Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL CONVENTO DE SAN FRANCISCO, DE LA ALHAMBRA, RESIDENCIA DE ARTISTAS piración instintiva, que es un trasunto r a cial de aquella olra, que ilumina todavía l a obra indeleble de las eeneraciones pasadas de artesanos anónimos, diestros v laboriosos, que acumularon nuestros tesoros plásticos. Fué aljama suntuosa, de fantástica riqueza, con mil lámparas de plata colgantes de su leclius de a i r o sa laceria, tachonados de estrellas de nácar, alumbrando la filigrana de sus muros y arrancando metálicos destellos de l a rica policromía de sus bellos mosaicos vidr J a d o s F u e venerable monasterio franciscano, fundación de los R e y e s c o n q u istadores, que asi cumplieron su promesa de consagrar a San Francisco el p r i mer convento de G r a nada e n ti mismo l u- FACD. ADA PRINCIPAL D E L C O N V E N T O D E SAN FRANCISCO, E N L A ALHAWIÍRA, H O Y RESIDENCIA D E PINTORES L U arriba, en l a A l h a m b r a enclavado en el secano- -calva absurda en la triunfante cabellera esmeralda del recinto- -había unas ruinas desmanteladas, y en ellas los arcos esbeltos de un palio renacentista mentían las leyes de la gravitación en un milagro de e q u i l i b r i o v a rios muros ofrecían a l a admiración del artista y a l a c u r i o s M a d insaciable del i n vestigador preciosas huellas de ornamentación árabe, y, en el s u d o en u n lugar recatado de lo que fué iglesia cristiana, un boquete de metro y medio de l a r g o por uno de profundidad provocaba, c o n su oquedad empolvada de tumba vacía, la emoción de los contados turistas, míe abandonaban l a r e a l i dad aún espléndida y pujante del palacio nasarila para recorrer aquellos Jugares de desolación: hablamos del convento de San F r a n c i s c o de la A l h a m b r a de los restos de su sóida árabe, manzana de l a discordia de arqueólogos y eruditos, y de l a que fué primer huesa de doña Isabel I l a C a tólica, señora Reina de Castilla. 1 M a r a v i l l a del esfuerzo mancomunado del ingenio y del brazo, de l a técnica inspirada que dicta y de l a práctica fundamental que p o s i t i v i z a l H o y cJ concierto arquitectónico de las masas lia recobrado su estética a r monía, impera de nuevo tí r i g o r de la plomada, y las mano ágiles del artificr modern o han rc- rurcido con h i l o t r r s i u c o el encaje sutil que cubría a trozos la desnudez m a l trecha de los viejos aredones moriscos. L a obra de consolidación y restauración del monasterio de S a n Francisco, de la A l h a m b r a ha sido un éxito fc- Üz de su arquitecto, T o r r e s B a l b i s y de esos h u mildes obreros granadinos, que ponen en su trabajo primorosas perfecciones, 0 1 ins- A L A S A L E T A ÁRABE, Q U E F O R M O P A R T E D E L A TEMPLO ARARE ALJAMA DE LA ALHAMBRA, SUNTUOSO F U N D A D O POR ALUAMAR
 // Cambio Nodo4-Sevilla