Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 29 D E O C T U B R E D E 1931. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G Creación de un Sanatorio central para atender a las necesidades de la M a r i n a dej guerra. Se aprueban definitivamente dos proyectos de ley referentes a las mecanógrafas del mi nisterio de Marina, y modificando dos artícu- los de la ley de 14 de octubre y el decretes de 18 de agosto sobre edades de retiro de los Cuerpos patentados de la Armada, SE DISCUTE AMPLIAMENTE REFERENDUM EN LA CÁAL M A R A- ÉL DICTAMEN RELATIVO N u e v o texto del dictamen relativo al referendum. V o t o particular del señor Castrillo. Suspensión de la sesión nocturna. N. de la R. -Por una avería sufrida en la comunicación telegráfica con Madrid, que nos ocasionó las naturales perturbaciones en la confección del número de ayer, dejamos de recibir oportunamente, entre otros originales de interés, las Acotaciones de un oyente correspondientes a la sesión del martes, y que hoy publicamos. te derechista, que la ley y la realidad le imponen? Suprimir la derecha equivale a hacer desaparecer en el mismo instante la izquierda. L a izquierda es tal precisamente en reía- ción con la derecha, y al proclamarse izquierdista decidido el Sr. Galarza no hacía otra cosa que contradecir su discurso y afirmar que la derecha existía. Estos absurdos nacen de una sugestión: la de creer que, no la historia de España, sino España misma, ha nacido el 14 de abril de 1931, y que, con la misma facilidad con que un decreto anula los anteriores, el cambio de régimen invalidó todas las esencias, todos los problemas y todas las modalidades de fecha atrasada. Pensar así es remedar a aquel pobre amigo mío, del que hablé hace tiempo en una crónica. M i pobre amigo fué atropellado por un automóvil en un paso de peatones, cuando estaba encendida la luz que mandaba detener los vehículos. Consciente de su derecho a atravesar la calle en aquel momento, confiado en el irresistible imperio de la ley, m i pobre amigo, apenas se vio bajo las ruedas del auto, comenzó a gritar, con las pocas fuerzas que le quedaban: ¡Esto no vale! ¡Está encendida la luz r o j a no vale el atropello! ¡Comience usted otra vez! Y no era válido: tenía razón, y n i aun el mismo chofer intentó contradecirle. Pero se murió. Su protesta consta en el acta de la casa de socorro. D e nada vale cerrar los ojos a la realidad n i anularla por decreto. H a y que contar con ella para gobernar o iremos dando traspiés incesantemente. Estamos legislando como si la inercia de la sociedad española pudiese cesar obedeciendo a un discurso o a un dictamen de una Comisión. Desatendemos los medios de transformarla y, cuando llegue el momento, veremos con pena que el obstáculo que creímos esquivar cerrando los ojos sigue allí como una verdad dura y fuerte, desentendida de nuestros párpados. W. Fernández Flores. P r o y e c t o de Constitución y (D e 3 a sesión del martes) A c o t a c i o n e s de u n oyente E n la minoría radical- socialista pueden citarse algunos hombres- -como el inteligente Díaz- Fernández, el bueno y culto B a r nés- -que se producen dentro de las previsiones de sus oyentes; pero se cometería una grave injusticia si se pretendiese arrebatar a ese grupo el mérito de haber hecho por boca de sus diversos individuos las afirmaciones más extraordinarias que se han formulado en todo el período constituyente. Después de hablar algunos de estos diputados, es fácil ver a otros, de aguda sensibilidad salir del salón con pasos inseguros y un leve extravío en la mirada piara pedir en el buffet una bebida reconfortante o para detener en los pasillos a un colega, a un ujier o a un periodista y preguntarle, con ese aire vago de quien ha sufrido una fuerte conmoción: ¿Quién soy yo? ¿A cuántos estamos? ¿Es éste el planeta Marte? Albornoz pidió una noche l a guerra c i v i l Baeza Medina censuró como una debilidad el dejarse convencer por un discurso, y, ayer, el Sr. Galarza, director general de Seguridad, tras de haber refrescado en nuestra memoria el recuerdo de su detención en l a Cárcel Modelo, sostuvo que la República no tiene derechas, porque es muy joven aún y no hd ¿tenido tiempo de surgir en su seno. E r a a propósito de la discusión del sistema unicameral, un asunto, importante, pero que no llegará, por ahora, a interesar al pueblo, que, en su mayor parte, desconoce el mecanismo de la función parlamentaria y deja que los constituyentes lo arreglen a su gusto, con tal de que le gobiernen bien. E n el debate hubo argumentos de gran variedad, análisis de los sistemas de otros países, una larga exégesis de la labor del Senado francés, hecha por el Sr. Alcalá Z a m o r a razones socialistas, razones de los federales... se apoyaba o se combatía en ellas a las derechas; pero nadie más que los radicales- socialistas se atrevió a negar que éstas existen. N o hay nada que conservar, no hay nadie que quiera conservar nada. Pero ¿habéis acabado ya con el capitalismo? Los graves problemas de ia Hacienda, ¿no son típicos de un régimen burgués? Esos propietarios que no pueden vender sus valores, esos comerciantes que amenazan con darse de baja en la contribución, esos industriales que ven disminuir los pedidos, ¿no son una realidad de tipo conservador? ¿Cuántas veces al día- no intervendrá el propio director general de Seguridad en la solución de problemas derechistas, en un sentido igualment La sesión de ayer Madrid 29. Se abre la sesión a las cuatro y treinta y cinco, con escasa animación en escaños y tribunas. E l ministro de Hacienda ocupa el banco azul. O r d e n del día Se aprueban los siguientes dictámenes: Reforma de la ley de 1920 sobre el cobro de haberes de los generales de brigada o asimilados del Ejército. Proclamación de D. Juan Companys J i ménez, como diputado por la circunscripción de Almería. LEA USTED Se yende en toda España ¡ü precio ¿le UNA PESETA Se poae a, discusión el artículo 50, qu dice así: ij E l Congreso de los Diputados se compon ne de los representantes elegidos por sufra- i; gio universal igual, directo y secreto. i ¡Se aprueba el artículo por unanimidad, shf ninguna discusión. Artículo 51. Dice el dictamen: Serán elegibles para diputados soV bre lo dispuesto en el artículo siguierw te, todos los ciudadanos de la República mayores de veintitrés años. sin dis- tinción de sexo ni de estado civil, qué; reúnan las condiciones fijadas por la; L e y Electoral. f L o s diputados, una vez elegidos, representarán a la nación. L a duración! normal del mandato será de cinco años contados a partir de la fecha en que fueron celebradas las elecciones ge- nerales. A l terminar este plazo, se renovará totalmente el Congreso. Los; diputados serán reelegidos indefinidamente. E s admitida una enmienda del Sr. T e rrero, por la que se agrega a la palabra Congreso del párrafo segundo, lo si- guíente: Sesenta días, a lo sumo, después de expirar el mandato o de ser disueltas las Cor 4 tes habrán de verificarse las nuevas elecciones. E l Parlamento se reunirá en los trein- ta días, como máximo, después de la elección. Es aprobado el artículo sin discusión. Artículo 52. N o podrán ser dipu- ¡tados los militares profesionales qué, no se hallen én la situación de retirados. L a L e y determinará los demás! casos de incompatibilidad de los diputados, así como su retribución. j Se rechaza en votación ordinaria una enmienda de los Sres. P i y Ar- suaga y B a r r i o bero, y se aprueba el artículo después dé una breve intervención del Sr. Pérez M a drigal Artículo 53. Será admitida sin discusión la renuncia al cargo que fuese presentada al Parlamento con la firma del diputado a quien afecte. A propuesta de los Sres. Alomar y X i rau, en un voto particular, la Cámara acuerda suprimir este artículo. Artículo 54. L o s diputados son inviolables por los votos y opiniones que emitan en el ejercicio de su cargo. Se desecha una enmienda del Sr. Cornide y se retiran otras y el artículo es aprobado. Artículo 55. L o s diputados no podrán ser detenidos, sino en caso dé flagrante delito. L a detención será comunicada inmediatamente al presidente de la Cámara. Si algún juez o tribunal estimara que debe dictar auto de procesamiento, lo comunicará así al Congreso, exponiendo los fundamentos que considere pertinentes. Transcurridos sesenta días, a partir de la fecha en que la Cámara hubiera abusado recibo del oficio corresppn 1
 // Cambio Nodo4-Sevilla