Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FRESCO D E GOYA E N SAN ANTONIO D E LA FLORIDA LOS FUSILAMIENTOS D E LA MONCLOA CUADRO D E GOYA tadas con espléndidos pabellones que podrían erigirse a sus espaldas, discretamente unidos, siguiendo el mismo orden en la traza y ornamentado, todo ello al gusto de la epocá, como se ha hecho con la Sala de Mengs y las mismas de los cartones de Goya, podría encontrarse el marco conveniente y necesario que coadyuvase al esplendor de ¡a magna obra, toda ella, v allá en el Gran Museo tan sólo lo necesario para que como ejemplar representativo de una escuela, no interrumpiese, al faltar, el historial de la española. L a iglesia, conservando como hoy su primitiva prístina belleza, sería, a más de panteón del pintor, una obra más que admirar, y así dos veces relicario. L a broza que ocupa la descarnada plazoleta en que se encuentra podría convenirse, prolongando, la parte baja de la Moncloa que bordea la carretera de Ga- licia, en un bello jardín, al igual del situado a espaldas del antiguo Palacete, y de esta forma, apartando ambas ermitas de la incuria y de la profanadora vulgaridad que las presta su proximidad al paso a nivel de la estación del Norte y las mesas esparcidas entre ellas de un cercano bar, sería como una isla encantadora de arte que encerrase en su centro los dos Santuarios, evocando a l mismo tiempo, con el recuerdo de las pastoriles praderas y románticos boscajes, la época pretérita en que triunfaba en estos mismos lugares aquella singular mujer que se llamó doña María del Pilar Teresa Cayetana de Silva, la duquesa goyesca, la egregia musa, y no lejos del lugar del modesto cementerio campesino en donde encontraban sepultura los empleados de la Real Florida y en donde la encontraron cuarenta y tres víctimas de la sed vengadora de Murat en la noche trágica del 2 de mayo, y he aquí otro motivo del gran caudal pictórico: Los fusilamientos de la Moncloa. Luis SOLER P U C H O L (Fotos V i v a r y R u i z Vernacoi.
 // Cambio Nodo4-Sevilla