Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S s D E N O V I E M B R E D E- 9 3 1 EDICIÓN D E ANDALUCÍA PAG. 33. RMACJONES DEL Y NC EXTRANJERO Re- Oceanía, lo cual redundaría probablemente en beneficio de las Islas Canarias, donde, según anuncia la Prensa, harán escalas esos barcos para aprovisionarse de combustible. Se afirma la veracidad del siguiente case que acaba de ocurrir en Berlín. Compareció ante un Tribunal un testigo de noventa y dos años de edad, el cual, al referirse a un hermano suyo, dijo que había muerto en 1793: ¿En 1893? -objetó el juez. -N o señor; 1793- -contestó el testigo- M i padre nació en 1774, y contrajo matrimonio a los diecinueve años. M i hermano nació en 1793, y falleció a los quince días de nacer. M i padre, que había enviudado, volvió a casarse a los sesenta y tres años, es decir, en 1837. Y o nací en 1838. Es, por tanto, perfectamente posible que viva hoy una persona cuyo hermano mayor, haya muerto hace ciento treinta y siete años. Pero el caso debe ser único en el mundo. -Bolín. A B C en París y L o n d r e s L o s españoles que quieren regresar a su patria, se amotinan. Consecuencias de las elecciones parciales. greso de d o n A l f o n s o de Borbón a Fontainebleau. A BC EN PARÍS túnica de la tragedia. E l propósito del autor tiene el ritmo de una conversación ingeniosa ante una taza de té. N o ha querido, cierto, Girandoux hacer otra cosa Deliberadamente, ha contenido la acción en los límites de la tragedia. E l primer acto se desarrolla en un salón de la casa de la protagonista; el siguiente, en el vestíbulo de una tienda de Losernes, extramuros de toda intimidad, y el tercero y último, en otro recinto paredaño. Girandoux escamotea, pues, el episodio decisivo, hasta tal punto, que n i las escenas precedentes, o consiguiente al mismo sugieren el menor atisbo dramático. -Daranas. S e subirá más cómodamente al Sagrado Corazón. Judith de Girandoux París s, 1 madrugada. (Conferencia telefónica de nuestro redactor. ¿Quién, si estuvo en París, no subió a la colina del Sagrado Corazón? S i mal no recuerdo, en su urbana ladera empieza sola la descripción de París. Calles estrechas e irregulares, balcones floridos, sones de música arcaica y sentimental que serían de una ciudad meridional, Ñapóles o Granada, si no fueran de Montmartre. Venir a París y no subir al Sagrado Corazón, es como visitar San Sebastián y no llegarse hasta Igüeldo. Pero si la ascensión es lá misma, los panoramas son distintos y aun refractarios. Allí- es el mar casi candido, casi celeste; aquí, la urbe casi tenebrosa, casi pestilente. Magnífico mirador para que cualquier Savonarola, lo amenazara, hundido el puño en el algodón de la nieVa. Había, desde la Exposición de 1900, un funicular rudimentario, variante de l a antigua diligencia, como ella lento, rechinante y polvoroso. E n su duros bancos tomaban asiento peregrinos, turistas, eclesiásticos, parejas amorosas, vendedores que portaban en una banasta su mercancía. L a más desenfadada familiaridad, aproximaba a los viajeros, como en el siglo x v i o en el x v n E l funicular ha dejado de existir al cabo de diez años de largos servicios, cumplidos con la mansedumbre y constancia de una muía de labranza; pero sus goznes desvencijados y sus carcomidas tablas repintadas, no irán al fuego, sino a un museo de cosas históricas, a las buhardillas de un estado que forja sus avatares con las astillas de la tradición. U n autobús más caro, más nervioso y luciente, le reemplaza. A la antigua tarifa de quince céntimos franceses, sustituirá otra de cuarenta, y si antes era un solo empleado quien a un tiempo conducía y cobraba, ahora habrá tres, el chofer, el. cobrador y el revisor, para las mismas funciones. Los vecinos están cariacontecidos, bien que el M u nicipio haya justificado la innovación a título de ensayo y prometido que si éste no prospera, un nuevo funicular, más moderno, más flamante, recordará dentro de seis meses al jubilado bebé. Porque con este diminutivo nombre de elefante llamaban los habitantes de la colina al armatoste inefable. Bebé se reunirá con su hermano, aquel otro funicular del valle de Belle Ville, en donde los pasajeros del autobús se alojan todavía sobre el pavimento, para distinguir con una mirada de nostalgia los rieles inertes y oxidados. De madrugada ha terminado en el Pigalle la representación general de Judith. Y a la asistencia- -lo más selecto destacado de P a rís- era un homenaje a Juan Girandoux. Allí, Painleve, Tristán Bernard, Lenormand, Marselle Chaptal... E n el soberbio marco del Pigalle lucían mejor las joyas, los descotes femeninos, las sedas... Pero Judith, del autor de Bella, no es sólo que no recuerde los alientos de la mujer bíblica, sino que n i siquiera viste l a ALEMANIA N o parece probable que los católicos colaboren con H i t l e r Berlín 4, 9 noche. E l partido del Centro (católico) no parece estar decidido por ahora a aceptar los ofrecimientos que se le han hecho con objeto de llevar a cabo una colaboración con el partido nacional socialista. L a Comisión ejecutiva de dicho partido del Centro se reunirá mañana en Berlín, y se cree que dará a conocer claramente es- ta decisión de no aceptar dichos ofrecí- mientos. A B C EN LO. NDRES L a inflexible justicia inglesa. B u e na noticia para Canarias. Mi hermano murió en 1793 Londres 4, 11 noche. (Crónica telefónica de nuestro redactor. Con la terminación de un proceso sensacional, cuyos gastos han ascendido a sesenta mil libras esterlinas, los Tribunales de este país han demostrado una vez más la imparcialidad absoluta y el rigor inflexible que acredita a la Justicia inglesa como institución modelo en el mundo. E l Tribunal de Apelación Criminal ha desestimado el recurso interpuesto por lord Kylsald contra la sentencia que le condenó, hace poco, a doce meses de reclusión, por haber dado a l público ciertos datos falsos al lanzar una emisión de obligaciones de una de las grandes Compañías navieras del mundo, de la cual era presidente el acusado. L o r d Kylsald, que interviene, adeniás en cuarenta grandes Empresas, cuyo capital se calcula en doscientos millones de libras esterlinas, o sea, diez mil millones de pesetas, ha sido defendido, tanto en l a primera vista como en la apelación, por sir John Simón, considerado como el mejor. de los abogados de Inglaterra, actualmente jefe de la más importante minoría liberal que apoya, al: Gobierno nacional, probable miembro del Gobierno próximo a formarse; pero los habilísimos argumentos de este letrado no han podido, prevalecer contra las acusaciones frías y. demostradas del fiscal del Reino, que por cierto, no obstante ser miembro del actual Gobierno, acaba de ser derrotado en las elecciones generales. Los jueces han desestimado la. apelación basándose en que el proyecto contenía datos falsos, y que el acusado conocía ía existencia de esas falsedades, y que las publicó con i n tento de defraudar. L o r d Kylsald, uno de los hombres de posición social más destacada de la Gran B r e taña ha comenzado a cumplir la sentencia en una de. las grandes cárceles- de Londres. De nada le ha servido su influencia, n i su e d a d tiene sesenta y ocho años- -r- ni los méritos contraídos al prestar servicios eminentes al país. E n vista de la baja de la libra y el elevado coste que actualmente representa para los barcos ingleses la travesía del Canal de Panamá, varias Empresas importantes, han decidido utilizar la ruta del Cabo de Hornos para las comunicaciones entre Inglaterra y ARGENTINA H a mejorado la situación económica Buenos- Aires 4, 7 tarde. Los técnicos financieros se manifiestan sumamente optimistas sobre la rápida mejoría de la s i tuación económica de la República. Señalan que han aumentado considerablemente las exportaciones de- trigo, cueros, lanas y l i naza, mientras que. las importaciones se han reducido a cantidades no conocidas erí muchos años. P o r otra parte la situación del peso papel también ha mejorado notablemente. Merced a los trabajos de la Comisión federal, el peso papel, que estaba a 427 por 100 dólares, se cotiza actualmente a 418. E n algunos cambios se ha llegado incluso a cotizar a 415, y se espera que pronto podrá mejorar hasta alcanzar una cotización de unos 505. -Associated Press. CUBA L o s españoles que quieren regresar a España se amotinan Habana 4, 11 mañana. Setecientos españoles indigentes se amotinaron en el Consulado de España, donde arrojaron los muebles por las ventanas y causaron destrozos de importancia. Luego intentaron recorrer las calles en manifestación, pero se logró calmar los ánimos, atendiendo a sus peticiones. L o s setecientos españoles indigentes sé habían presentado en el Consulado con motivo de su próximo viaje a España; pero, al manifestárseles que no podrían embarcar a bordo del vapor Buenos Aires y que tendrían que esperar más tiempo para su repatriación, dieron comienzo los disturbios. Los ánimos se calmaron cuando se les aseguró que el Buenos Aires no saldría mañana, con el fin de poder preparar su regreso. -Asso ciated Press.