Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Los aparatos del Aero Club de Andalucía civil a D Fernando Flores Solís, hoy triunfador en la primera Vuelta a España. De aquellos quince aviadores deportistas, dos, D José Guitart y D José Luis Terry, pasaron a la Aviación militar, dando una prueba rotunda de la solidez de la escuela practicada, que se caracteriza por su disciplina y seguridad. Los primeros profesores fueron militares: los capitanes Bustamante, Del V a l y G i l Mendizábal. Luego dieron clase D Fernando Flores y D José de la Cruz, muerto éste al aterrizar en el aeródromo de la A r milla, yendo como pasajero del capitán H e r nando, que también pereció en el accidente. Esta es la única nota triste registrada en el historial del Aero andaluz, que aquel día perdió un piloto expertísimo; tanto como lo es el vencedor de la Vuelta a España. Actuó eí Aero Club de Andalucía en la formados en línea. challenge, en las visitas del Conde Zeppelin a Sevilla y en cuantos acontecimientos aéreos hubieron lugar en la sede andaluza. Las avionetas del Aero, cuyo n ú m e r o ha ido creciendo hasta constituir una verdadera escuadrilla, no descuidan momento propicio a hacer afición, y así concurren a cuantas fiestas se organizan en la región andaluza, lo mismo a una. tienta de becerros. que a las fiestas plaveras. Y no es e x t r a ñ o ver en una cacería cíe liebres cómo el ala de jinetes se alinea junto a los aparatos, posados quizá para que los galgos no sientan envidia de su velocidad. E l Aero ha adquirido ahora un planeador, con el que aspira a hacer gran n ú m e r o de pilotos entre las clases populares. Este es un resumen somero de la historia de tres años y medio del Aero Club de A n dalucía, que con el triunfo actual cierra un ciclo de brillantes actividades, en el que no ha tenido tiempo para descansar de uno a otro éxito. Bien ganada está la Vuelta. Nunca tuvo mayor justificación un premio. Pero junto a la victoria casi nunca camina la prosperidad. E l A e r o Club de A n dalucía ciñe el laurel simbólico cuando pasa por un trance apurado en el orden económico. ¡Lástima sería que feneciera, porque de él cabe esperar una obra definitiva! Y se realizará. U n a mano procer se dispone a tenderse hacia los triunfadores, de la primera Vuelta a E s p a ñ a L a mano del filántropo no debe dudar. T a l es la trascendencia de la labor que ha de realizar en el futuro el A e r o Club andaluz, honra dé Sevilla. ANTONIO OLMEDO