Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. J U E V E S 5 D E N O V I E M B R E D E 1931. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 40. J cionarios y darán el cese a los que hayan sido nombrados al margen de esta norma. Tercero. Que continúan- vigentes el E s tatuto municipal en cuanto a funcionarios se refiera y los reglamentos y demás disposiciones complementarias Ip, cuyo amparo obtuvieron los funcionarios el derecho al cargo. Cuarto. Que en la tramitación de los, exp- edientes que se incoen para exigir a d i chos funcionarios las responsabilidades en que incurran, se observarán con la mayor exactitud las formalidades, términos y no- tificaciones oportunos, dando a los encartados las facilidades necesarias para su defensa y para la interposición de los recur sos legales, los que se le. harán saber oportunamente. Quinto. De toda suspensión de empleados o formación de expediente se dará cuenta por los señores alcaldes a este Gobierno, expresando él nombre y cargo del fuhcionario afectado y las causas que motiven d i chas resoluciones. Evacuando, además, con brevedad y claridad los informes que sobre el particular se les pidieren. Finalmente advierto a los señores alcaldes, a los que considero suficientemente enterados, que este Gobierno civil, dispuesto a hacer cumplir a toda costa las disposiciones legales vigentes, decretará la suspensión o destitución del alcalde que no disponga la reposición inmediata del- empleado municipal separado de su cargo sin formación de expediente, o infrinja cualquiera de las órdenes transcritas en esta circular o que sobre el particular se le transmitan. Sevilla, 2 de noviembre de 1931- -El gobernador, Vicente Sol. CONTRA LLOS A LOS LOS ATROPEFUNCIO- NAR! OS M U N I C I P A L E S E l gobernador de Sevilla suspenderá o destituirá a los alcaldes de la provincia que no respeten los derechos de los empleados E l gobernador de Sevilla ha dirigido a los alcaldes de los pueblos de la provincia la siguiente circular: Apenas fué instaurado el actual régimen, se preocupó el Gobierno de la República de mantener en todo su vigor jurídico las disposiciones a l a sazón vigentes, que garantizaban al funcionario municipal la posesiónpacífica de su empleo mientras hiciera cumplimiento estricto de los deberes de su cargo A este efecto, en 28 del pasado abril fué dictada por el Excmo. Sr. ministro de l a Gobernación una orden circular, publicada en el Boletín Oficial de esta provincia en 4 de mayo, en la que taxativamente se establecía que continúan vigentes las disposiciones generales a cuyo amparo obtuvieron los funcionarios el derecho al cargo. Esta orden fué precedida por una circular de este Gobierno de 25 del citado abril, inspirada en el mismo principio y seguida por otras varias, reiterando siempre de los Ayuntamientos el cumplimiento exacto- de las disposiciones legales sobre k materia, declarada Vigente por l a citada orden del ministro de la Gobernación. E l resultado obtenido con estas constantes reiteraciones ha sido bien escaso. Con frecuencia los Ayuntamientos y los alcaldes, animados tal vez por un equivocado espíritu renovador, han venido suspendiendo, separando y destituyendo empleados y funcionarios de la Administración municipal, con lamentable e incomprensible olvido de ló tantas- veces ordenado y con graves e inestimables perjuicios causados a modestos ciudadanos. P a r a ello, unas veces han procurado cubrir, más o menos deficientemente, las formalidades legales, y otre- la mayor parte, se han limitado a adoptar un simple acuerdo, o la Alcaldía a dictar un sencillo decreto. Esto, por sí solo, constituye una seria infracción legal y revela una total ausencia de respeto al derecho constituido, enteramente inexplicable en personas investidas d autoridad y que este Gobierno no está dispuesto a consentir. Pero resulta aún más intolerable que mucho? de los Ayuntamientos infractores, advertidos por este Centro, sigan manteniendo su actitud, demorando evacuar los i n formes que se les pide, aplazando las reposiciones de íuac toíi- i os que se les ordena, alegi. r- do muchas xezss excusas y pretextos propios de un procedimiento totalmente en desuso y de ninguna eficacia definitiva y ofreciendo, en fin, en algunos casos, una verdadera resistencia pasiva a las excitaciones y órdenes emanadas de mi autoridad y encaminadas a amparar a los funcionarios contra las injustas lesiones de sus derechos. Ñ o pudiendo continuar por más tiempo este estado de cosas, que por otra parte entorpece notablemente la labor del Gobierno civil, que se ve precisado a atender y resolver diariamente reclamaciones y quejas de funcionarios o empleados municipales destituidos, hago presente a los señores alcaldes por medio de esta circular: Primero. Que los Ayuntamientos deberán resoner inmediatamente en sus cargos a los secretarios y demás funcionarios y empleados municipales destituidos sin formación de expediente, o a través de expediente sin audiencia del interesado. Segundo. Que se abstendrán de hacer nombramientos a favor de personas que no pertenezcan al respectivo Cuerpo de fun- el de sus riegos, hoy secos. E n el Consejó Superior de Obras Públicas hay unos psa yectos sobre regularización de los ríos Cas tril y Guardal y su trasvase a nuestra cuenca. Suplicamos rendidamente y con todo. fervor a la autoridad de vuecencia y del Gobierno que preside atienda este clamor, justísimo de Lorca. Apruébense rápidamen- te esas obras de regularización y trasvase y, venga con el agua de esos ríos que hoy se pierden entre las arenas y el mar, el pan que ansia un pueblo que se muere de ham- r. bre. iI i P o r humanidad, señor presidente, por; humanidad! Salúdanle respetuosamente Cámara A g r í i cola de Lorca. E l presidente, Juan Martí- nez. El secretario general, José María Cawn poy. ACCIDÉNTELE AVIACIÓN E N G E T A F E iV... 1 1 I I LA ANGUSTIOSA SITUACIÓN CREADA POR LA SEOUIA E N E L CAMPO D E LORCA Una súplica al Gobierno H e aquí el telegrama cursado por la Cámara Agrícola Oficial de Lórca, al presidente del Consejo dé ministros, uno de estos días últimos: Se ha dicho reiteradamente que Lorca perece, y esto qué pudiera interpretarse desde las alturas del Poder cómo una hipérbole, es una realidad tan amarga y aterradora, que no puede afrontarse ya por todas las clases sociales de este pueblo. H a llovido recientemente en todas las provincias de España, incluso en. Murcia y Almería; pero en L o r ca, Ja Cenicienta, no ha caído n i una gota de agua. E l campo y la vega lorquinos se mueren de sed, excelentísimo señor. Los propietarios no han cogido grano, ni rentas- porque el colono ha visto pasar el estío sin una espiga, y ahora el otoño sin una nube. Los labradores, aterrados por el presente desolador, más todavía frente al futuro, pavoroso e inaccesible, claman por la obtención de medios económicos qué las nubes no les traen. Desean agua, porque el agua es para Lorca l a vida entera. E s inútil, excelentísimo señor, que se envíen subvenciones al Municipio para obras, porque el número de hombres sin pan es superior a toda ponderación, y en esas obras podrán colocarse un centenar, si se quiere hasta un millar; pero eso no es nada comparado con las 20.000 familias del campo y la huerta, que se mueren de hambre. N o pierija de vista el Gobierno lo paciente y sufrido que es estg pueblo, y la resignación con que viene, soportando. su escasez y su miseria, más digno por ello de ser atendido. U n problema tiene Lorca de cuya solución depende el bien, la prosperidad y l a pa? i! todo hogar lor. quino. Ese problema es Madrid 4, 12 mañana. Esta mañana, al las diez y media, volaba sobre el Aeródromo de Getafe el capitán de Ingenieros D. L u i s Ángulo Jiménez, de cuarenta y dos años, natural át Madrid. Llevaba un aparato de caza Niuport, número 35, con el que efectuaba prácticas. A la media hora de estar en el aire aterrizó el. aparato, cayendo muy bien a tier r a pero no logrando tomarla en el sitio oportuno, el piioto le puso en marcha otra, vez, y al salir y volverse a elevar dieron un encontronazo las ruedas, delanteras con la superficie de la tierra, que tuvo como consecuencia el accidente. Cuando se dieron cuenta de este percance, fueron en auxilio del aviador el personal del Aeródromo, sacando al capitán de entre las astillas del avión, trasladándole a l botiquín de urgencia, donde se le practicó la primera cura. Seguidamente se le trasladó al Hospital Militar de Carabanchel, donde los médicos D. José Bañón, D. Gonzalo Martín Caminero y el practicante D César ¿te Gracia le apreciaron las heridas siguientes: una, con- tusa, en el torso de la nariz; otra, en el l a bio superior, y otra, de unos ocho centíme- tros de extensión, en la región sübmaxilar, que interesa las partes blandas, de pronóstico menos, grave. E l aparato quedó destrozado por. completo. Dicho, capitán aviador lleva pilotando aparatos trece años, sin que le haya ocurrido nunca ningún accidente, siendo uno de los aviadores que tienen más horas practicadas de vuelo. U n capitán resulta con heridas menos graves CUESTIONES Y NOTICIAS MILITARES Los oficiales de ía escala de reserva en Marruecos Haciéndonos eco de varias cartas recibidas, insertamos hace algunos días en esta sección unas referencias de oficiales de la escaía de reserva, en las que se aseguraba que, no obstante haber entrado estos oficiales a formar parte de la escala activa, se les ponían algunos impedimentos, entre ellos, los del capitán en Marruecos. Después hemos recibido una carta de don Francisco Rodríguez Escribano, capitán del regimiento número 40, de guarnición en Alcazarquivir, presentando su ejemplo y el de otros compañeros procedentes de la escala de reserva, como demostración de que aun existen dichos impedimentos. Atestigua dicho capitán en su. carta la equidad de trato que reciben al turnar coa los capitañes de la escala activa.