Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PAGINAS T E A T R A L E S CRITICA- CARICATURAS- INFORMACIONES j MARIANO JOSÉ DE LARRA Fígaro a cuya memoria se dedicó la función de ayer en el teatro que lleva su nombre, fué varios años crítico teatral en L a Revista Española. Los que opinan con Des lonches que, la crítica es fácil, pero el arte difícil tienen en Fígaro un claro ejemplo. Sobresalió como crítico, y lo fué por muchos conceptos inigualado en su tiempo, pero fracasó como autor, traductor y adaptador de obras teatrales. Macías, drama original, no resiste hoy la lectura, y en sus traducciones, hechas, sin duda, para acrecentar sus ingresos, que eran, por cierto, pingües. no denota las virtudes que él exigía como crítico a las obras ajenas. Fué itn Aristarco diiro, irónico; e inflexiblemente adherido a las normas clásicas y moratinianas. Hoy diríamos que, aun siendo Fígaro por temperamento y esencia un español íntegro, individualista, rebelde, altivo, agresivo y mordaz, como Quevedo, era un snob y extranjerizante en. la apariencia. Todas las comedias seudocastizas, apergaminadas y. lustrosas, y todos los dramas absurdos, de la escuela de Scribe, que se representaban en España a principios del siglo XIX tuvieron en Fígaro un flagelador implacable. Los primeros brotes románticos florecieron, sin embargo, su pluma, con elogios. Nadie, como él, dedicó tan apasionados comentarios al estreno de E l trovador, de García Gutiérrez, cuando de la noche a la mañana salió- éste de laobscuridad más absoluta para escalar, bruscamente, el primer puesto entré los autores de teatro de entonces.
 // Cambio Nodo4-Sevilla