Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
r A B C. S Á B A D O 31 D E O C T U B R E D E 1931. EDICIÓN D E AND AlTUCIAVP AG. li guo, y seguramente no razonable, -como todo sentimiento; pero existía dentro de mí, y. el motivo de unos pasados días de lluvia lo ha lanzado al exterior y convertido en ese arquero irascible, -que tenía hasta- el límite la cuerda de su arce. -Gil de Escalante. hasta hoy casi desapercibidos; isa personalidad como director va afianzándose de día en día en constante e ininterrumpida proprA gresión. JCr W S J La parte central del concierto estaba dedicada a la Sinfcniotta del mismo Ernesto Es preferible mojarse Kalífter, dirigida por Federico Elizalde. Coruede asegurarse que en estos pasados mo toda obra en que se revela un genio, esta de que nr. os ¿ocupamos ha dado en poco, días de lluvia el diálogo eterno se habrá retiempo la vuelta al mundo, siendo hoy de petido persistente, machacón. Un número inrepertorio en todas las orquestas de Eurodeterminado de mujeres, al llegar ese mopa y América. Esta unanimidad de aprecia mento en que sus maridos les dicen cada día MUS! CALES ción es prueba clara de su intrínseco va- adiós, se lanzarían a preguntar, todas exlor, y por si ello no bastara, la crítica unátrañadas, como si la extráñeza no fuese pronime la elogió con frases de alto aprecio Sociedad Sevillana de Conciertos. Orducto de la sorpresa y sí de la costumbre: y admiración. Sin embargo, necesario era que alguien la atacase, si no a cara descuquesta Hética de Cámara- -Pero ¿vas a salir así... bierta, por lo menos embozadamente y de E l marido, en esta ocasión, no Pica Sugestivo por demás era el programa del manera capciosa: esta excepción era casi Para tal trance particular sabe el significasegundo concierto que esta admirable agrunecesaria para realzar más el valor de la pación nos ofrecía, tanto por las obras codo de la palabra así Así quiere decir obra en cuestión. mo por la presentación de un nuevo direcsin paraguas. No alza, pues, sus manos hasEl gran crítico a que nos referimos emtor, Federico Elizalde, cuyo debut esperáta palpar con ellas los bolsillos donde lleva pieza por notar desigualdades en la Sinbase con gran interés. E l éxito de éste sula cartera y el reloj para reparar un posible fonietta cuyo primer tiempo alaba Bin reperó en mucho las esperanzas de los que ya olvido. Pero como el paraguas es un chisme servas, notando en el último cierta vulgacreíamos en este nuevo positivo valor. que le molesta más aún que la lluvia ciudaridad encubierta con el ropaje de una adEn la primera. parte se nos ofrecía la mirable instrumentación. Aun admitiendo dana, se limita, á contesta- con ¿1 gesto un suite de Sueño de una noche de verano este cargo, que es gratuito, podríamos arpoco de través: de Mendelssohn, acaso la obra que con la güir que no conocemos sinfonía alguna en- -Desde luego. Voy a salir así. Aunque overtura de Hebriden más ha popularique la altura de las ideas se mantenga igual ma cale. ¿Es que no me, conoces de toda 3 a zado el nombre y la fama del gran maesal través de toda la obra. ¿Dejará de ser tro de Leipzig. Fresca, jugosa, de serena yida... obra maestra la Quinta sinfonía de Beeinspiración, es esta suite una maravillosa thoven, porque el último tiempo sea de una Yo, aunque no poseo una mujer previsovulgaridad que resalta a simple vista? ¿E s ra que vigile mis descuidos, pertenezco tammenos grande e inmortal la Novena con bién a ese género de hombres que odian coros, a pesar de las obscuridades del priel paraguas. Cuando llueve me pongo un mer movimiento y falta de unidad del seimpermeable y un sombrero viejo. E n caso gundo? Esto mismo sucede en todas las dé que la lluvia arrecie, me meto en un obras de gran extensión, aun en las del más portal, asalto un tranvía o detengo un taxi grande de los genios, que es Mozart. en su carrera. En último caso aguanto la Opone también Henry Prunieres, que es mojadura resignadamenie. Todo menos reel crítico en cuestión, la. mácula de la incurrir a ese absurdo cubrecabezas que se fluencia de Falla en la Sinfonietta Aparte de que sería cosa naturalísima en un llama paraguas, y que, no solamente permite autor de veinte años sufrir la influencia del mojarse a su portador poco más o menos, maestro, trabajo no pequeño costaría desigual que si no lo llevara, sino que sirve, cubrir dicha influencia en esta obra; mas por añadidura, para mojar un pí, -J 3 más clara la notamos en algunos tiempos de todavía a todos aquellos que le rodean. E l Sonatina Aparte que desde Beethoven, wSSm paraguas es antiestético y perturbador. U n en sus primeras sonatas dedicadas a Haydn, hombre con paraguas representa el peligro hasta el día de hoy, no conocemos ningún mayor para los ojos de sus semejantes. maestro en cuyas primeras obras no se note influencia ninguna. Nacer perfecto es Cuando avanza, su paraguas se enreda en cosa que repugna a la naturaleza, que nada el bosque no espontáneo de los demás parahace per saltum guas. E l tránsito se interrumpe, la circulaPor último, y para finalizar, cree ver JPrución se estanca, y el hombre, una. vez más, A. mieres en la obra de Halffter la misma maa causa de un armazón de varillas metálicas nera de Tommasíni al tratar los temas cubierta por un pedazo dé lienzo, se da scarlatianos en su ballet Dames de bonne cuenta de que ha nacido, naturalmente, humeur Es tan atrevida esta afirmación, torpe. que no debe hacerse sin pruebas, las cuales omite, y que de manera rotunda negamos. En realidad, el paraguas español no- tuvo Es más, creemos que el Adagio de la razón de ser nada más que en la época, ya Sinfonietta punto culminante de ella palejana, en que entre un sexo y otro sexo ra nuestro gusto, es página de tan altos existía una barrera poco menos que infranméritos, que no podría soñarla el autor queable. Y o únicamente guardo un buen reitaliano para cúspide de su obra total. cuerdo de cierto viejo paraguas que poseí La ejecución por parte de la orquesta FEDEÍSICO ELIZALDE, VISTO POR LÁFITA en mis tiempos de estudiante. Y no por lo fué soberbia, demostrando el cariño que siente por la obra de su director. Y ahora que significara en- cuanto a utilidad, sino síntesis dé lá obra total del autor de la unas palabras para Elizalde, que la dirigió por lo que me sirvió como pretexto. U n de Sinfonía Italiana E l único defecto de y le infundió vida y nervio. Nosotros senlicioso motivo para acercarse a las modisMendelssohn fué el no tener ninguno; su timos cierta emoción cada vez que nos academicismo exagerado, su pulcritud de tillas de los días lluviosos cuando salían de enfrentamos con un director de orquesta escritura y su método de suma rigurosidad su taller. joven como éste, pues nos hallamos frente en todo, hacían que no se permitiera a sí- -Jovencita: ¿Me permite usted que la a una incógnita, que se aclara a los pocos mismo volar en alas de la fantasía, ponienacompañe... compases. E l director nace espontáneamendo trabas y límites a su inspiración, dictánte, no es fruto de trabajos y estudios; con Era la frase protocolaria para iniciar el dose límites al desarrollo de la misma; allí éstos se afianza, adquiere la seguridad, dodiálogo, y debajo de aquel único simpático no falta nada, ni tajupoco sobra; es la meminio y actividad que da el conocimiento dida justa y exacta; claro es que con ello paraguas- -todo agujereado por cierto- -floíntimo de las obras, mas a ello hay que pierde mucho la fuerza pasional y emotirecieron unos idilios a los que debo la gratiañadir el temperamento necesario para que, va, que para ser tal debe liberarse de toda tud de no haber llegado nunca a penetrar siguiendo las espléndidas y magníficas tratraba académica. E l buen día en que hizo en esa absurda ciencia de las Matemáticas. diciones, no deje por ello de ser un audaz caso omiso de todo esto, nos dio aquella en la medida necesaria para, sin dejar de ¿Ahora. ¡Bah, ahora el paraguas no maravilla inmortal que es el primer tiempo ser fiel y escrupuloso, conseguir los efectos es necesario como medio de aproximación... del Concierto en mi menor para violín necesarios a mantener la emoción en el Por ello los muchachos actuales lo desde- y piano. La interpretación que mereció dipúblico. cha obra fué digna del mayor elogio; Halffñan evidentemente y se exhiben, imperturbaNos falta conocer a Elizalde en la interter hizo resaltar cuantas bellezas atesoran bles, bajo la lluvia, con su pítima con su pretación de los clásicos, pero lo que- en las inmortales páginas, presentándolas con checo o con su trinchera Ahora el caél oímos, ayer tarde, nos demuestra llevar nítida claridad. y haciendo resaltar efectos minito es llano para el hombre, y cada vez dentro un gran temperamento, una autorilo será más, y? qae la mujer avanza y avandad suma, y un sentido del ritmo que le augura grandes y sonados triunfos en esta za en la conquista de tocio derecho. rama del arte. Fué ovacionado con calor, No aspiro a que esta flecha, disparada des ¡Lss giifWKB 4 ses S 6 prsteca les pues dio vida y calor a la Sinfonietta de las columnas de un periódico, vaya a dar detallando a perfección los pequeños trazos, en el blanco del paraguas y lo destroce con olvidar obra. p r e s e s! siási ei sinOrquesta la línea grande dé laaplaudidos un ruido de seda que se desgarra. He exy directores fueron puesto únicamente mi opinión particular, con entusiasmo. Lo merecieron en justicontraria al uso del paraguas. Odio antiees! a p e a é i á ü g B i a p á g i n a cia. -E Di s D C 1 I EI. DRA O oD S N FORMACIONES