Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
FÚTBOL LOS CAMPEONATOS REGIONALES Y M A N COMUNADOS EN T O D A ESPAÑA 1 Sevilla F C al vencer al Malagueño, es de nuevo campeón de Andalucía. El Betis vence al Córdoba Racing Club. Reñido encuentro entre los eternos rivales, en Madrid. hubiera alcanzado la victoria, pese al arbitraje, que frenó poderosamente sus deseos. Sevilla F G 3; F C Mala- Pero el ataque se desenvolvió con torpeza, estorbándose los unos a los otros, careciengueño, i do de profundidad, driblando con exceso E l domingo se jugó en el campo de la ante la puerta, lentos en el tiro y jugando avenida de Eduardo Dato el último- ¡por todos ellos para el delantero centro, que en: fin! -partido de este accidentado campeosayó el gatillo en varias ocasiones con buen nato andaluz, que ha tenido la resultante estilo. H a y poco empuje en esa delantera, lógica de que sean los clubs sevillanos los y, en vez de disputar los balones, suelen representantes de la región en la Copa de quedar a la espectativa, en espera del fallo España, como viene sucediendo todos los de los contrarios. años. L a linca media, que otras veces hemos E n dicho partido se. calificó campeón, una visto actuar con gran acierto, nos pareció ¿Vez más, el Sevilla F C por haber tenido el domingo más baja de forma, dedicándose su más directo rival un comienzo de cama destruir juego en plan defensivo, construpeonato bien deleznable, aunque a la hora de pisar la cinta haya esprintado magnífi- yendo poco y dejando una laguna entre ellos y sus atacantes. camente. L a línea defensiva fué la mejor de los forasteros, destacando Castillo, el defensa E l Sevilla ha aprovechado el sueño de la derecho que hizo un partido soberbio, conliebre confiada, y ha vivido en sus últimos partidos de l a ventaja previamente adquirí- teniendo bien a Campanal, al que disputó muchos balones altos con bravura y limda, bien que con fatiga de sus músculos. pieza, i ¡Y eso fué lo que ocurrió el domingo. Allí estaba el grupo que había obtenido más E n pocas ocasiones de peligro tuvo que puntuación, pero al verlo actuar había que intervenir el portero, García, y cuando lo desechar l a idea de que se estaba viendo j u hizo estuvo lucido, especialmente en una g a r a un campeón de Andalucía, porque daparada que hizo en el segundo tiempo, ya ría una triste impresión de que serían los caído en el suelo. equipos que estaban peor puntuados, como E l Sevilla j u g ó su peor partido de lo hubiera mejorado el concepto si volvemos que va de temporada, y dudamos, por muy la vista hacia el colista, que se desenvolvía mal que vengan las cosas, que se repita en con la soltura que le permitía la escasez de él una actuación tan desgraciada. Ello traesu clase. Porque el Mafagueño no podía ría malas consecuencias en cuanto al marhacer m á s de lo que hizo. De haber podido, cador, porque los equipos que han de yenií ANDALUCÍA 1 ahora distan bastante de la ineficacia que el domingo demostró el once de Málaga. L o del domingo fué la negación absoluta del fútbol de toda clase, del de guante blanco y de ese, sobrio y brioso que tanta falta nos liacía, según nos han dicho tantas veces, pero que no vemos aparecer por parte alguna. Y a la verdad, que, a falta de éste, ¡cuántas veces tenemos que acordarnos de aquel fútbol sevillano que alguien secuestró en mala hora! Ante el desconcierto sevillista del dotnin- go, temimos que hubiera algo de verdad en lo que se afirma sobre presiones que impiden a otros clubs no sevillanos participar en la Copa de España. Estuvo a punto. el Sevilla de darles la razón, pero el Malagueño, gentilmente, renunció a tan preciada carga. Dominó el Sevilla intensamente en ambos tiempos, y ello sirvió para poner de mani- LAS QUINIELAS- -Hasta gordo me estoy poniendo, porque ya no sufro en los partió. Y o apunto siempre el resultao que no quiero. Que viene: pue me consuelo con las peseta. Que no viene: ¡he gánao morarmente! fiesto la. incapacidad del ataque blanquirrojo. Porque el Sevilla, el domingo, sacó los jerseys del equipo reserva, y tal vez quiso po nerse a tono con la envoltura. E n la actuación desacertada de la línea de vanguardia, Vantolrá trató de escapar a su influjo, pero lo hizo tan levemente, que no pudo despegar con ventaja. E n la línea media, culminó la apatía de Abad, que do la impresión de ser un esi pectador con autorización especial para presenciar los partidos dentro del campo de juego. Rey, con la labor de su compañero de línea, y coii las garantías que da el otro noy que jugaba detrás, no sabía si ir adelante o retrasarse. E l l o le impulsó a hacer el penalty que Campos no concedió, y a marchar al ataque al final del partido, en uno de esos arranques de amor propio que le caracterizan. Angelillo, a ú n no recuperado en sus facultades, estuvo activo y acertó a cortar juego, de una- manera especial en el segundo tiempo. Iglesias estuvo vigilando más a su compañero de línea que a los equipiers contrarios. Y lo mismo le ocurrió, a Guillermo. Pero todo es cuestión de acoplamiento. E n cuanto Orriols se acople... A presenciar el partido, con el fin de i n formar al seleccionador nacional, Sr. M a teos, vino de Madrid nuestro compañero ea la Prensa Sr. Sánchez Ocaña. El portero de) Malagueño, tratando de evitar el tercer tanto del ¡Sevilla, hecho por Campanal, Jk- L