Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NUMERO EXTRAOR D I N A R I O 20 C E N T S AÑO VIGÉSIMO- N U M E R O EXTRAORD I N A R I O 20 C E N T S AÑO VIGES 1 MOS 5 SÉPTIMO. PAISAJES PORTUGUESES SEPT 1 MO. ADA afirma tanto la fraternidad entre los pueblos como su m u t u a frecuentación. E s imposible amar lo que se i g nora o se c o n o c e de oídas. ¿P o r qué no v a mos los españoles más a menudo a Portugal? Casi n i n g u n a de las personas que p u e d e n permitirse el placer de v i a j a r- -h a b l o de l a gente nuestra- -ha convertido su c u r i o s i d a d hacia aquella t i ex r a que es, spiritualmente considerada, una p r o longaci 6 h de la nuestra. L a s t r a d i c i o n e s m á s r e c i a s que las fronteras, lo han d i s uesto así. N u e s t r o s enríanos a u t é n t i c o s no son los franceses, de quienes nos diferencia y separa todo, desde l a raza a los gustos, sino los portugueses, pese a Aljubarrota y a las campañas del conde- duque de O l i v a- N UNA PLAYA OTOÑAL. CASCAES E TORRE D E BELEM res, que no. fueron s i n o pleitos de familia que la razón dejo, por pereza o por incomprensión, que fuesen tallados por las armas. Donde el portugués se siente a s u s anchas, no es en Francia, que si le acoge políticamente y c o m o cliente eventual le menosprecia como a nosotros, sin duda porque no nos conoce, sino en España, donde todo, desde el color del cielo a l idioma, le facilita el acceso a l a cordialidad franca. P a r a residir allí tiene que apearse de. ciertos prejuicios y que adquirir nuevas aficiones en consonancia c o n el ambiente en; que va a v i v i r P a r a estar entre nosotros no necesita contraer una cualidad n i defenderse de ningún defecto, porque entonces perdería el aire de familia que nos une. ¿P o r qué no reconocer sin ambages que somos todos unos? H a s ta nuestros destinos parecen i r paralelamente a las mismas decadencias. Viciados del virus democrático, hemos roto unos y otros con el pasado- ¿roto o interrumpido- y BOCA D E L INFIERNO