Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
tan ¡a trashumante ha disminuido mucho de cinco año a esta parte. Ese retraimiento ha coincidido con un más v i v r BtUSUMBno de nuestra clase rica. obra probable de la moda, por l a playa francesas, donde si l a vida cuesta mas se hacen la ilusión de encontrar placeres reñido con las costumbres portuguesas. -V a y a usted a Cascaes- c dije a u n amigo mío que me pedía i n f o r m e s sobre un sitio O rincón que le garantizase el reposo. Sin el aburrimiento que suele ser su somb r a- Estará usted a dos pasos de Lisboa. E l paisaje es de una gracia romántica sólo igualada por ciertos lugares de la Bretaña. Desde allí puede usted irse de pa eo a E s t o r i l que es el Montecarlo portugués, y a C i n t r a que le recordará a usted u n poco la G r a n j a Será usted bien acogido, porque el portugués, siendo... acaso menos cordial que nosotros, nos supera por la cortesía. H a g a usted U prueba. V a y a usted con el proposito de estarse allí quince días y verá usted r n m n prt n a poro H fímtip mtrd rr nqui tado por todo l o que le rodea. N o estará de más que se acornpañe usted de algunos l i bros que le ayuden a usted a ponerse en comunicación c o n la Naturaleza, E l hombre inteligente n o puede estar mucho tiempo en l a vecindad de los elementos naturales sin evadirse con el pensamiento a l o trascendente. H u y a usted de eso, que es como fumar CASCAES ESTORIU (POTOS VASQUES) vamos a largas m e a d a s hacía el caos. Y sin embargo, nuestros burgueses r i c o o p u dientes no muestran la menor curiosidad por informarse de l o q u e es la nación hermana, tan gloriosa por l o que fué como interesante por l o que recuerda. So v a n a P a rís en el otoño, a la Costa A i u l en el i n vierno y a B i a r r i t x t n el verano. Sólo algún excéntrico como el marqués de Quíntanar, que es poeta y tiene aficiones históricas, se atreve a p r e f e r i r el solar luso, como lugar de recreo y de reposo, a las urbes y r i n c o nes costaneros que frecuenta nuestro JIWbisme señoril. N i siquiera nuestros l i t e r a tos, generalmente empachados de cultura gala v británica, se acercan a P o r t u g a l A l g u n o opio. Lecturas tónicas v sedantes: A l e j a n d r o hay, s i n embargo, que sí, fuese franco d e Herculano, üliveira a l a r t i n s A n t o n i o S a r clararías mucho más identificado c o n la d J n h a N o busque usted a los poetas y civilización portuguesa que influido de otras sobre todo, no oiga usted las confidencias corrientes mentales menos afines c o n el esde u n A n t c r o de Quental, porque le amarpíritu ibérico. A qué ponerle, en u n brete gará a D 9 ted l a h o r a por de contanombrándole sí es uno de los puntales del do, nada de i nsar en la política. P o r t u g a l nuevo régimen y éste se dice tributario de está pasando, como nosotros, u n a época de l a revolución francesa, si no por lo que ha pesadilla. Respete usted su incoherencia y hecho por l o que quisiera hacer y n o se su democracia. S o n males pasajeros de los atreve? Años atrás ¡ha a las playas Portuque debemos huir... guesas un g r a n contingente español, el cual, Y en efecto, m i amigo, que es hombre extinguida la temporada de baños, hacia Otra de su tiempo, salió el otro día para Bíarritz. excursiones a l interior del pais. U n amigo mío portugués me asegura que aquella c o MANUEL B U E N O j
 // Cambio Nodo4-Sevilla