Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
primera prueba de que Inglaterra sigue siendo, eminentemente, el país de vida cómoda y fácil, prueba consistente; en un mensajero diminuto armado de lápiz, tablero e impresos para la redacción y envío de telegramas al interior o a l extranjero. E l niño acude y sostiene el tablero mientros escribo unas palabras, me da a elegir entre dos tarifas y se marcha con el dinero y l a misiva, sin entregar recibo. Véase cómo se simplifica la vida a la par que se hace un negocio; es toda una teoría de ia eficacia, desarrollada p r á c ticamente lástima que otras naciones no sepan aprovechar e! ejemplo. Pero nada hay perfecto. Este pequeño mensajero, admirable cumplidor de su deber, no sabe Geografía; conoce de memoria las tarifas para el envío de cablegramas, pero ignora que Málaga se encuentra en España. H a y que aprender Geografía- -le advierto- ¿n o sabes de dónde vienen las pasas? E l niño está excelentemente educado, pero quizá deficientemente instruido: puestos a elegir entre educación e instrucción, quizá convenga optar por la p r i mera. Los ingleses, en. general, están mejor educados que instruidos, a pesar de lo cual constituyen un país ejemplar en muchos órdenes- importantes de la vida, aunque no falte entre ellos quien tenga a Patagonia por n a c i ó n soberana. L o s vagones del tren que nos conduce a Londres resultan, por su tamaño, insignificantes al lado de los coches inmensos que hoy ruedan sobre casi todas las vías de E u ropa, pero son sumamente cómodos y hacen el viaje con gran rapidez y suavidad extraordinaria. Quizá lleven rodando un cuarto de siglo; reúnen las glorias y las imperfecciones del verdadero precursor. Sobré la mesa del pullman, en la que el silencioso camarero acaba de extender un té incomparable y suculento, hay un. libro de m á s de dos. cientas páginas, muy bien editado, por cierto; es, simplemente, un catálogo de los colegios de mejor categoría existentes en el Sur de Inglaterra, publicado por la Compañía ferroviaria de la región juntamente con la guia de algunos de sus servicios, los que resultan m á s convenientes para visitar dichos establecimientos. Habíamos llegado a olvidar que, en determinados países, hacen falta libros de doscientas páginas para anunciar los colegios de mejor categoría existentes en una sola región. E l x a m p o inglés, en este día de septiembre, mitad sol y mitad sombra, conserva la fragancia de sus verduras junto a la riqueza de los incipientes matices otoñales. Jugadores en algún que otro campo de golf; vacas y ovejas eternamente entregadas a la tarea de devorar pastos sabrosos, para servírselos a los hombres en forma de vitaminas la apacible vida de los pueblos que van quedando atrás. Nada hace creer que Inglaterra está a punto de abandonar el patrón oro. Esta Inglaterra campestre es la que m á s fuertemente despierta en el pecho de sus hijos el sentimiento del patriotismo; m á s que los gritos y los vítores que pueden perder en un día el sentido de las palabras que los integran, m á s que el tremolar de banderas, que a veces cambian de colores; m á s que la palabra patria inexistente en el léxico inglés y desconocida por ciudadanos que tanto aman a la suya, son escenas como éstas las que enardecen el patriotismo de los ingleses: el campanario de una iglesia coronar los árboles en que culmina una ladera; el repicar de unas campanas en el tranquilo ambiente rural; el recuerdo de las blancas figuras en un campo de cricket. L a estación de Victoria es el punto donde los viajeros que proceden del otro lado del Canal averiguan que el frac y el sombrero de copa no han pasado aún a la H i s toria. U n indio arrogante, la cabeza tocada por el turbante de vivos colores, es recibido ceremoniosamente por un grupo de i n gleses; quizá vaya a reunirse con el señor Gandhi, que pasó por esta misma estación para ir a sentarse en una mesa redonda, como hacían los caballeros del Rey Arturo. E n las calles adyacentes, los policías de L o n- Azsiivits si- rATRONAL MADRILEÑA EN LA SOCIEDAD LA ÚNICA. -Representantes de los sectores patronales del comercio reunidos con objeto de oír a la Comisión que ha tomado parte en las deliberaciones para fijar las bases de trabajo de la dependencia mercantil: admisión de, personal, escala de sueldos, duración del contrato, etc. (Foto Alfonso. ENTIERRO DEL CADÁVER DEL JOVEN MUERTO. POR DEFENDER A UN GUARDIA. -El suceso ocurrió, como se sabe, en la calle de Alcalá, esquina a Príncipe de Ver gara. Un detenido, apuñaló al joven Antonio Torres por defender éste al guardia urbano número 3 2 4 Antonio iba con su esposa, Püar Gomales. El herido falleció, y ayer tarde se verificó el entierro, desde el Dep. ósito Judicial: Asistieron al acto los guardias urbanos madrileños, y en la presidencia del. duelo figuraba el número 3 2 4 (Foto Duque. 1 ordenar la circulación; una ciudad en la que dres, que siguen cumpliendo con su deber el peatón sabe por dónde ha de ir tan bien admirablemente, como si hace algunos años no se les hubiese ocurrido asombrar al mun- como los conductores de automóviles, en la que cada cual conoce la ley y la respeta. do con una huelga, sonríen según es cosSólo así se puede llegar a eliminar el estumbre entre ellos, con un ojo puesto en el trepito sobrante en una cindad de ocho m i tráfico y otro en ia posibilidad de que surja ocasión para una broma. L a agitada vida- llones de habitantes, cosa muy en consonancia con el modo de ser y de vjvir de la nade la ciudad mayor del mundo fluye con ción que intensidad acentuada; los coches corren m á s ventar la inventó el orden poco antes de i n comodidad. rápidamente que nunca, pero sin que se oiga un klaxon, una bocina. Estamos otra vez en Luis ANTONIO B O L Í N una ciudad que ha realizado el milagro de Londres.