se percibe, y, por tanto, considere el arrendamiento como un medio imperfecto e inadecuado, no por Uoe puedo aplaudir n i prestar mi asentimiento a lo que supone la negación de un derecho privado de otro reconocido por la ley o la modificación de un acto contractual sin la plena conformidad de las partes o por efecto de las cláusulas convenidas. Ciertamente desde algún tiempo a esta parte, y en especial en los años de la guerra, el campo atrajo a mucha gente, despertó infinitos deseos de labrarlo y la mayor demanda produjo el aumento del valor rentario de las buenas tierras y la invasión y devastación de montes, los que si en sus primeras siembras produjeron excelentes cosechas, debido a la abundancia de mantillo acumulado por los años, agotado éste y sin suelo aquéllos al presente, que ha vuelto la normalidad en la producción mundial, auniepita la competencia, siguen las tasas i n suficientes, sube el precio de los elementos indispensables al cultivo y están empobrecidas estas malas tierras, se notan dos fatales resultados: la dificultad de numerario para el pago de rentas y la disminución de 3 a ganadería. INSTRUCCIONES CONVENIENTES PARA LOS AGRICULTORES L a Estación de Fitopatología Agrícola, L a Moncloa (Madrid) remite gratuitamente a los agricultores que lo soliciten una hoja que contiene instrucciones sobre la manera de desinfectar las semillas de cereales. P a r a recibirla basta dirigirse a las señas consignadas. NOTAS OLEÍCOLAS Cálculo sobre Ja próxima cosecha del cultivo en Europa Los pronósticos sobre la próxima cosecha de aceite de oliva, según Rezme Oleicole, permiten calcular que ésta es en Francia, Argelia, Túnez y Marruecos francés de 1.120.000 quintales métricos. E n España, de cuatro millones y medio; en Grecia, de medio millón; en Italia, de millón y medio, y en Portugal, de 250.000 quintales. Organizado por la Sociedad Nacional de Oleicultura de F r a n c i a y del África del Norte, y bajo el patronato de M André Tardieu, ministro de A g r i c u l t u r a el gobernador de A r g e l i a y los residentes generales de Túnez y de Marruecos, de los Gobiernos extranjeros interesados y del Instituto I n ternacional de Agricultura de Roma, se celebrará en Avignon- Ane, del 8 al 14 de noviembre próximo, el X Congreso Internacional Oleícola. Son muchos e interesantes los trabajos que han de discutirse. El X Congreso Internacional de Oleicultura HÍTALE! Y DE ADORNO Grandes viveros del arboricultor. J O S É A B E V A L O Sabiñán (Zaragoza) P i d a n c a t á l o g o s i les i n t e r e s a LOS J O R N A L E S D E RECOLECCS E N A RANjA Las organizaciones obreras pertenecientes a la U G. T de la provincia de Castellón y Valencia, en Asamblea celebrada recientemente, acordaron que para la próxima temporada naranjera rijan los siguientes jornales Coger naranja: Capataz, 6,50 pesetas; obreros, seis. Mujeres empapeladoras, 3,50; empaquetadoras, 4,50; carpinteros de envases, encargados, 10,50, y oficiales, nueve. Én cada almacén habrá un delegado de los obreros encargado de velar para que se cumplan las bases acordadas. Los carros de transporte piden 13 pesetas de jornal diario, y cada carro cargará 40 arrobas. E l transporte de los almacenes a l a estación se pagará a 20 pesetas el jornal. CARGAS GARANTIZADAS POR T- A FABRICA EXPOSICIÓN; EJarieta de San Bernardo, I- Madrid Hay PIEZAS OE REPUESTO Francisco A l v a r e z Constantma.