Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID- SEVILLA 11 D E N O V M B R E D E 1931. N U M E R O S U E L T O 10 C E N T S l i E D A U Ü I O N P U A D O DKi SAN S E B A S T I A N SUSCIUI OIONES DIARIO ILUSTRADO. A Ñ O V 1 GES 1 MÓSEPT 1 MO N U M E R O 8.988 X ANUNCIOS, MUÑOZ O L I V E CEIIOANA A f E T U A N SEVILLA LA R E F O R M A D E LA INSTRUCCIÓN PUBLICA Las bases que lleva la Sociedad de Doctores y Licenciados del Profesorado a la información abierta por el ministerio del ramo, con objeto de preparar la nueva ley de Instrucción Pública, tienen orientación muy atinada y punto de vista de un orden práctico, con los que coincidimos porque son los que muchas- veces hemos señalado como imprescindibles para una reforma progresiva. Únicamente discrepamos fundamentalmente en la afirmación del Bachillerato único, con ciclo de seis años. Esto nos parece contrario a la a- spiración de que toda la juventud se dedique a cualquier tarea no manual- -y por supuesto todos los empleados públicos- -posean una cultura de segunda enseñanza eíemental. Con el Bachillerato de dos grados se puede exigir eso; con el de seis años no, aunque se autorice el ingreso a los once de edad. N o puede ser exig. ible para muchas carreras (como militar) en las que se cursan Historia, M a temáticas, Química y Física, etc. E s a base la estimamos errónea y alguna otra demasiado abstracta, tal que no pasa de diseño, como l a de funciones del profesor. H a y que concretar para éste la extensión de jornada obligatoria. Salvo excepciones voluntarias y por fortuna cada día mas numerosas subsiste el tipo del profesor mecánico que juzga cumplida su m i sión con una hora de disertante, durante la cual repite uno y otro año lo mismo; si es que además no abre el texto sobre la mesa para irle ojeando. -E l profesor moderno debe mantener el contacto con el discípulo y estudiar con él. Y donde no pueda haber por la materia clase de prácticas, debe haber ejercicios de ampliación. E l límite de alumnos también es cosa indispensable. Cada uno de ellos ha de ser conocido no solo por su trabajo, s i no también por sus aptitudes. A l g o más que un fonógrafo es un maestro en cualquier rama dé la instrucción y maestro, que es guía, no puede serlo el que no conozca P s i cología y mentalmente el calibre y alcances de cada discípulo. E n una palabra: el profesor ha de mantenerse relacionado con el alumno mediante un lazo afectivo de trato, que no se logra desde el estrado a los bancos, sino acortando las distancias en el diálogo especulativo y en l a compañía de la labor. Todos recordamos las clases de más de cien alumnos de Universidades e Institutos, y todos sabemos lo que daban de sí. E l límite lo señala la experiencia pedagógica y aun tratándose de alumnos adultos, d i fícilmente llega a las cuatro docenas. E n cuantq al ingreso para el profesorado, es evidentísima la necesidad de reformarlo. Como hoy se practican los ejercicios, sólo pueden indicar el grado de suficiencia técnica y eso descontando los motivos temperamentales y fortuitos, que a veces deslucen a un opositor. L a piedra de toque está en la realidad, cara a los alumnos, durante un curso por lo menos. Y a esa garantía hay que ir. Pero con el sistema alemán de que no examine el profesor, sino otros profesores, porque de ese modo es cómo se aprecia el estado de una clase y si ha sabido enseñar el que la dirige. Finalmente, la 1 supresión absoluta de los exámenes la conceptuamos inaceptable. No puede fiarse ciertamente a un examen- -casi al azar- -la aprobación del curso. Pero sí deben mantenerse los exámenes o pruebas trimestrales, con intervención de otros profesores, no sólo del titular, y otorgarse el aprobado por nota media de conjunto, según nivel que de antemano prefije el Claustro. U n alumno sin vocación ni cualidades para las matemáticas, no debe perder el curso por calificación de mediano, si en otras materias lleva la de notable. Nada más justo que la nota conjunta media. Aplaudimos de todos modos la orientación general de la propuesta; aconsejamos que a la información acudan todas las entidades relacionadas con la enseñanza- -en general con la cultura- -y queremos esperar que no omitan su parecer las Asociaciones de los padres de estudiantes. dote mismo, no a los actos religiosos en el interior de las iglesias. Esperamos que el ministro de la Gobernación, más ecuánime que su subordinado, sabrá recordárselo. E l pantano de Águeda (ya casi terminado) y el de Malla, en estudio ya concluído, son dos fuentes tan grandes de riqueza para la provincia de Salamanca, que no se necesita el encarecer la necesidad y urgencia de ambas obras. Bastaría lo que significan para el aumento enormemente proporcional de regadío; pero hay. que añadir lo que aumentarían también los ingresos t r i butarios para el Tesoro. Bien merecen esas obras que las Cortes atiendan las gestiones que para su realización han emprendido conjuntamente todos los diputados salmantinos. Con un membrete, bajo el cual campea la estrella solitaria, e impresa en tinta roja, se reparte estos días en Barcelona, especialmente donde puede haber juventud escolar, una hoja exigiendo que sea expulsada de la enseñanza la lengua castellana. Esto se pide por la libertad y dignidad de Cataluña. Los firmantes de tal soflama preconizan la catilanizaeión, integral y absoluta, de la U n i versidad de Barcelona, y a tal extremo llevan su fobia contra el idioma nacional, que exigen, además de las clases en catalán, que se emplee también y exclusivamente la lengua vernácula para la matrícula, para todos los documentos, para las calificaciones de examen, y en fin, hasta para los títulos. N o quieren médicos, sino meches ni notarios, sino notaris ni quieren que nadie firme con su nombre, como está en el calendario de España, sino traducida al catalán. L a inexplicable blandura con que se ha trtado la conducta de los profesores que explican. en catalán comienza a dar sus frutos. E l representante del socialismo catalán en la Generalitat ha roto con el Sr. Maciá y con los nombres que rodean a éste, después de públicas y reiteradas divergencias, que incluso aconsejaron a no votar el Estatuto. E l grupo socialista de Cataluña no está incluido en la organización del partido, cuyos órganos centrales radican en Madrid, sino que es un núcleo independiente; pero de todos modos, es de analogía y de afinidad. A h o ra falta saber si los socialistas de Cataluña designarán otra representación o prefieren quedar al margen del Gobern católa De todos modos, y por lo pronto, las discrepancias que acusó el representante dimitido no han sido desautorizadas. Y esto significa algo. E n la Asamblea de las Juventudes Socialistas D Fernando de los Ríos, con innegable sentido de rectitud y de moral política, ha exclamado, dirigiéndose a la mocedad de su partido: N o importa el n ú m e r o lo interesante es la calidad. E n cuanto haya en nuestras filas alguien- de dudosa conducta moral o demagogo (subrayamos nosotros) nos estorba. H a y que expulsarlo. ¡F u e r a! (Gran óvaciónl) Como la ovación no puede ser bipartita, se ha de atribuir a la aprobación del concepto total con todas las partes de su contenido. Se aclama, por tanto, la repulsa de la demagogia. Pues si es así, D Fernando de los RÍQS, como preceptor, y los jóvenes socia: TEMAS VARIOS Y a está dictaminado por la comisión parlamentaria de Hacienda, el proyecto de Ordenación Bancaria, y parece que a gusto del ministro, porque, según todas las referencias, no hay en el dictamen más que unas ligeras enmiendas a las que el Sr. Pri 5 se ha apresurado a dar su asenso. L a benevolencia del ministro puede responder, a su vehemente deseo de que se discuta pronto y rápidamente. Pero creemos, y esperamos, que el debate sobre este asunto no sea ni acelerado ni tan llano que salga incólume de la controversia. E n la Cámara hay gente de la industria, del come ció, de la agricultura, que ha de darse cuenta de cómo esa ley puede repercutir en las restricciones del crédito bancario y en otras dificultades adversas a la situación económica general, y todavía queremos creer que esos diputados responderán a la vez de aquellos intereses, votando lo que les dicte su leal saber y entender, y desentendiéndose de consignas partidistas. Se trata de un problema de realidad, no de un epígrafe de programa, y sobre el cual cada diputado, por su propia noción y competencia, debe formar juicio propio. E l párroco o rector de una iglesia de O r i huela ha recibido un oficio del gobernador de la provincia suspendiendo unos ejercicios de misión, que en aquel templo dirigían dos frailes, de distintas Ordenes por cierto. Si la autoridad gubernativa creyó que esos religiosos habían incurrido en falta de índole política, tenía varios caminos para sancionarla, a saber: reclamar de la autoridad eclesiástica para que ella corrigiera; solicitar que fuesen relevados o substituidos los incursos en falta; imponerles directamente multa. Todo ello, por supuesto, después de comprobado objetiva e imparcialménte el hecho incorrecto. Pero suspender un acto de culto o de devoción dentro de un templo no creemos que esté en las atribuciones de los gobernadores laicos; si acaso, será de los gobernadores eclesiásticos. Con esa elasticidad interpretativa estamos viendo que los gobernadores civiles interrumpen una novena o una misa cantada. Si hay, y siempre será lamentable, sacerdote que dé ocasión o siquiera pretexto- -y basta con el pretexto, naturalriiente- -para una medida gubernativa, la medida sólo puede referirse al sacer-
 // Cambio Nodo4-Sevilla