Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ne una sonrisa que vale muchos dólares á la semana. Y Rosita Moreno posee el encanto español junto con esa cosa intrépida, audaz, de civilización nueva que distingue a la mujer yanqui. A l lado de ellas, Rosita Díaz, en quien yo, personalmente, tengo mucha confianza, es l a ternura, 3 a feminidad, la suavidad. Tres mujeres muy distintas, como usted ve. Desde luego, las m á s bonitas del estudio. M á s que las francesas. M á s que las italianas, demasiado trágicas con su juego de cabellos negros sobre la piel blanca, como luminosa... M á s que las suecas, que parecen todas primas de Greta Garbo. Y los hombres no se quedan a t r á s Roberto Rey es todo un as de cine. ¿M e z cla de Richard Barthelmess, de Chevalier- -L a s k y le bautizó con el nombre del Chevalier e s p a ñ o l -de N o v a r r o? Y o no lo sé... L o que sí sé es que las chicas le escriben un buen puñado de cartas todos los días. L o c u a l quiere decir que el que las gusta es Roberto Rey y no sus posibles antepasados de cine. Y Ricardo Núñez- -el galán de Imperio Argentina en La hermana San Sulpicio, recientemente incorporado a la Paramount- -es otro hallazgo. E l día antes de marcharme v i en el estudio su primera película: Las noches de Porí- Said. Formidable... tro o cinco días, corren en el hipódromo de Vincennes, a espaldas del sitio en que fusilaron a M a t a- H a r i E s decir, que Joinville está dominado a medias por los jockeys y las vedettes de cine. Curiosa coincidencia. E n el fondo, todo es uno y lo mismo. E l cinc es también una carrera al trote. N o hay tiempo de descansar. L a vedette- -imagínese usted lo que le o c u r r i r á al comparsa- -está maquillada a las siete de l a maña- na. A las siete y media, tout la monde sur le platean! E s l a voz de alarma. Todo el mundo a trabajar. A las doce, una hora para el almuerzo. P a r a el frugal almuerzo, porque la vedette tiene que cuidar la línea. Camila Horn- -fina, alta, rubia, sin cejas, con su aire fatal de. cocainómana- -suele a l morzar un plato de espinacas y una manzana de California. E s o sí, su cintura es la más estrecha de J o i n v i l l e un record. Y después del almuerzo, toda la tarde en el estudio, con el tormento del maqiúüage, bajo los scoops que deslumhran, frente al metteur en scene, que no suele ser un hombre amable. A las siete o siete y media se ve en l a sala de proyección el trabajo del día anterior. Y entonces hay que repetir siempre alguna escena que no quedó bien. E s decir, se come- -otro plato de espinacas- -y se empalma el trabajo hasta las dos o las tres de la mañana. Y esto a diario, durante él mes que, aproximadamente, viene a durar la realización de una película. E s un trabajo de agotamiento. Naturalmente, la vedetietipo tiene que buscar una. compensación. Camila H o r n recurre a la cocaína. Otras -como Betty Amann, por ejemplo- -recurre a paraísos menos artificiales. ¡Esta Bet. ty A m a n n! Desde que la v i en Asfalto pensé en ella como en una musa imposible y lejana. Si yo fuese capaz de enamorarme de alguien, me hubiera enamorado de Betty. Pues bien: cuando la T aramount me envió a Londres para escribir el diálogo de El hombre que asesinó, lo primero que encontré en el estudio fué la sonrisa de Betty Amann. Había cambiado mucho desde que hizo Asfalto. Incluso otro peinado: en vez William Powell y Car ole Lomba rd en la intimidad de su hogar de California, después de haber pasado la luna de miel en. JJ onolulu, sitio preferido por los artistas del cine- ma norteamericano. Powell, el famoso ex villano, ha interrumpido sus vacaciones en el paraíso hawaiano, obligado por los contratos pendientes y su deseo de ayudar a la bella taróle a conseguir el estrellato de la pantalla. (Foto Ortiz. ¿R e g r e s a r á usted prorito a P a r í s? -Y o pasaré dos meses en M a d r i d Tengo que preparar, con destino a la Paramount, el plan de trabajo de las veinticuatro pelíc u l a s absolutamente españolas que vamos a hacer en Joinville a partir de enero. H e dicho absolutamente e s p a ñ o l a s y no miento. Claudio de la T o rre, ese fino escritor que rige los destinos españoles de Joinville, quiere acabar con el sistema de las, versiones. Se acabaron las versiones. Y esto se José Luis Salado, escritor español que reside en París, dedicado a las actividades cinematográficas, se encuentra actualmente entre nosotros y nos ha hecho las interesantes declaraciones que publicamos en esta página sobre la marché de las películas filmadas en castellano en los estudios franceses de Joinville. (Foto Pórtela. debe únicamente a Qaudio, que es el hombre m á s inteligente que yo me he echado a la cara en mis veintisiete años de vida. V a mos a ver q u é pasa. Nosotros queremos hacer películas de verdadero acento español. Y o en estos dos nieses, voy a ir eligiendo asuntos, m ú s i c a s Y cuando esté todo dispuesto, otra vez a P a r í s Madrid me encanta es mi casa, mi hogar. Y el cielo azul. Y el sol. Y el aire, que parece cristalino. Pero, con todo, ya me está rondando la nostalgia de P a r í s de los bandeaux pegados a l a oreja, una melena escarolada. Luego me enteré de que vivíamos en el mismo hotel. Y mi decepción fué enorme cuando la propia Betty me dijo que. para no aburrirse, tenía un qigoló. U n muchacho que vivía con ella y que, a la hora de almorzar, bajaba al comedor del hotel can las mejillas pintadas de rosa... ¿Y los artistas de E s p a ñ a? -Nuestras vedettes se portan muy bien. Imperio Argentina es una maravilla. E n Joinville la llaman la petite espagnole. T i e-
 // Cambio Nodo4-Sevilla