Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AS C. J U E V E S 5 D E N O V I E M B R E D E 193 Í. E D I C I Ó N D E ANDALUCÍA. P A G 19. ISCUSION D E L T I T U L O Y L A CÁMARA DISCUTIÓ Y APROBÓ E L Y! Q U E TRATA D E L PRESIDENTE D E L CONSEIO Y LOS MINISTROS E n la sesión nocturna, d o n E m i l i a n o Iglesias explana una interpelación sobre cuestiones financieras, contestándole el jefe del G o b i e r n o y el ministro de H a c i e n d a sesión Se abre la sesión a las cinco menos cuarto, hallándose en el banco azul el ministro de Comunicaciones. ayer P r o y e c t o de Constitución Continúa la discusión del artículo 80, a base del nuevo texto admitido por la Comisión, que dice así: E l presidente de la República podrá con ar el Congreso con carácter extraordinario, siempre que lo estime oportuno. Podrá asimismo suspender las sesiones ordinarias del Congreso hasta dos veces durante el año parlamentario, salvo siempre lo preceptuado en el artículo 38. S i persistieran los motivos de suspensión y el presidente lo estimara necesario, podrá disolver el Parlamento hasta dos veces, como máximun, durante el período presidencial, sujeto a las siguientes condiciones: a) Por decreto motivado. b) Acompañando al decreto de disolución la convocatoria de las nuevas elecciones para el plazo máximo de sesenta días. c) E n el caso de una segunda disolución el primer acto de las nuevas Cortes será examinar y resolver sobre la necesidad del decreto de disolución. E l voto desfavorable de las Cor- tes llevará aneja la destitución del presidente. E l Sr. L L A D O defiende una enmienda. E l Sr. A L C A L Á Z A M O R A declara que esta enmienda restablece el verdadero sentido de la materia que se está examinando. Manifiesta que el verdadero soberano es el sufragio y a éste hay que apelar siempre que exista lucha entre la potestad de la Cámara y otra como la del presidente. Cree que subsiste el prejuicio del abuso presidencial y que en el nuevo dictamen se trata al Parlamento como a un empleado. Se requiere para la disolución que ésta hay a sido precedida de suspensión de sesiones. E x p l i c a cómo pueden presentarse ocasiones en que al presidente le sea necesaria la disolución. Por todo lo expuesto votarán la enmienda del Sr. Liado. E l Sr. L L A D O propone la siguiente adición entre las facultades del presidente de 3 a República: Disolver el Parlamento por resolución motivada. Esta facultad únicamente podrá utilizarla una sola vez por el mismo motivo. E l Sr. R U I Z F U N E S p o r la Comisión, manifiesta que habiendo sido ayer aceptado por la Cámara un voto particular, la Comisión no puede aceptar la enmienda. E l Sr. A L C A L Á Z A M O R A propone una fórmula para que pueda la Cámara tomar en consideración la enmienda. E l P R E S I D E N T E cree que si la Comisión entiende que ha sido hecha una observación digna de ser aceptada, y lo mismo los firmantes del voto particular aprobado, podría encontrarse una fórmula que reflejase el sentido de- una y otra propuesta. E 3 Sr. J I M É N E Z A S U A pide tiempo para que la Comisión pueda deliberar, y acordado esto por la Cámara se suspende la discusión por breves momentos. Reanudada la sesión el Sr. Jiménez Asúa lee la nueva redacción del dictamen. E l Sr. L L A D O retira la enmienda presentada en vista de que la Comisión ha recogido su espíritu. E l Sr. C A S T R I L L O hace una pregunta acerca del número de diputados que debe votar la conducta del pesidente de la República al disolver las Cortes. -Se trata de. que el presidente de la República pueda disolver el Parlamento, pero éste en la nueva reunión debe aprobar o rechazar su determinación. Esta declaración, según el Sr. Castrillo, debe adoptarse por mayoría absoluta. Se pone a votación el nuevo dictamen, que dice así: Artículo 80. E l presidente de la República podrá convocar el Congreso con carácter extraordinario siempre que lo estime oportuno. Podrá suspender las sesiones ordinarias del Congreso en cada legislatura, sólo por un mes, en el primer período, y por quince días, en el segundo, salvo siempre lo preceptuado en el artículo 58. Cuando el presidente lo estimara necesario, podrá disolver el. Parlamento hasta dos veces, como máximo, durante el período presidencial, sujeto a las siguientes condiciones a) P o r decreto motivado. b) Acompañando al decreto de disolución la convocatoria de nuevas elecciones para el plazo máximo de sesenta días. c) E n el caso de una segunda disolución, el primer acto del nuevo Parlamento será examinar y resolver sobre- la necesidad del decreto de disolución. L a votación desfavorable de la mayoría absoluta de las Cortes, llevará aneja la destitución del presidente. E s aprobado en votación ordinaria por gran mayoría. Votaron en contra solamente los- radicales- socialistas. 1 ver el Parlamento, era natural conceder á éste la de destituir al presidente. E l Sr. B A E Z A M E D I N A explica el voto de la minoría radical- socialista. Se lee el artículo, que queda redactado de esta manera: Artículo 81. E l presidente podrá ser destituido antes de que expire su mandato a propuesta de las tres quintas partes de los miembros que compongan el Parlamento. T o m a d a esta decisión, el presidente no podrá ejercer sus funciones. E n el plazo de ocho días se convocará la elección de compromisarios de elección del presidente. L o s compromisarios, con el Parlamento, decidirán en la forma prevenida para la propuesta de éste. Si la Asamblea vo tara contra la destitución, quedará disuelto el Parlamento. E n caso contrario, esta misma Asamblea elegirá el nuevo presidente. Se procede a votar norhinalmente el artículo, que es aprobado por 123 votos contra 76. L a promulgación de las leyes Artículo 82. Dice el dictamen: E l presidente promulgará las leyes sancionadas por el Congreso en el plazo de quince días, contados desde aquel en que la sanción le hubiese sido oficialmente comunicada. Si la ley es declarada urgente por las dos terceras partes de los votos emitidos por el Congreso, el presidente procederá a su inmediata promulgación. Antes de promulgar las leyes no declaradas urgentes, el presidente podrá pedir al Congreso un mensaje razonado que someta la materia a nueva deliberación. Si la ley volviera a ser aprobada por, una mayoría de dos tercios de votantes, el presidente quedará obligado a promulgarla. E l Sr. R O Y O V I L L A N O V A defiende una enmienda, en la que mantiene el principio de la soberanía del Parlamento, teoría que defendió toda su vida. Queda rechazada después de algunas palabras del señor MADARIAGA. E l Sr. C A R N E R defiende una enmienda, en la que propone la anulación del párrafo segundo del proyecto y que el párrafo último quede redactado así: S i la ley volviese a ser aprobada por una mayoría de los dos tercios de votantes, el presidente deberá promulgarla o decretar su anulación con arreglo a l procedimiento establecido por la, ley. E l orador cree que el Estatuto que se está creandjo es de una gran delicadeza, y se pregunta si España es un país capacitado para la prueba. Cree que el referendum del presidente, tal como se propone en el artículo, es ilusorio. Estima que el veto presidencial no puede burlarse con la solicitud de. urgencia en una ley que puede pedir un corto número de d i putados. Estima que es necesario dar al presidente un medio que le haga innecesario apelar a la disolución del Parlamento E l S r V I L L A N U E V A le contesta, en nombre de la Comisión, justificando el mantenimiento del dictamen. E n vista de ello, el Sr. C A R N E R retira su enmienda. E l Sr. C A S T R I L L O retira un voto particular, y pregunta si el presidente puede dirigir mensajes a las Cortes. L a destitución de! presidente de la República Artículo. 81. Dice así el dictamen: E l presidente podrá ser destilado antes de que espire su mandato a propuesta del Parlamento, por decisión popular, que la ley regulará. L a decisión del Parlamento requiere una mayoría de dos tercios. Tomada esta decisión, el presidente no podrá ejercer sus funciones. Si el pueblo votare contra la destitución, cuedará disuelto el Parlamento. E l Sr. R U I Z F U N E S lee un nuevo dictamen redactado por la Comisión. E l Sr. M A D A R I A G A solicita explicaciones. E l Sr. R U I Z F U N E S dice que, así como al presidente se le da la facultad de disol-