Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Pero su labor fué infructuosa, porque no se decidieron en el momento oportuno. B r a cero estuvo solo en el ataque, no brillando como otras veces. Fernandito le ayudó algo, si bien estuvo desgraciado en algunos remates. L o s medios fueron desbordados por los contrarios, y en la zaga Moran actuó bastante mejor y más limpio que au compañero. Larios, mal. E l primer goal se consiguió en un comer tirado por T i m i m i que fué rechazado, recogiendo Adolfito, bombeándolo a la puerta y chutando García de la Puerta. E l segundo, anulado, centro corto de Sanz y remate de García. Y el segundo, válido, tiro de Sanz, saxado de puño de la puerta y convertido en penalty, que tiró Soladrero. E l goal del Recreativo lo obtuvo Morita, al repeler un rechace de Soladrero a un castigo. Recreativo: L a r i o s Muñoz, M o r a n Santos, Pérez, Marculeta; Fernandito, Morita, jQampos, Bracero y Besti. Betis Balompié: Jesús; Aranda, Tenorio; Peral, Soladrero, A d o l f o T i m i m i López, ¡Velasco, García de la Puerta y Sanz. Auxiliaron al Sr. Gutiérrez, los liniers Espino y Rentería. -Discóbolo. Después del partido, los directivos del Recreativo se reunieron, acordando poner a la Federación Sur el siguiente telegrama: Vistas las circunstancias que concurren siempre en todos los campeonatos de A n d a lucía cuando puede perder algún equipo de Sevilla, esta. Sociedad, cansada de sufrir i n justicias, ha acordado retirarse del campeonato y darse baja en esa Federación. Ratificaremos por carta. -Recreativo. llevaron hasta la exageración- -hasta la avaricia muchas veces- -su afán de escamotear las bellezas del fútbol. Si aceptamos que es el Madrid el que de manera especial debe y puede dar otro aire a sus refriegas, tendremos que cargar a su cuenta la mayor parte de lo que ocurrió (de lo que no ocurrió, mejor dicho) en el encuentro del domingo. E l Nacional pudo sujetar al Madrid en el primer tiempo. Hasta el punto de que la l u cha aparecía bien barajada en el centro, equilibrándose además con la frecuencia i n distinta con que los dos ataques se arrancaban hacia la obra definitiva. Los blancos elaboran los corners contra sus contrarios con cierta facilidad; los corners son ataques malogrados. Y a la impaciencia se enseñoreaba de las graderías adictas a la casa, cuando tuvo la desgracia Moris de que un balonazo le rebotara en la mano. E s una crueldad excesiva castigar a un jugador con todo lo más que se puede castigar en fútbol, por el delito de no haberse cortado los brazos antes de salir al campo. Mientras gran parte del público se hacía lealmente estas reflexiones, H i l a r i o preparaba la ejecución de Machuca, en frío, y le ejecuaba con un tiro raso y bien trazado. V i n o la segunda parte, y con la segunda parte un poco más de salsa en la refriega. E l ataque madridista se hacía más profundo, más insistente y más fácil. Las alas comenzaban a funcionar. Se desprendió Lazcano de un centro impecable, y Moris, desorientado, remató a su propio marcó, con una d i ligencia y una velocidad que cualquier delantero del Madrid hubiese envidiado. E r a el segundo goal. N o quisieron los saeteros blancos que su victoria quedase a merced de la maledicencia, y momentos después de ese segundo goal, elaboraban Eugenio y Bestit, éste como realizador último, el tercer tanto del equipo, en una brillantísima ejecución de goal específico. Luego, nonchalance. U n a serie de corners contra el Nacional, y el Nacional, por último, que consigue comunicarse con las mallas por medio de un buen remate de Iglesias. E l tanteador señalaba 3- 1 a favor del Madrid, cuando las gentes comenzaron a desfilar hacia el problema del regreso. Ellas comenzaron a desfilar bastante antes de que terminara el partido. Se veía claramente allí que no podían ocurrir más cosas. Y naturalmente, no ocurrieron. Advertimos en el Madrid que Ciríaco y Quincoces se consolidan y van adhiriéndose al equipo; que la línea media debilita, por la cintura, y la vitalidad y la maestría del once, y que en la línea delantera se añora la falta de Olivares a l a hora de la firma. S i Lazcano sigue mejorando en la proporción que ha mejorado hasta ahora, es posible que llegue a estar más cerca de lo que fué que de lo que acaba de ser en estos últimos tiempos. L a reparición de Peña fué acogida con aclamaciones. Peña llevaba mucho tiempo sin jugar y no hizo todo lo que probablemente puede hacer cuando se le prepare mej o r pero tampoco dio la nota baja en las tres notas de la línea. Iglesias, que marcó el único goal del N a cional, fué el jugador que más merecía ese tanto. E l llevó casi siempre el ataque de los suyos y se destacó como Jo m e j o r del equipo; con Moriones, con Benítez y con Morris, a quien no reprocharemos aquellos aplausos irónicos con que acogió una decisión del arbitro, porque Morris, seguramente, ha prometido gue no lo harjj, rnás s 1 Es necesario que Espinosa prometa algo parecido. M. Equipos. Nacional: Machuca; Morris y Olaso; Sánchez, Iturraspe y Reyes; Calleja, Iglesias, Moriones, Benítez y Ortiz de la Torre. M a d r i d Zamora; Ciriaco y Quincoces; León, Bonet y Peña; Lazcano, Regueiro, Bestit, Hilario y Eugenio. Athletic de M a d r i d dolid, o 5; Valla- Madrid E n el Stadium de Vallecas j u garon el Valladolid y el Athletic de Madrid. Por las malas condiciones del campo, a causa de la lluvia, el juego fué pobre. E l Athletic dominó netamente durante todo el encuentro, marcando cinco tantos por ninguno de sus contrarios. E l Valladolid practicó un juego duro que no agradó a la concurrencia. Arbitró bien Hernández Areces, que tuvo que expulsar a López y Cuesta por mutua agresión. Iberia, 5; Castilla, o Zaragoza. Con escaso público, debido al mal tiempo, sé celebró el partido entre el Iberia local y el Castilla. Se puso de manifiesto la mejor clase del Iberia, que batió por cinco veces la meta de los del Castilla. Los tantos fueron marcados por Anduiza, Rolloso, Zorrozúa I I y Zorrozúa. I, que consiguió dos. El arbitraje de Kuntz no satisfizo, porque consintió las violencias de los madrileños. E l encuentro Sevilla- Racing de Córdoba, suspendido, se celebrará h o y Á causa del tiempo malísimo que hizo el domingo, se suspendió el partido de campeonato regional entre el Sevilla F C. y el Racing de Córdoba, que había de jugarse en el campo de l a avenida de Dato. TJicho encuentro se celebrará hoy, en el mismo campo y con las mismas alineaciones gue dimos. E l triunfo del Betis en Huelva da un mayor interés al partido Sevilla- Racing, pues para aspirar este club al segundo puesto necesita los dos puntos que, de gtro modo, no le hubiesen sido tan precisos. Arbitrará Hidalgo, del Colegie Sur. CATALUÑA Barcelona, 3; Júpiter, 2 Barcelona 26. Se preveía difícil este partido para el Barcelona y, efectivamente, lo fué. E l Júpiter ha llegado a formarse un buen equipo, cuya base es el juego rápido! y la energía en lo que influye la juventud y el poco peso de sus jugadores. E l campo de Las Corts se ha visto lleno por completo y ha habido mucha pasión y mucho entusiasmo entre los esp ectadores. E n este, ambiente los equipos han actuado con gran viveza, rindiendo ambos el máximo de sus posibilidades. E l partido lia tenido momentos de todo, de gran juego, técnica y espectacularmente- -los primeros quince minutos- -de m u cha fogosidad, destruyéndose las jugadas; uno y otro bando con ímpetu extraordinario, hasta terminar la primera parte y de mxmerosas interrupciones por accidentes 6 fouls en toda la segunda parte, cuyo juego fué francamente inferior al desarrollado en; la primera fase. E n los quince minutos buenos del matcH se vio actuar al Barcelona como en el partido contra el Español, es decir, jugando por todo lo alto. L a delantera barcelonista llegó infinidad de veces a la meta del Jú- piter, disparando contra ella soberbios tiros. L a defensa jupiterista se vio desbordada con frecuencia y entonces el meta Francas tuvo varias ocasiones para lucirse, parando. balonazos muy comprometidos. N o pudo evitar, no obstante, que entonces lograra el Barcelona dos tantos, ambos a consecuencia de corners muy bien tirados por P i e r a y Sagibarba, rematados por Ramón y Samitier, el segundo muy acrobático por el delantero centro barcelonista, que ha tenido una buena tarde, junto con Goiburu y P i e ra. Este, sobre todo, ha actuado notablemente, haciendo un derroche de ciencia. E n un encontronazo se lesionó Ramón, y el Barcelona jugó hasta el descanso con diez juglráores. Después, ya en plena segunda; CENTRO- CASTILLA- ARAGQN M a d r i d 3; N a c i o n a l i Madrid 26. Zamora tuvo el domingo último dos momentos geniales. E n el primer tiempo, uno; en el segundo, el otro. -En las dos ocasiones el quero iba decidido a la red, para reírse y bailar en el fondo de ella con esas patas y esos brazos de cucaracha que le añaden en estos casos los dibujantes ingleses. Zamora no quiso. Los backs estaban batidos; el público estaba batido. Pero Z a mora no estaba batido. Y las dos veces, el balón volvió al campo sin haber hecho carne. E n el marco del Nacional ocurrió más todavía. Allí, una vez H i l a r i o y otra vez Eugenio habían batido a los backs, al público y al goal- keeper. Todo batido, y, sin embargo, sin novedad. Cuando ya no quedaba nada para defender a un equipo, queda todavía la madera. U n marco inteligente y oportuno es lo que compensa a los clubs que no cuentan con Zamora, de la desgracia de no poder contar con él. Y he aquí, poco más o menos, todo lo que de heroico ocurrió en el partido M a drid- Nacional, durante el cual unos. y. otros
 // Cambio Nodo4-Sevilla