Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C M I É R C O L E S n D E N O V I E M B R E D E 1931. E D I C I Ó N Dice el conferenciante que en la historia del Instituo del Cáncer se pueden considerar dos etapas: la primera de ellas, muy modesta, sin medios y sin materiales para el trabajo, y la segunda, en el año 1925, cuando se fundó la L i g a Española contra el Cáncer, formando en ella personas de alta categoría social y política. Con este motivo tributa un caluroso elogio a D. Jorge Silvela y al señor Aguilar, como administrador y secretario de la entidad, reportando la labor de ambos grandes beneficios. A l proclamarse la República, las personas que formaban el Comité, que eran afectas al antiguo régimen, dimitieron sus cargos, yendo el doctor Goyanes a visitar al entonces ministro de la Gobernación, señor Maura, para consultarle sobre el caso, d i ciéndole éste que formara un Comité con profesores del Instituto. Habla el conferenciante de la labor de la L i g a en el orden nacional e internacional, recordando el Congreso de Londres, donde fueron elegidos él y el doctor A g u i l a r representantes de España. E n el orden regional se organizaron las Ligas Regionales de Sevilla, San Sebastián, Bilbao, V i g o Santiago, Alicante, Valencia y Zaragoza. E l Instituto fundó y publicó dos revistas t r i mestrales, que fueron muy bien acogidas en el extranjero. Sigue enumerando la labor que ha hecho al frente del Instituto, donde estuvo trece años, sin sueldo alguno. Continúa el conferenciante diciendo que algunos, sin título n i merecimiento, quisieron entrar en aquel centro, creyéndose obli- gado el orador, por la amistad que le une con el ministro de Justicia, a visitarle, para manifestarle que la República se desacreditaría si daba cargos por favoritismo, apartándose de la competencia y de los merecimientos. Seguidamente habla de las relaciones últimas de la Diputación con el Instituto, y dice que desde que vino l a República ninguna autoridad sanitaria se ha dignado visitar el Instituto del Cáncer. E n un párrafo muy sentido recuerda sus ideas de siempre republicanas, lamentando que se le haya destituido sin haber sido oído, en un tono áspero y duro. Y termina diciendo que ya que el Gobierno no le quiso oír, desdeñándole, desea que le oiga la clase médica. E l público, muy numeroso, compuesto en su casi totalidad de médicos, aplaudió calurosamente al ilustre doctor Goyanes. x D E ANDALUCÍA. P A G- $2. españolas. Las mujeres de hoy, sin embargo, y desde luego, las ajenas niás qoíe las nuestras, se someten voluntariamente a unos estormentos que no hubiera sido capaz de i n haventar el más cruel de todos los inquisidopares. Pero lo hacen con su cuenta y razón: la de no resignarse a envejecer. E n realidad, no hay más remedio que perdonarlas. U n a tienda apedreada Todavía recuerde! como en una pesadilla, Madrid 11, 1 madrugada. E n la calle aquella ocasión en... que cierta directora de Ancha de San Bernardo, esquina a la del instituto de belleza me invitó a visitar su Esoíritu Santo, un grupo, compuesto de unos treinta individuos, apedreó ayer una; clínica. Hallábase instalada ésta en un edificio de las Cuatro Calles. E l ascensor, eletienda de ultramarinos que hay establecida vaba rápidamente al visitante hasta el úlen dicho sitio; los agresores rompieron vatimo piso. Allí, cerca de las azoteas bien rias lunas y causaron otros desperfectos, que soleadaSj existía toda una serie de aparael dueño valora en 600 pesetas. tos que se me antojaron monstruosos. E l A l huir rompieron también la luna de un aparato de los masajes, el de la ondulación, establecimiento inmediato. N o se practicó ninguna detención. I el de secar... ¡Qué se y o Salí horron y J zado de mi visita, que terminó, por cierto, en un magníficamente instalado gabinete de odontólogo, con ese. aparato que hace g i rar... lo que sea, sobre la muela dañada, y cuya sola vista ya me produce escalofríos. L a directora, naturalmente, suplicó de- mí el reclamo de rigor. N o sé si. se lo proL a tumba de B o t i c e l l i metí siquiera. L o que sí recuerdo es que la Madrid 10. L a aparición de la piedra escalera, con ser larga, me pareció poco para tumbal del sepulcro del gran pintor de la el afán que tenía de no dar paz a mis pierprimavera, Sandro Boticelli, en Florencia, nas. remueve estos dias las secciones de arte de Los especialistas en belleza de Londres, selos periódicos y revistas de Italia y de otras gún la United Press, han encontrado renaciones. medio al mal que más temen las señoras: el Se sabía que el pintor había sido enterrade la pata de gallo y las arrugas todas, en do cerca del campanile de la iglesia de T o general. Nada de esas operaciones que ¡a dos los Santos, cubriendo su sepultura con Cirugía, un tanto aprovechada, ha bautizado magnífica lápida con las armas de la familia. con el nombre de estéticas E n ocasiones, Por tal circunstancia y después de largas la práctica ha demostrado que el sueño de rebuscas, un monje ha logrado identificar cumplidamente. ellugar del enterramiento. ver reducidos unos gbrdos tobillos ha costaE l hecho ha suscitado la atención de las do ambas piernas a. la interesada. L a tersura gentes cultas en torno a la figura de este de una piel se pierde únicamente, como es saartista, que ha sabido captar, sin, que nadie bido, por falta de buena circulación. E l riele superase, la sensación del movimiento elego de sangre necesario no llega como debiegante de la mujer refinada. ra llegar, hasta el rostro, y entonces la. arruga surge con su implacable huella. L a prePinturas de Segura E z q u e t r o visión inglesa ha razonado, pues, como lógiE n el Círculo de Bellas Artes se inauguca, y después de muchas razones, ha deciró anoche una exposición de 26 obras del dido que para que la sangre se agolpe en el pintor José Segura Ezquerro. Gran parte rostro, y lleve hasta allá sus beneficios, no son interpretaciones de la vida cubana, busexiste más que un solo procedimiento: la cando en la factura la obtención de una caposición con la cabeza abajo. pacidad escultórica lograda en algunos Boca abajo y apoyada contra una pared. trozos. H e aquí la postura actual de muchas damas inglesas. Esta posición, si sé aspira a que el Pinturas d e C i r i a método produzca los resultados apetecidos, E n otro salón del Círculo de Bellas Artes debe sostenerse durante cinco minutos cada se inauguró al mismo tiempo que la anterior día. Según aseguran, al cabo de cierto tiemuna exposición de 40 obras del pintor C i r i a po, las arrugas c eden y todo cutis, por muy Sustracción de pliegos de valores Obras del tipo decorativo, el pintor propenpergaminadó en que se halle convertido, acade én ellas a aprehender abstracciones, quiMadrid 11, 2 madrugada. Ante el comiba por recobrar su primitiva frescura. meras de pesadilla... sario jefe de la primera brigada, D L i n o ¿Se ríe usted, incrédulo lector... Obra Pérez, compareció anoche D. Mauricio de usted m a l s i en taLhecho incurre. Y o no sé Jinca y Greil, de treinta y siete años de DE SACIEDAD siquiera si la noticia que hoy comento caerá edad, domiciliado en la calle de Santa Cade acreditado humorismo i n talina número 5. Dicho señor manifestó que ECOS D 1 V E R S O S dentroque ese biencon la mayor seriedad lasglés, afirma es director de una Compañía de Seguros, y cosas más extravagantes. Pero lo que sí me C a b e z a abajo que por la tarde, en la oficina, había reciatrevería a asegurar es que si, efectivamenbido un pliego de valores, que en el sobre E n cuanto a modas, Londres vence a P a te, la idea ha sido lanzada por un instituto declaraba contener ocho mil pesetas; al abrir rís momentáneamente. P o r lo menos, así lo de belleza, vea a todas las mujeres de treinel pliego se encontró con unos recortes de asegura, bajo el prestigio de su título, la ta y cinco años para arriba, en trance de anperiódicos. agencia United Press, en su servicio postal dar sobre las manos. ¿Por qué no? ¿No lleE l Sr. Jinca hizo una exposición detade hace tres día- Se trata de una sola mogaron hasta hacerse pintar miniaturas en las llada de otras sustracciones de que ha sido da, y no de la moda en general. Pero, desde uñas de los pies... Pues, ¿qué no harían las víctima, y que son las siguientes: 1.000 peluego, de la moda más importante para una señoras mujeres para estirar esa p. iel del setas, 700, 6.500, 5.000, 7.000, 19.700, 14.850, mujer: aquella con que se intenta disimular rostro, que hay forzadamente que exhibir a 54.300 y 1.000 pesetas; todas estas cantidalos años por medio de los recursos de un toda luz... des han. sido sustraídas de otros pliegos y instituto de belleza. Quien manda, manda. U n jefe supremo en en diferentes fechas, todas ellas recientes. H e aquí nombrado él verdadero tormencuestiones de belleza parece ser que acaba de Con motivo de la denuncia presentada por to femenino de la modernidad. Por mucho lanzar su orden terminantemente. el Sr. Jinca. lá Policía ha empezado a practiempo que transcurra, España, por ejemplo, -A ver, a alinearse las mujeres. Y en ticar investigaciones para descubrir a los nunca podrá librarse, más allá de sus froncuanto suene una palmada, ¡todas cabeza autores de las sustracciones. teras, de Ja negra tragedia de su Inquisición. abajo... Para los extranjeros, la sombra de TorqueLectora de cierta edad. Y o no digo que mada aún va de camino por las carreteras U n o q u e se d i v i e r t e y n o p a g a usted incurra en lo que puede parecer una tontería: pero, por si acaso, le regalo, a usted Madrid 11, 2 madrugada. Martín García este buen consejo: cómprese en seguida un Cruz, vecino de Calatayud, entró ayer en un elástico con que poder sujetar los bn- des de cabaret céntrico; hizo consumiciones por vasu falda. -Gil de Escalante. lor de 244 pesetas, las cuales se negó a pagar después, pretextando que no tenía nero. Fué conducido a la Comisaría, y en te Centro se comprobó que Martín se bía fugado hace dos días del domicilio terno, llevándose 1.500 pesetas. di- Exposiciones y noticias j artísticas I Lea usted ABC