Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ella llegaron las manos vigorosas para convertir el páramo en fuente inagotable de prosperidades. Encauzado ya ei movimiento de la reforma agraria, en años sucesivos se hicieron dos nuevos repartos de tierra, prontamente roturada y bien cuidada por los beneficiarios. H o y no quedan sin romper más que pequeñas fajas de pradera a lo largo de los caminos y veredas de servicio, y otras que conducen a- los ganados hacia los abrevaderos. Más de mil doscientas hectáreas de terreno inculto- -que constituían un desierto improductivo y pedregoso, por el que se paseaban cansinas y sedientas unas cuatro m i l reses lanares, a las que era preciso, no obstante, someter a una prudente sobrealimentación, han quedado convertidas en centro de las esperanzas y actividades de los labradores de esta laboriosa villa. Cuatro años tan sólo han sido suficientes para transformar notablemente la vida y las aspiraciones de nuestros obreros y pequeños agricultores. A l innegable bienestar material proporcionado por la parcelación de los terrenos del común debemos añadir el mejoramiento ostensible de un grupo de obreros que desde que se inició el reparto se dedica a cultivar a medias las parcelas de sus compañeros, y de pobres mujeres que son cabeza de familia, todos los cuales no disponían antes de medios económicos ni de brazos suficientes para el cultivo directo de los terrenos que les fueron concedidos. E l disfrute y aprovechamiento de los terrenos así distribuidos se otorga únicamente a los vecinos que lleven- -por lo menos- -dos años consecutivos de residencia en l a localidad, y también a los hijos de aquéllos que hayan llegado a la mayoría de edad. Es preciso hallarse al corriente en el pago de los impuestos municipales establecidos. E l plazo es por un período de ocho años, prerrogabie, previo acuerdo del A y u n tamiento, adoptado un año antes de expirar dicho plazo. Los vecinos que obtienen parcelas para su explotación estarán obligados a ser r tivadores directos de las mismas. Se p djjjp be el arrendamiento, pero no la apar. cc ¿j i ¡Las tierras distribuidas pertenecit p a personas que fallecieren o perdiesen Ta vecindad por traslado de residencia u otras causas, quedan, desde el instante en que se produzcan estas circunstancias, a disposición del Ayuntamiento, el cual, en la primera sesión que celebra, las otorga, a propuesta de la Comisión correspondiente, a los vecinos que las soliciten con arreglo a derecho. Los beneficiarios favorecidos con parcelas que anteriormente disfrutó un vecino fallecido no entrarán en el aprovechamiento y disfrute de las mismas sin que satisfagan a los herederos del causante las labores que en beneficio del cultivo aparezcan practicadas en las fincas hasta la fecha en que se produjo la vacante. Todos los repartos o distribuciones de terrenos del común se adjudicarán por sorteo público en Asamblea general, que se celebrará al efecto. E l Ayuntamiento tiene facultades plenas para disponer la interrupción del disfrute de dichas tierras a aquellos vecinos que no las diesen cultivo apropiado y a aquellos otros suc un solo año dejen de satisfacer la pequeña cuota impuesta para poder hacer efectivas las contribuciones que el Municipio abona al Estado, por sus bienes de propios. Una vez transcurrido el período de ocho años, durante el cual tiene aplicación el actual régimen de disfrute, el Ayuntamiento procederá a realizar una general distribución que subsane algunas desigualdades que pudieran observarse en las extensiones de las parcelas, debidas a las operaciones de parcelación por personas poco prácticas en la medición. Cada lote de terreno consta de cuatro parcelas, con una extensión total de unas tres hectáreas. P o r cada parcela, el beneficiario habrá de abonar al Ayuntamiento la cantidad de cuatro pesetas, es decir, dieciséis pesetas por lote concedido. E n este momento en que España se prepara para i r a la total transformación del régimen de la vida agraria, el ejemplo que nos ofrece este humilde e ignorado Ayuntamiento de Cervatos de la Cueza es toda, una lección de procedimiento social. Con que la reforma que ahora se proyecta encontrase en todos los campos de España las mismas eficiencias y la misma realidad, y de ella naciera esa envidiable paz de Ja villa palentina, se abriría a la economía nacional un insospechado cauce de infinitas prosperidades. ¡Así Dios lo haga! ANTOLIK CAVADA Palencia, octubre, 1931. LA DIA COSECHA MUNL D E CEREALES E N 1931 E l Instituto Internacional de Roma da el avance de la cosecha mundial en 1931, que estima bastante más baja que la del año anterior e inferior también al promedio quinquenal, con un déficit probable para las necesidades del consumo. Las existencias anteriores son inferiores en 35 millones de quintales, aproximadamente, a las de- hace un año, y las necesidades del consumo probable en los países importadores aumentan con relación al mismo. E s probable el aumento en la demanda europea, a causa de l a escasez de cosecha de centeno, así como en otros continentes, UN JARDÍN ESPAÑOL CERCA DE LONDRES Próximo a Hyde Park, en la Embajada- española de Bel grave Square, se ¡pa construido este jardín, tipo andaluz, cuyo trazado se debe al español Sr. Rubí, que tenía a su cargo los jardines reales en Barcelona, y en- el que se ha empleado cerámica española. (Foto Contrerás y Vilaseca)