Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MORADAS DE VASCONIA La torre, el palacio, la casa y el caserío. U de V a s c o n i a? E n el (oñaz) Y en la pelea y discusión nacieron, tiempo no podemos encarnizados, los dos bandos, que con 1 remontarnos más que nombre de. gamboinos y oñacinos llenan la a la Edad. Media, ya historia del país, a través de sus. torres, hasmuy avanzada, porque ta la extinción de su poder, precisamente, es de saber que lo ro- por aquel rey llamado el Impotente, E n r i mano, lo godo y lo áraque I V de Castilla. be no dejaron huella No, no fué este el motivo. Éstos bandos, en la morada vasca, y cómo los ele Valladolid en Castilla y los. de el conocimiento de lo otras ciudades en distintas. regiones de Esque ésta fué entonces paña, nacieron de la rivalidad y el afán de es puramente litera- mando de los distintos grupos en su am. rio, sin posibilidad de bicioso anhelo de preponderar en el país, c o m p r o b a c i ó n por imponiendo por la fuerza su poder. vista de ojos ni en Y estas torres. vascas, en ofensiva uñas el más leve vestigio. Y veces y en defensiva otras, escribieron a nuestra reseña ha de través dé los años las páginas de tales conc i r c u n s c r i b i r s e a lo tiendas, hasta su extinción, perdiendo enTORTÍE D E ZARAUZ que a h o r a se puede tonces, por orden del rey e imposición, de ver. la Hermandad, el cuerpo superior que susN observador cualquiera que recorra Una simpática modestia aureola estas to- tentaba su espíritu guerrero y mantenía su Vasconia advertirá sin el menor esrres vascas, que, a diferencia de los castifinalidad en la lucha, convirtiéndose, al defuerzo una modalidad característica llos de Castilla, desmantelados y derruidos, rruirse, en casas aparentemente militares, más entre las que dan fisonomía proconsérvanse, las más de ellas, cuidadas y pero de servicio exclusivamente doméstico, pia, acusada y fuerte, a este bello rincón, atendidas, ocupadas algunas en adecuada v i sin otro- objeto que el vivir, ya pacífico, de honor y gala de España. vienda a la comodidad del día y orladas sus sus moradores. Quiero referirme y me refiero a las v i paredes por plantas trepadoras de espesa y Así han llegado a nosotros. Cómo, estas viendas vascas, desde la vieja torre que alzó amparadora fronda. que veis. sus muros a los vientos medievales hasta ¡Torres de Ondárroa, de Azpeitia y. de Pareja de la torre, en el mismo tiempo, y el caserío de ahora, remozado por ser an- Zaraúz! ¡Torres de Álava, y de Vizcaya, mucho más después, alzóse el palacio con otro tiguo o nuevo, pero siempre típico; case- y de Navarra! designio. L a misma torre a veces se hace ríos vascos que salpican el paisaje en el Una exigencia militar las irgúió. Pero palacio. Basta con desaparecer, los elemenfondo del valle, en la entraña del monte o sus moradores se defendían en ellas, más tos guerreros de su construcción o transcara al mar. que de los enemigos de fuera, de los de formarlos por el arte: la almena en cresNuestra observación tiene la fortuna de dentro, los de la propia casa, quiero decir poder contrastarse y depurarse en un libro los de la misma tierra, en aquella época, tería y el cubo de ofensa en motivo ornamental o, a lo sumo, evocador. reciente qué asume en la materia la autotormentosa de los bandos, de los célebres ridad profesional del arquitecto Irízar, un bandos, gamboino y oñacino casi la Palacios de esta índole salen a cada paso libro erudito, alarde tipográfico, pleno de única razón de estas torres y. toda su his- en Vasconia para obligar a perderse el viaarte y de buen gusto. Otra modalidad, sin toria. jero en la más deliciosa variedad e impoque se tome por alabanza el juicio, de la U n origen pintoresco e incierto se señanerle la más justificada admiración. ¿Quién tierra vasca con toda su cavernícola adla a estos bandos. Dice el cronista que fué no conoce en Guipúzcoa la Casa de Loyola, jetivación de ahora... un día en que al llevar la gran candela de donde el Santo nació? He aquí uno de los Se impone en la reseña, que se intenta ofrenda a la fiesta de la Hermandad del i. casos tipos de mutación de la torre en pacon sólo fines de curiosidad y de breve dide mayo disputaron cómo llevarla: los unos, lacio. Destruido a la fuerza el piso supevulgación amena, el. orden cronológico. L o sobre los hombros, por lo alto (gamboa) rior de la torre, una vez apagada la tea. primero es la torre. ¿No conocéis las torres los otros, a, pie somano por lo bajo banderiza, el señor de ella, desterrado del
 // Cambio Nodo4-Sevilla