Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
yif- ej hecho, suficiente para disipar la ofuscación que se opone a estas concesiones, de que mientras en. el año 1 S 15 el docto beneficiado D L u i s Santiago Vado, en su i n forme sobre la instalación de un canal de derivación de aguas del Segura a los campos de Cieza, en l a parte alta de l a cuenca, según proyecto del arquitecto Briceño, aseguraba que e l río Segura, en su estado natural, no tiene las aguas suficientes Ipara dar riego a trescientas sesenta m i l novecientas treinta y dos tahullas (que a l a sazón constituían el regadío) y más tarde, en 31 de enero de 1887, D Pedro Díaz Cassou, en la M e m o r i a de la Comisión de H a cendados, de la que era secretario, decía: E l caudal del Segura, en el punto de derivación de nuestras acequias mayorej, seguirá siendo insuficiente a cubrir las necesidades de las huertas de M u r c i a y Oríhuela y en otra M e m o r i a de 1890, insistía: M i e n t r a s los regadíos de M u r c i a v a n convirtiéndose en secanos por efecto de estas usurpaciones y de la insuficiencia declarada del Segura para cubrir sus aprovechamientos actuales y la misma Junta de H a c e n dados, en sus recientes actuaciones en este pleito, abunda en. idéntico criterio, es 3o cierto que, aun habiéndose aumentado en mucha extensión los riegos primitivos, sin existir una causa justificada para suponer un acrecentamiento a l caudal de las aguas- -y a de los pantanos del Corcovado, T a l a ve y Q i p a r desde hace años, en explotau huerta. E n aquellos tiempos eri los que l a ingeniería aplicada a la agricultura no contaba con medios rápidos y eficaces para captar y dosificar las aguas y transportarlas adonde mejor conviniera, este problema h a bía de llenar de desasosiego y su resolución preocupar a los regantes, y a que el caudal conveniente a los riegos era de todo punto imposible sostenerlo en u n río como el nues- tro, cuyo abastecimiento no es de manantial o afluentes constantes, sino que le viene de grandes lluvias y deshielos. Entonces era lógico el lema sostenido por la Junta de Hacendados, de que e l agua corriente siempre y por todas partes; agua detenida nunca y en ninguna H o y podíamos, invirtieitdo sus términos, constituir uno de los principios de la moderna organización de los X cien, no hicieron, en todo caso, sino regular el caudal del r í o- l a Estación de aforos de Guardamar acusa un sobrante anuaf de agua en un promedio de más de 360 m i llones de metros cúbicos, que se vierten i n útilmente al Mediterráneo. H a y que reconocer, sin embargo, que más que las influencias políticas, son los tiempos con su desnivel cultural los que agudizan o encarecen los problemas sociales, y así ha acontecido con este del agua en nuestra VISTA LETAS D E LAS OBRAS D E S D E D E LAS QUE CONDUCEN EL EL EMPLAZAY CANAA MIENTO HORMIGONERAS AQUELLAS HORMIGÓN abastecimientos hidráulicos; el agua detenida, cuando y donde convenga; corriente, cuando y donde haga falta. Aprovechamiento integral del río Segura. V a r i o s han sido los proyectos de aprovechamiento de las aguas del río Segura, formulados hasta ahora en d i s t i r i t a s ocasicU nes, y todos ellos quedaron, empujados por las circunstancias anotadas, en el desván de lo irrealizable. EN KA, ALTO JAULA, LA HORMIGONE- EN LO DEL DESFILA- COLGADA D E R O COMO U N A GRAN SE AMASA A U El. TOMÁTICAMENTE GO POR ES LAS HORMIGÓN, Q U E L U E CONDUCIDO CANALETAS A LAS OBRAS í
 // Cambio Nodo4-Sevilla