Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C S Á B A D O 14 P E N O V I E M B R E D E 1931. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 32. de las secciones que se crearán, entre otras, de enseñanza, jurídica, ingeniería y construcción, empleados públicos, particulares, etcétera. Esboza las idea de crear, un M o n tepío, Bobas de Trabajo, Cooperativas, etc. Termina diciendo que toda la clase media Madrid al día debe unirse, para conseguir sus propósitos. Un día fresco, pero de sol, fué el de ayer. D Ramón Duart habla del concepto que Para ser trece, no se portó vial. tienen de España en el extranjero y de cóUna sesión formidablemente escandalosa, mo tan injustamente se explota lo de l a ofreció el Municipio: casi tan estrepitosa, leyenda negra. Pide la unión de las clases como la de la junta general del Ateneo, en la medias, ya que tantos beneficios reportaría. tarde anterior. Primeramente se logró, meE l presidente de la Federación, Sr. P a n diante una enmienda de las minorías, que los do Baura, manifiesta que és necesario haindustriales y comerciantes queden libres cer labor concreta y positiva. Se detiene en del impuesto de la décima de la contribuestudiar la situación dé España y señala ción. Luego se acordó también por iniciala misión tan alta que circundé a la clase tiva, que a los nuevos grupos escolares se patronal. Hace un llamamiento a todos, pales den nombres de ilustres personalidades ra luchar sin descanso por los intereses españolas, eliminando a las extranjeras, como que defiende la Federación. proponían los socialistas, cuyo leader maniE l numeroso público que llenaba el local festó que no le parecía mal que se diese a aplaudió mucho a los oradores. uno de los mencionados grupos el del Padre Vilorka, (confundiendo a un ex concejal con el sabio tratadista del Derecho internacional, padre Vitoria) y finalmente aquello fué Troya, al discutirse sobre la forma de pagar las obras de pavimentación de algunas calles. El grupo socialista puso el grito en el suprimido cielo, y el sistema nervioso en Diálogo sin importancia trance de necesitar unas tasas de tila. El padre. -Hija mía... ¿E r e s feliz? Un grupo de llamados obreros sin trabajo La hija. ¡Q u é preguntas, p a p á Desde se impusieron el de romper las lunas de un luego. ¿Cómo no iba a ser feliz, con un establecimiento de comestibles de la calle padre tan bueno como el que Dios me ha ancha de San Bernardo, y despojar a los dado... escaparates de los géneros que mostraban. El padre. -Déjate de carantoñas eufóniLlegaron los guardias de Asalto, cargaron cas, hijita. N o se trata ahora de mió de sobre los revoltosos, y éstos miraron al soslaesos momentos en que te ves precisada a yo, y, friéronse, y no hubo nada. presentarme al cobro l a cuenta de tu modisEn el vecino Carabanchel hubo nueva huelta. Desde que m u r i ó tu madre, eres mi ga de operarios de la fábrica de cerillas; braúnica preocupación, con ser mi única hija cos caídos, lenguas sueltas y armas al homY o no puedo acompañarte de continuo. M i bro, con recuerdos de familia. trabajo, mis negocios... Te he abandonado, Gran animación en la Casa de la Justicia, en manos de una señora d é compañía que con motivo de una vista en la que el proceso creo seria, formal. ¿H a b r é cometido con ello era lo de menos, por tratarse de un homiciun error... Por eso te pregunto si eres dio de los llamados pasionales; lo de más era, feliz. el experimento de la unidad del acto, o sea, La hija. -Y yo te contesto: L o soy. L o la sesión permanente, hasta terminar el juisoy absolutamente. cio, y por poco el de cada uno de los concuEl padre. -Me alegro. rrentes. En fin, la del alba sería cuando se La hija. -Pues nadie lo diría. H o y tielevantaba la sesión. nes una cara tan triste. ¿Te ocurre algo? La del Congreso comenzó casi sin diputaMe parece que bien puedes confiarte a tu dos. Uno de los concurrentes se expresó conhija. tra los rezagados, en términos tan violentos, El padre. -Los negocios no marchan... que el presidente manifestó que no constarían La hija. ¡B a h! ¿Y no se trata más que en acta las frases que habían constado en de eso... Vendrán otros tiempos mejores. el acto. Él padre. -Voy a tener que hacer econoHubo reunión del Consejo de ministros, y mías. acuerdo de no permitir más mítines de las La hija. -Hagámoslas. ¿Quieres que suderechas; acuerdo seguido de un expresivo primamos la señora de compañía... y elocuente viva a la libertad. El padre. -No. Únicamente lié comenzaDe teatralerías, un estreno en Maravillas. do por despedir al chaufeur. Desde hoy, no La noche, de abrigo, o por lo menos, de vas a tener coche. que te lleve. camilla- -Aemecé. La hija. -Poseo dos piernas que, en cuanto a resistencia, son maravillosas, y como último La Federación Nacional de las alcance recurso, siempre queda el tranvía al de todas las fortunas. El padre. en r v í a de mi Clases Medias. Acto de divul- corazón... ¿Q uT ú diría ttua nmadre, hija viviera, é si que dejó toda una fortuna para que tú la gación disfrutases? Madrid 13, 11 noche. Ayer tarde, en el La hija, -Diría como tú, que corren viensalón de actos de la Sociedad Económica de tos de economía, y que hay que resignarse. Amigos del País, se celebró un acto de diPuede que dijese también qué tantas y tantas vulgación de los fines de la Federación muchachas como yo asaltan los tranvías a Nacional de las Clases Medias. Primeramente- hizo uso de la palabra. don Basilio Amat, vicepresidente de la Federación. Expuso que ha sido designado para hablar por el Comité ejecutivo, y que, corno hombre disciplinado, acata las órdenes recibidas. Dice que es hombre de trabajo y de lucha. Cree que la Federación puede Trousseettxx- Layetles llegar muy lejos, de unirse las personas de las clases medias. Glosa el manifiesto Permanecerá en el H o t e l Inglaterra, publicado por la Federación y dice que no del 16 al i! d e l corriente se h a r á política. Habla del reglamento y INFORMACIONES DE MADRID I I DE SOCIEDAD ECOS DIVERSOS diario, y que existen otras muchas, que van a pie hasta los Bancos y las oficinas donde, trabajan, sin que por ello se consideren desgraciadas. ¡Bah, el dinero... Si supieras que muchas veces me ha pesado el que decían mío, como si fuera un lastre imposible de arrastrar! El padre. -Tú no puedes conocer la vida. La hija. -Perp la presiento. Y cada vez que un, muchacho me ha dicho al modo vulgar buenos ojos tienes ha brotado en mí esa duda suficiente para matar todo amor en su principio. Y me preguntaba a mí misma: ¿S e r á efectivamente que le gusta mi manera de ser, o mi modo de v i v i r El padre. -Hablas en un. tono insospechado para mí. N o te creía tan razonadora. La hija. -Pero, padre mío, ¿cómo aspirabas a saber de mi razón, sj. hasta ahora no habías llamado nunca a su puerta... ¿P r e guntas que si soy feliz... Y o misma no sé si lo he sido absolutamente hasta ahora; pero te aseguro que estoy decidida a serlo, y. lo seré. P o r lo pronto voy a lanzar a los cuatro vientos la noticia de m i ruina. Se lo confiaré en secreto a la amiga de mi mayor intimidad. El padre. -No se trata de ruina; la palabra me hiere. Y o no he dispuesto de nada de lo tuyo; pero los arrendadores se niegan a l a g a r los valores, bajan... Como previsión únicamente... La hija. -Por lo que sea y como sea, a mí no me quitas tú el gusto de jugar a la arruinada. Así como así, la situación va á ayudarme para una prueba solemne que, de todos modos, yo estaba decidida a emprender. El padre. ¡A h! La hija. -Sí, papá. E l día está de confesiones existe alguien que es de mi agrado, y a quien espero y quiero también agradar. ¿Resistirá a la prueba... E n caso contrario, lo mejor es salir de dudas de una vez y para siempre. E n caso afirmath o, prepárate para asjstir, en clase de padrino, a cierta boaa. U n a boda en la que la novia irá modestamente vestida de viaje, sin cortejo de uniformes, ni trompetas de órgano que lancen marchas nupciales. Pero si esto último ocurre, aun cuando veas a tu hija llorar, no le preguntes nada. Desde ahora te adelanto la segundad de que será feliz. -Gil de Escalante. E n la parroquia de Nuestra Señora de Coyadonga, de Madrid, se. ha celebrado la boda de l a bella señorita María del Consuelo González Bravo y Pedraja, con D José P r i mo de Rivera y Orbaneja, hermano del fallecido marqués de Esteíla. Apadrinaron a los contrayentes doña D o lores Pastor, viuda de González Bravo, y D José Antonio Primo de Rivera y Sáenz de Heredia. Como testigos figuraron D Miguel P r i mo de Rivera, D Javier García de Leaniz, D Felipe Salcedo Bermejillo, D Joaquín Mota y Cortés y D R a m ó n Pastor y M e n dívil. Los recién casados recibieron muchas felicitaciones. V d d Cálido lares ua e i NOTICIAS D E LIBROS Y REVISTAS Informaciones y juicios C. I. A. P. publica las Obras completas fie Gabriel y Galán. Acaban de aparecer los dos volúmenes, en los cuales figuran los poemas más geniales y populares del gran poeta. Dos tomos, 12 pesetas. C. I. A. P. Librería Fernando E e, Puerí del Sol, 15. Madrid.
 // Cambio Nodo4-Sevilla