Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 4 D E NOVMBRE. 931. N U M E R O S U E L T 0 1 0 CENTS. K K D ACCIÓN s P R A D O DIARIO ILUSTRADO. A Ñ O VIGESIMOSEPTIMO N U M E R O 8.982 El presidente del Consejo opina sobre varios asuntos políticos DE ¡S A N S E B A S T I A N S U S C R I P C I O N E S X A N U N C I O S MUÑOZ O M V B C E R C A N A A T E T O A N SBVIIJIiA E l jefe del Gobierno, antes de que la sesión comenzara, habló con los periodistas, quienes le preguntaron si el Gobierno tenía formada opinión respecto a futuro presidente de la República. Contestó que es muy difícil predecir e l nombre, ya que el acuerdo ha de ser exclusivamente de la Cámara, según la Constitución. El ofrecimiento L o r informadores insistieron en que el L a reunión del Gobierno en Lhardy, i n nombre que suena más para ocupar el cargo teresantísima por sus acuerdos políticos, t u de jefe de Estado, es el de D Alejandro L e vo una derivación que pasó inadvertida parroux. ra los informadores, pero de cuya importan- -Todas esas son conjeturas- -interrumpió cia juzgará el lector. el Sr. Azaña- L a verdad es que no se sabe; A las diez de la noche llegaron a l dominada. cilio de D Niceto Alcalá Zamora los minisLa respuesta del señor Alcalá Se le preguntó también si la comida en tros de Trabajo, Instrucción Pública, E c o la Embajada francesa había tenido algún, Zamora nomía y Comunicaciones, señores L a r g o interés político y si se trató en ella de l a Caballero, Domingo, Nicolau y Martínez Creemos que el Sr. Alcalá Zamora no acción de Francia y España en Marruecos. Barrios. consideró prudente contestar en el, acto a- -L a comida, dijo el Sr. Azaña, ha careciInmediatamente pasaron al despacho del los ministros que le visitaban. Entendía que, do de todo interés. Después de ella- hemos teSr. Alcalá Zamora, y sostuvieron ccn éste no hallándose conforme con determinados nido un cambio de impresiones sobre las una conferencia que duró, aproximadamenartículos de la Constitución, que había comobras públicas a realizar en la zona del batido con toda la energía de que es capaz, te, dos horas. Protectorado. N o se habló de otra cosa, y no era el más indicado para ocupar l a preL o s ministros llevaban el encargo del muchísimo menos de política internacional. sidencia de la República. Debieron insistir Consejo de ofrecer al S r Alcalá Zamora -Y el decreto de incompatibilidades, ¿lo tanto los ministros, y sus argumentos hala presidencia de l a República, próximo el tiene usted ya redactado? cer tanta mella en el ánimo del S r Alcalá día en que l a Cámara ha de dar sus sufraZamora, que éste vaciló y puso como con- -E s a es cosa que está aún en el telar, gios al nuevo jefe del Estado. dición indispensable para dar una respuesta porque es preciso reunir muchos datos y exaL a designación de los consejeros para que le dejaran consultar con sus amigos pominar aspectos muy diversos. cumplir el encargo no debió hacerse de un líticos, los diputados que forman l a minoría Acerca del decreto de funcionarios el semodo caprichoso, porque representan las progresista. ñor Azaña insistió en sus puntos de vista. fuerzas parlamentarias más numerosas de Manifestó que es necesario acometer de una las Constituyentes. A s í los ministros menClaro es, que en ello no vieron inconvevez este problema, pues los Gobiernos antecionados podían ser considerados como geniente alguno los ministros, y se despidieron nuinos representantes de las minorías sodel S r Alcalá Zamora, pesarosos de que en riores, cada vez que tomaban una resolución era para que la cuestión se agravara. el acto no hubiera aceptado, pero con la cialista, radical- socialista y catalana. -E s preciso- -añadió- -que los funcionaesperanza de que sus amigos le convenceIgnoramos, como es natural, Jos términos rían. rios estén bien ictribuídos, pero que rindan en que la conferencia hubo de desarrollarse. al Estado una utilidad superior a la de hoy. Las cinco personalidades reunidas han guardado una reserva impenetrable, y del misLa minoría progresista se reunirá Y o quisiera que las clases humildes e inferiores tuvieran sueldos, superiores a los acmo modo los restantes miembros del G o mañana jueves tuales en un cien por cien. bierno. Hemos procurado conocer l a opinión de Pero si no podemos llegar a ello, sí l o destacados miembros de la minoría progreAntecedentes graremos en los presupuestos, que sus emosista. Como no les ha sido planteado todalumentos aumenten mucho. Sobre todo hay Hasta que comenzaron los grandes debavía el problema por el S r Alcalá Zamora, que huir del señoritismo en l a administrates parlamentarios alrededor del texto consreservan su opinión. Nosotros creemos, sin ción. E l funcionario debe convencerse de, titucional, fué considerado el S r Alacalá embargo, que todos han de considerar el que contrata un trabajo remunerado con el Zamora como candidato indiscutible a la pre- ofrecimiento honrosísimo para el S r A l c a Estado, lo mismo que hacen los proletarios sidencia de l a República. E n sus primeras lá Zamora, y aun pudiéramos añadir que en las fábricas y talleres, y deben rendir la; intervenciones, desde los escaños de l a minojuzgan que no hay opción para éste, si se misma utilidad que éstos. ría progresista, oponiéndose a l derrotero extrata de un interés vital para la República. Además, en unos ministerios sobran emtremista de l a Cámara, vaciló l a fe de los De cualquier modo, mañana, jueves, se re- pleados y en oíros faltan, y es preciso h a que unánimemente reservaban sus sufragios unirá l a minoría, en la Cámara, con el secer una distribución más justa y equitati para el entonces jefe del Gobierno. ñor Alcalá Zamora. Este ha juzgado que, va que la actual E n cuanto a los temores soE l discurso del S r Alcalá Zamora sobre democráticamente, el pleito debe ser fallado bre la posibilidad de que los excedentes forel artículo 24 de l a Constitución, el que oripor sus amigos políticos, y a ellos entrega zosos en su reingreso vayan a departamenginó después l a crisis total, y por último el la resolución. tos distintos del que ocuparon antes, son i n que pronunció para defender el sistema b i fundados. Cuando termine una excedencia ¿L a aceptación posible del Sr. Alcalá Z a cameral con el anuncio de una campaña remora tendrá mayor trascendencia que l a pro- forzosa, el funcionario volverá a su minisvisionista, lo hicieron incompatible, a juicio terio. pia de una elección de jefe del Estado? de numerosos diputados, con la presidencia Terminó el S r Azaíra su conversación de l a República. S i había de solicitar l a re ¿Significará la posibilidad de los artícucon los periodistas, diciéndoles que iba a visión de l a Constitución, no era el señor los adiciónales a l a Constitución, que el setratar con el S r Besteiro de diversos punAlcalá Zamora el presidente ideal para hañor Alcalá Zamora propone, y que puede tos relacionados con los acuerdos que el Gocerla cumplir. suavizar los acuerdos extremistas del texto bierno adoptó en sus anteriores Consejos. constitucional? E n el Gobierno, sin embargo, el propósito Nosotros, nos limitamos a la información, de proponerlo para l a jefatura del Estado, El partido radical y Ja Presidencia persistía; y entre otras razones pesaba en el sin sacar de ella consecuencias de ningún género. ánimo de los consejeros la consideración de de Ja República que el S r Alcalá Zamora había sido el creaDesde primera hora entre los grupos da iEA U S T K D dor del régimen y de que, hombre absoludiputados se comentó mucho ¡a posible de. tamente leal, acataría y haría cumplir la signación de D Alejandro Lerroux para Constitución votada por el Parlamento, si la Presidencia de l a República. LA SITUACIÓN POLÍTICA Y PARLAMENTARIA D o n N i c e t o Alcalá Z a m o ra, futuro presidente de la lica éste decidía votarlo para l a primera magistratura nacional. También trabajaba mucho en el ánimo de los ministros la creencia de que el primer presidente de la República, tenía que ser un hombre esencialmente político. Repasados nombres en los anteriores Consejos de ministros, éstos, por unanimidad, y desde luego con el voto entusiasta y expreso de don Alejandro Lerroux, convinieron en que debía hacerse el ofrecimiento al señor Alcalá Zamora. Los ministros delegados habían de desvanecer los recelos del ex presidente del Consejo, y convencerle de que la República! o necesitaba en el puesto, porque poseía las cualidades indispensables de tacto y equilibrio para poner en marcha la Constitución. v
 // Cambio Nodo4-Sevilla