Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FÚTBOL l LOS PARTIDOS D E CAMPEONATOS REGION A L E S Y M A N C O M U N A D O S TUGADOS E L DOMINGO El Betis Balompié vence al Recreativo de H u e l v a y el al Nacional. Sr. Mantecón- -otro de los agredidos- -y fué así cómo se les permitió el regreso a Sevilla, escoltados por la Guardia civil, hasta más allá de Isla Chica y viéndose precisada la Benemérita a disparar al aire varias veces, con el fin de atemorizar a los curiosos. Estos son los hechos, sin que los juzguemos, pues en ello entenderán las autoridades deportivas. No seríamos justos si no pusiéramos de realce la actitud de muchas, personas de Huelva, que condenaron enérgicamente los incidentes, y la del alcalde de la ciudad, que, consciente de su representación y de su deber, mereció plenamente la gratitud del arbitro, de la Sociedad Betis y el público sevillano. Madrid ANDALUCÍA Betis Balompié, 2; C l u b Recreativo de H u e l v a 1 A l escribir sobre el partido de campeonato andaluz, jugado el pasado domingo en Huelva, reclama preferente atención el comentario sobre los incidentes ocurridos, durante el encuentro y a raíz de terminado el mismo, por haber salido de la esfera de lo usual la pasión que suelen llevar consigo dichos partidos. A l salir del campo del Club Recreativo, un periodista onubense, que vino a saludarnos, condenaba con frases duras, que tenían el mérito de la espontaneidad, lo ocurrido, haciendo la justísima y natural distinción entre Huelva y cierto sector de Interpretamos fielmente los hechos si afirpúblico que acude al fútbol. mamos que la actitud del público, más que Aunque no nos lo hubiera sugerido, nos- contra el Betis, iba principalmente contra el otros sabemos bien delimitar los campos. arbitro, Sr. Gutiérrez. Y separamos, por ser de elemental justiLíbrenos Dios de asegurar que el arbicia, al público onubense en general, culto traje del colegiado andaluz fuera modelo en y cordial, de un sector estridente, cuya más su género. Pero sí aseguramos que dejó franca repulsa la encuentra en el seno mis- descontentos a ambas partes. Y buena pruemo de la masa sana y correcta de la vecina ba de ello fué que, el presidente del Betis, ciudad. durante el descanso, protestó el acta. Pero no es cosa de volcar sobre esa miEn efecto, el arbitro, Sr. Gutiérrez, anuló noría apostrofes ni dicterios, que no tienen un magnífico goal al Betis, logrado por eficiencia. García de la Puerta, porque opinó que al Expongamos los hechos con parca obje- centrar el balón Sanz, el balón había satividad, y pongamos de manifiesto el des- lido de la línea. Esta decisión sorprendió pistamiento de quienes más obligados es- al público, que no había protestado el goal. taban a velar por que no se extravasara el Después Sánz consiguió chutar, entrancauce de los hechos. do el balón en la portería, y siendo sacado A l terminar el primer tiempo, con dos- de puño por un jugador onubense. En vez cero, a favor de los jugadores sevillanos, de conceder goal, el Sr. Gutiérrez pitó pese intentó la primera agresión al arbitro, nalty, con lo que benefició al Recreativo, Sr. Gutiérrez, y un espectador sevillano, que pues concedió la posibilidad de que el balón trató de defenderle, fué agredido y condu- hubiese ido fuera o hubiera sido parado por cido a la Comisaría. el portero. En el segundo tiempo, los improperios dirigidos al arbitro y a los jugadores héticos, arreciaron, a partir de conseguir su único goal el Recreativo. Dada la excitación de ánimos, se preveía un lamentable final. Una pedrada que do al arbitro en la cai para varones de 18 a 30 años. Instancias ra, decidióle a suspender el partido. Entonhasta el 28 de noviembre. Exámenes en enero y febrero. Edición oñcial del proces salió al campo el gobernador civil, dimigrama. Circular con detalles, gratis. Pretido, Sr. Cano. Este requirió la presencia paración. Contestaciones Reus de un médico, que dictaminara si el señor Gutiérrez podía seguir arbitrando. Como la ACADEMIA EDITORIAL REUS respuesta del galeno fuese afirmativa, el goClases: Preciados, 1. I ibros: Preciados, 6. bernador ordenó continuar el juego, conmiApartado 12.250. Madrid. nando al arbitró con meterlo en la cárcel. Esta actitud gubernativa fué aplaudida por el público. E n estas circunstancias, llegó el final del partido, con la victoria del Rápido Sevilla- Jerez- ASgeciras Betis, por dos goals a uno. A l pitar final del partido, el arbitro y y SeviSSa- Gádiz y Cádiz- Sevilla los jugadores corrieron para ganar ¡a enPasajeros y mercancías trada a la caseta. Parte del público se lanzó al campo, presa de gran excitación nerviosa, y llovieron las agresiones, no obs- G r a n C a p i t á n 12 T e l é f 2 2 6 9 0 tante los esfuerzos de la Guardia civil. Pasemos por alto el relato de más inciLEA CSTED dentes. E l arbitro fué multado con quinientas pesetas, y con doscientas cincuenta el jugador Velasco y el Sr. Sampere. Estas multas fueron satisfechas por el presidente del Betis, -Es ja mejor de las revistas BLANCO NEGRO Más tarde, también en el primer tiempo, ante un amago de Sanz al portero que retenía el balón, el bético fué agredido a puntapiés por Larios, sin que éste fuera expulsado del campo, con lo que nuevamente favoreció de una manera evidente al Recreativo. Si todo esto es cierto y motivó la protesta del Betis, ¿dónde estaba la parcialidad del Sr. Gutiérrez? A esas decisiones favorables al equipo de Huelva, ¿qué otras perjudiciales pueden oponerse y de la misma importancia? No hizo el Sr. Gutiérrez un buen arbitraje, pero no favoreció en nada al equipo forastero. Sí tiene en su haber no haberse doblegado en el segundo tiempo a las coacciones que se le hicieron. Y como estaba la cosa, ya es bastante. Cuando un equipo sale dispuesto a ganar, ya lleva bastante adelantado. Tal le ocurrió al once sevillano, consciente de la importancia que para su calificación tenía la consecución de puntos. Y como en el equipo hay clase y la forma va recuperándola a medida que la temporada avanza, la diferencia que le separa de un equipo inferior quedó bien patente sobre el terreno de juego. Y fueron dueños del juego en todo el primer tiempo, en que a más tenían un fuerte viento a su favor. Llevaron la iniciativa en esta parte, desenvolviéndose magistralmente la parte izquierda, bien servida por los tres medios, que recordaron sus actuaciones de fin de temporada. Soladrero desbordó continuamente a su contrincante, reprimió su habitual abuso del dribblins y actuó de ariete de su vanguardia continuamente, felizmente apoyado por sus compañeros de línea, en la que Peral borró sus pasadas actuaciones y Adolfo demostró que es insustituible en su puesto. En el ataque Sans y García de la Puerta se conjuntaron excelentemente, siendo el primero el peligroso jugador de siempre con sus centros, co rners en internadas en busca del goal, y explicando cátedra el segundo, del pase y de dominio de balón. Los restantes de línea coadyuvaron voluntariosamente, abusando López del regate, y no teniendo Timimi sobra de facultades. E l trío defensivo en otro campo hubiera arrancado frenéticas ovaciones. Jesús tuvo tres o cuatro intervenciones, sencillamente formidables. Con él debió enfadarse el público, y no con el arbitro, pues libró, cuando menos, dos goals seguros; un gran tiro de Bracero y un. remate a bocajarro de Fernandito. Vista, colocación, seguridad, valentía, todo eso tuvo el portero bético, que salió al campo dispuesto a conseguir los dos puntos. ¡Si la afición sevillana le ve a Jesús este partido! De defensas actuaron la pareja de ex niños sevillanos Tenorio- Aranda. Viéndolos actuar parecía que empezaban como hace diez años. Tenorio, que es un típico caso de homenaje, dejó las mangas de riego del campo, entrenó una semana y se puso a jugar como si no pesaran sobre él los años que lleva retirado. Y Aranda, que en Madrid demostró que no era jamón para Gorostiza, cambió de puesto, y jugó de defensa derecha, para demostrar que tampoco era jamón para Bracero. Aranda. sólo es jamón para su equipo. Para los demás es un hueso... de jamón. E l Recreativo jugó bastante menos que en Sevilla, y es natural, porque aquí juega sin la presión de su público. Poco hicieron en el primer tiempo. En el segundo, que el Betis se replegó a la defensiva y tenían el viento a favor, dominaron intensamente.
 // Cambio Nodo4-Sevilla