Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC E N FRONTERAS ESLAVAS También nosotras I l A, Algunas apreciaciones y comentarios de intelectuales femeninas, socialistas- y republicanas dejan entrever que fueron rozadas por el aleteo frío de la decepción. Las elecciones a Cortes Constituyentes han defraudado sus aspiraciones sufragistas, y en este sentido son m á s irrazonables las restricciones de la República que las de l a Dictadura, puesto que la ¡República a r r e b a t ó a la mujer su derecho ciudadano al voto. Se explica que una. Dictadura de existencia accidental maniate la libertad política femenina a cambio de dejarla hablar en una Asamblea alternando con profesionales del gobernar y del desgobernar, pero que una República de trabajadores, democrática y l i beral, vacile en inte grar a l a mujer al ejercicio del sufragio- -que es como dudar de su capacidad de administradora y de su consciente responsabilidad- -sería injusto, autocrático e intolerable. ¿No soy feminista que prefiere a la mujer enardecida en las querellas políticas en vez de cumplir su misión de paz y de abnegación silenciosa en la familia, pero algo ha cambiado en E s p a ñ a si no su conciencia n i su carácter, de cierto ha cambiado la mentalidad de la juventud y la actitud de las masas. Pues la transformación social de E s paña es un hecho, no ha de permanecer a l margen de esa t r a n s f o r m a c i ó n el sexo femenino. U n proceso de adaptación paralelo a otro de íntimo descontento mueve el alma de las españolas y no se ha de, amordazar a unas en tanto hablan libremente las demás. E l subterfugio republicano que imperó en las elecciones a las Constituyentes, l a perfidia de hacer a la mujer elegible, pero no electora, caerá hecho polvo en los anales de la reivindicadora Constitución, y no quedará relegada la mujer sin voz ni voto a las puertas del Congreso, obsequiada con aromáticos caramelos si es que no los ha suprimido el austero régimen actual. E n su día h a b r á elecciones generales y participarán en ellas, no únicamente mujeres republicanas y socialistas, sino también otras candidatas a intervenir en la plena campaña legislativa de su Patria. L a República no es exclusiva ds los republicanos; ha de ser l a Institución tutelar de todos los españoles, y a todos, amparados por la ley del sufragio, les asistirá el derecho de cooperación parlamentaria. ¿Q u e la mujer española no se encuentra preparada al ejercicio de ese derecho? T a m poco lo están en totalidad los hombres que votan. ¿L a mujer no está preparada? Sí y no. L a s masas ateas, las socialistas y republicanas como las católicas no lo están, pero quienes las g u í a n y representan lo están especialmente. S i en los sectores de izquierdas hay mujeres aptas a la cooperación gubernamental, también abundan en otros mujeres de preclara inteligencia y santa voluntad, instruidas en las Universidades y con la experiencia de fecundas obras sociales; mujeres que han de servir a su P a t r i a defendiendo los postulados básicos de la sociedad y l a independencia espiritual m á s pura. H e de repetir que ha sonado la hora del despertar de las mujeres españolas y, que de ellas depende cómo ha de ser E s p a ñ a trasrevolucionaria. Ninguna de nosotras está eximida de cumplir su deber en la obra del bien y del progreso nacionales. Sin odios sectarios, sin estridencias de represalias, defienda cada cual su heredad, sin olvidar que son colindantes las unas de las otras en el suelo común, y que si el fuego de la devastación prende en cualquiera de ellas no se salvará del cataclismo ninguna. SOFÍA Arriba, un momento de las finales de campeonato de tennis jugadas ayer tarde en el Padilla T. C. En silueta, los Sres. Parra y San Miguel, clasificados los primeros en la marcha por montaña organizada por el Club Alpino. Don José Parra (x) ganó la copa que había donado para esta carrera el presidente del Consejo de ministros. (Potos Alfonso y Albero y Segaría. CASANOVA Polonia. octubre. 1931.1
 // Cambio Nodo4-Sevilla