Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES i í D E N O V I E M B R E D E Yg 3? EDICIÓN D E ANDALUCÍA P A G 25.I 1 ECOS, NOTAS Y TURAS LEC- Dice D. Rafael Sánchez Guerra que caan- f do se preparaba la revolución no estabaf aún de moda entre los... jabalíes combatir? a los hombres que representaban a la dere- cha dentro del campo republicano E r a cosa prevista, y, antes que el ex subsecretario de l a Presidencia, habíamos pen- í sado nosotros que l a hora de las derechas- concluyó el 15 de abril. D e P i y Margal! con referencia a las Constituyentes federales de 1873, son las siguientes enérgicas palabras, que revelan la índole de su carácter, toda vez que se trata de unas Cortes elegidas bajo su d i reccsón: E r a n s i n duda, inexpertas, no muy alto su nivel intelectual, pero determinadas sas, aspiraciones, no muy fijas sus ideas sobre, los principios que debía tener la federado por base... E n una reunión política que presidía f áe? Nicolás María Rivero, un orador descono- cido pidió la palabra: ¿P a r a qué pide S. S. la preguntó Rivero. -Señor presidente, para explicar los orígenes de la democracia, -E l momento no es el más a w r t t m o y pero le concedo l a palabra, a c c T O k i o i i J 3 e i que. sea breve. 1- -Señores- -empezó, tomando aliento ¡el; orador- la tierra ha sido creada o increa- da, esto n o l o sabemos mas está fuera d e i duda que su primer estado fué el- ¿incandes- cente, después yino el enfriamiento íy apa- í recieron las especies. Tras estas épocas paleontológicas... -Permítame S. S. -interrumpió, grave- mente, R i v e r o- voy a pedir un paraguas antes de que lleguemos a l diluvio. Esta salida puso fin al discurso. 5 Madoz, diputado en las Constituyentes de 1869, era muy nervioso e irritable en extremo. U n a vez, al ser interrumpido en u n discurso, exclamó, airado: -M e importan muy poco los murmullos. ¡Yo pereceré por l a causa de la libertad, y, como dije en una ocasión célebre, en 1837, cuando ella peligre de seguro no encontraré a mi lado a los que ahora me interrumpen. 1 Afirma L a Bruyére que los poderosos desprecian a los hombres de talento, que no tienen más que talento; que los hombres de talento desprecian a los poderosos que no tienen más que riquezas, y que las personas de bien compadecen a los unos y a l o s otros porque tienen riquezas y talento, sin poseer ninguna virtud. El suicidio en Berlín. -Durante el primer semestre del año actual hubo en Berlín 942 suicidios, o sea un 19 por i c o más que en igual período de tiempo del año anterior. E s a cifra supone una media de cinco suicidios por día. Una colección de flautas. -El profesor p a y t o n C. Miller, de Cleveland, que reside circunstancialmente en París, siente una tal afición por la flauta, que, además de tocarla muy bien, colecciona esos instrumentos. T o dos los días visita tiendas de antigüedades y casas donde supone que puede esperarle un hallazgo, y así ha conseguido poseer tina colección de 8.400 flautas. Las tiene de madera y de metal, fabricadas en China, África, Europa y en las islas del Pacífico. Se ignora Si figura en su colección la flauta ericantada. EL HOMBRE D E L DÍA GIL ROBLES El gesto con que el Parlamento acogía los discursos de los diputados vasconavarros y agrarios fué perdiendo ante el de Gil Robles, en la defensa de su acta, su tono de alegre zumba. Los jabalíes salían de la refriega bañados en sudor y sangre... porque Gil Robles no es presa fácil, y es que ya de pequeño fué un genio fuerte. A los quince años, bachiller. Después, licenciado en Derecho, en Salamanca. En cierta ocasión, un catedrático que no le profesaba gran simpatía le hizo objeto de un extenso examen; al preguntarle por una teoría, la expuso en la misma forma en- que se contenía en cierto libro. El catedrático, no sabiendo cómo ponerle defectos, le dijo: Está muy bien expuesta esa teoría, pero es muy antigua A lo que contestó Gil Robles: No será tan antigua cuando anoche, se ha üevado usted a su casa, de la Biblioteca, el libro en que se acaba de publicar Tuvo el premio extraordinario de la licenciatura y se doctoró en Madrid. En el día de Difuntos de hace diez años fué tiroteado en la Alta Silesia por los soldados polacos, que no se percibieron del salvoconducto que llevaba de la Comisión interaliada. Se apoderaron de él. y, al identificar su personalidad, le acompañaron sobre la nieve hasta una estación de ferrocarril. En otra ocasión, en Cuba, se internó solo en los campos y celebró una reunión con cien rancheros armados y en huelga, a los que logró convencer y disuadir de sus propósitos violentos. Tal es el hombre que ha enarbolado el banderín del revisionismo duro, fuerte, bravo, e útkKsente. Como diría Samuel S miles, es todo m carácter
 // Cambio Nodo4-Sevilla