Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. D O M I N G O í D E N O V I E M B R E D E 1931. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 1 NF O R M A G I O N E S TEATRALES E n Madrid En Fontalba: La melodía del jazzband N do l a R. -Por l a hora- -cerrada y a la edición- -en que nos fué transmitida l a siguiente información del estreno de l a comedia L a melodía del jazz- band del i n signe comediógrafo D Jacinto Benavente, nos fué imposible darla a conocer a nuestros lectores en el numero de ayer. Madrid 31, 4 madrugada. Así como por debajo de l a estrepitosa algazara de una orquesta de jazz el oído atento y sensible puede percibir la melodía pura, que en aquel bullicio se amadriga, como recelosa y ajena a l a ostentación, así en u n corazón de mujer descarriada se oculta a veces, por, debajo del rumbo y las gallardías y locuras exteriores, u n punto inmaculado da bondad. N i siempre se oye en el jazz la melodía, ni del corazón humano salen siempre a la superficie los generosos frutos velados por el desenfreno de una vida proyectada hacia l a satisfacción del lujo y de todas las vanidades. He a h í explicado el título de la ultima comedia de Benavente, que anoche se estrenó, con el m á s feliz de los éxitos, en el teatro Fontalba. Su protagonista, Lucila, encarnada en Carmen Díaz, aparece en el breve prólogo del cabaret en charla do despedida con el hombre a quien ama, Pepe Tomillar, señorito tronado, que veranea, como ella, en u n playa de Francia. U n a vida de despilfarros y despreocupaciones le ha t r a í d o a l a ruina y le coloca en situación de tener que cumplir con el precepto bíblico, ganándose humildemente el pan de todos los días con el sudor de su frente. Pepe Tomillar, que es un chico despejado, generoso y noble, trabajara como u n hombrecito, y en su nueva vida r e n u n c i a r á a la mujer con quien gastó parte de su fortuna, Lucila, una señorita alegre y de m u cho tronío, que sufre el destino trazado por su propia madre. No hay m á s remedio. Cada cual por su lado; él, a trabajar, y ella... Ella- -acaso- -a buscar amparo en l a bolsa repleta de Sabino Montero, hombre de mucho rumbo, casado y encandilado por los ojos y las hechuras de l a señorita del cabaret L a cual- -hay que advertirlo- -ha conocido, por gracia de sus amores con Pepe, una tertulia desordenada de artistas y escritores bohemios donde limó sus aristas y aprendió algo de letras y de mundo. Aprendió t a m b i é n un soneto. ¿Cómo decía aquel soneto? T ambos, Pepe y L u c i la, eovcan entre el bullicio del jazz- band atronador l a vida aquella, desenfadada. Del collar de las horas so desgrana... X poco a poco v a saliendo el soneto del fondo inmaculado, donde yace dormida por el estrépito l a dulce melodía de u n alma generosa de mujer que ama de veras. Y el prólogo concluye tristemente. Y l a vida sigue. Pepe Tomillar se hace conductor de t a x i en Madrid. Se casa y tiene una hija. Lucila se une, en efecto, a l rico Sabino Montero, hombre sin voluntad y dominado por ella, hombre de esos que pagan y soportan los ataques del histerismo reacio. Y ocurre que uri día Lucila, a l i r a pagar un taxi se encuentra de súbito con su ex novio, con Pepe. No h a podido olvidarlo n i un instante. Como Petrarca a Laura, y el Dante a Beatriz, Lucila adora a Pepe en el recuerdo con mayor vehemencia, s i cabe, que en l a realidad pasada. Pero Pepe, casado y con una hija, no le pertenece ya; la razón p o n d r á un freno a l a pasión remota y latente. Hasta a, quí l a comedia sigue un curso amable y sencillo, quebrado a ratos por l a intervención de tipos episódicos y asainetados, de l a m á s donosa acuñación benaventiana, con u n diálogo alegre, vivaz, e incisivo, en que, como es vieja costumbre en el ilustre escritor, verbenean las alusiones críticas a l a actualidad. E l público, muy sensible ahora a este género de alusiones, la 3 ríe y corea, corno en una manifestación política. E l ingenio de Benavente brilla, sobre todo, en las frases de doble intención, que, sin desviar el diálogo y acomodándose a él, asestan a un blanco ajeno a l a comedia. (Benavente no opina, como Bernard Shaw, que la crítica de las costumbres sólo debe hacerse en el teatro cuando se ha de afrontar l a hostilidad del auditorio. Y l a comedia se adensa, en l a segunda mitad del acto segundo, con u n problema psicológico. De psicología del amor. Decía Valera que l a pasión amorosa se extravía fácilmente cuando se emplea, m á s que en lo puramente material, en lo sobrepuesto y artificioso. L a heroína de L a melodía del jazz- band lo desmiente. Pese a todas ¡as convenciones, a l freno de l a razón y a l a ausencia, de lo puramente material L u cila sigue amando, como antes, a Pepe. Con un amor que se disfraza de ternura hacia l a hija y l a esposa del amado. Pero también con una fortaleza que, a la postre, se impone, no sin el concurso y l a colaboración de los demás, que, recelando lo que hay en ella de amor verdadero, de amor puramente material espolean, sin saberlo, su voluntad hacia el desinterés y despiertan l a melodía de su corazón en u n interesante y soterrado proceso psicológico, que concluye dando la victoria a l a razón, manifestada en generosidad y nobles sentimientos. Benavente se limita a ofrecer a los espectadores la expresión externa de este proceso psicológico, sin hacer, como suele, l a psicología de sus personajes, y así resulta que su última comedia es, por l a forma, una de las m á s sencillas y agradables que han salido de su pluma. Citaríamos para demostrarlo varios pasajes. Pero el m á s característico es l a escena del acto tercero, en que. Lucila, inconscientemente, va repasando, con amoroso deleite, los recuerdos amables del idilio, como s i todavía, pese- a la separación definitiva, en lo material fueran realidad y no añoranza. E s una fuga de lo que llamamos ahora el subconsciente. Carmen Díaz, que en l a temporada última logró en Madrid su consagración definitiva en obras t a n dispares como Siegfried y L a de los claveles dobles obtuvo anoche un triunfo, si tan importante como aquéllos, m á s cordial y voluminoso en su díteriorizaeión. Dio a l tipo de L u c i l a una interpretación inteligente v comprensiva, que abarcó todos su vanados matices y lo- gró en las reacciones cálidas infundirle aliento, ímpetu y dignidad. Rafaela Satorres, admirable de garbo y naturalidad. Si- mó- Raso, en un papel de portero con lee turas, provocó en diversas ocasiones l a h i laridad del público, -que parecía pendiente de sus frases. Una de ellas, que aludía evl- dentemente a la facilidad con que un h o m i bre puede convertirse en ministro de Ha- eienda en E s p a ñ a produjo manifestaciones de carácter político, que no hubieran agradado mucho a Indalecio Prieto s i a ésta se le hubiera ocurrido anoche pisar el teatro del m a r q u é s de Fontalba. Vicente Soler y Rafael Bardem se distinguieron también en l a interpretación de l a comedia. E l público pidió con reiteración l a presencia de Benavente en el escenario; pero el autor no quiso anoche asistir a su nuevo éxito. Carmen Díaz agradeció, llorando, las manifestaciones afectuosas de que fué objeto. -L. C. Madrid 1, 2 madrugada. Ayer se celebró en el teatro de l a calle de Barquillo un simpático homenaje a Serafín y Joaquín Alvarez Quintero, con motivo de la cincuenta representación, a teatro lleno, de E l peligro rosa E l público aplaudió como el día del estreno, e hizo objeto a los ilustres comediógrafos de cariñosas manifestaciones. En el María Isabel. La cincuenta representación de El peligro rosa Cartelera sevillana Teatro Lloréns. -Cine sonoro. Sistema Wertern Electric. A las. cuatro, y de ocho y media a una, Bombay, puerta India y ¿Conoces a tu mujer? Vermouth extraordinario, a las seis y media, Noticiario Fox Bombay, puerta India y ¿C o n o ces a tu mujer? Verdadero éxito. E n español. Teatro Cervantes. -Cine sonoro. A las tres y media, Infantil, con regalo de j u guetes. A las seis, vermouth, E l presidio A las ocho y media y diez y tres cuartos, E l presidio Para el lunes: A las seis, estreno, L a pecadora A las ocho y media y diez y tres cuartos, L a pecadora P a t h é Cinema. -A las tres y media, a las seis, sección vermouth, y ocho y media a una, E l proceso de Mary Dugán por María L a d r ó n de Guevara. Lunes: E l proceso de Mary Dugan Cartelera madrileña Comedia. Mi padre Lara. Don Juan, buena persona Calderón. (Compañía Pino- Thuillier. Los Keyes Católicos y Don Juan Tenorio Fontalba. (Carmen Díaz. L a melodía del jazz- band Zarzuela, (Compañía García L e ó n- P e rales. L o s hijos artificiales y Don Juan Tenorio María Isabel. El peligro rosa Victoria. La musa gitana Alkásar. Todo Madrid lo s a b í a Cómico. (Compañía Loreto- Chicote. Y La cursi del hongo Compre A P A R T A D O 653. -M A D R I D usted por gasolina. Estufas, hornillos y lámparas de alumbrado, de 25 a 750 bujías. Catálogo gratis. OASA nAOROEN. 9, Madrid. COT ÍCTJRS L a Asociación General de Retirados del Eiército y Armada admita hasta el sábado, a ¡as doce de su mañana, pliegos para concesión de los servicios de restaurante y ambigú en su domicilio social Preciados, 17, entresuelo y principal. Los pliegos se presentarán en las oficinas: P i y Margal! 18, Madrid, ¡rasa p s s e á a eiB Ceuta, Tánger, Laraohe, Casa olanca. Con magníficos ómnibus í Bussing pullman. Enlace con los vapores a Ceuta, Tánger y Gibraltar. Sevilla- Cádiz- Cádiz- Seyiila, en combinación con los expresos y rápidos de Madrid. Salida para Algeciras, 7 m a ñ a n a para Cádiz, 10 mañana, 9,45 noche, de Gran Capitán, 12. Teléfono 226 SW, lío- Cádiz, 5 maüana, 3,30 tarde, de! café Si Nombre A
 // Cambio Nodo4-Sevilla