Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. M I É R C O L E S 18 D E N O V I E M B R E D E 1931. E D I C I Ó N D E A N D A L U C Í A P A G 24 Es propósito del presidente de la Cama- repetición de los hechos del mes de mayo, ra que la discusión comience una vez tery concedía la autorización para las guardias minada la ley del proyecto de Ordenación preventivas ae los templos parroquiales, con Sanearía. dos restricciones: una, que no formasen grupo en la calle, y- otra, que no usasen armas Los radicales- socialistas los que no poseyesen la licencia oportuna Todo ello escrito de puño y letra del ilusSe reunieron ayer y acordaron presentar trísimo Sr. D. Ángel Galarza, con fecha 27 una enmienda al título octavo de la Constide junio de 1931. tución, que modifica esencialmente el senQueda demostrado que el director genetido de éste, con un criterio mucho más raral de Seguridad conocía y autorizó las dical. L a defenderá el señor Azaróla. guardias de vigilancia que se venían presL a minoría se solidarizó con la actitud tando desde dicho día 27 de junio. Pero hay de los señores Ortega y Gasset y Galarza, más: no se ha ocultado a nadie la existenen la última sesión secreta. cia de esas guardias, sino por el contrario, han tenido publicidad notoria. L a propia L A V E R D A D S O B R E E L guardia de Seguridad que ha estado en los templos y conventos, hizo en el mes de oc S U C E S O D E L A I G L E- tubre, por mandato de la superioridad, i n dagación de los templos y conventos que se S I A D E L A C O N C E P- guarnecían por la parroquia de la Concepción, facilitándosele relación con señas y CIÓN, D E M A D R I D personas. La carta de D. Fernando Cobián que inCon estos antecedentes relataremos lo ocusertamos a continuación de estas líneas, y la rrido en la madrugada del 14 al 15 de los que también reproducimos del Sr. Galarza, corrientes. Como en la mañana del 14 apacomo complemento de aquélla, aclaran de un reció en la Gaceta el decreto declarando camodo incuestionable, no sólo las verdaderas ducadas las licencias de uso de armas v conproporciones del suceso de la iglesia de cediendo cinco días para su presentación a la Concepción, sino también el procedimien- las autoridades, el que suscribe avisó a los to que sobre este asunto se ha seguido, con propietarios de las cuatro escopetas de caza fácil margen a la fantasía periodística, y con y de los dos rifles, para que los retiraran de la sanción de multas y amenosas de otras donde los habían dejado y cumpliesen con sanciones a personas que ahora residía que el precepto indicado. Serían aproximadaobraban autorizadas por la autoridad para mente las dos de la madrugada cuando, hareunirse, y a las cuales 110 les hallaron los llándose el grupo a que correspondía la guaragentes arma alguna. dia de vigilancia aquella noche, preparando Decíamos en nuestro comentario de ayer, sus turnos para descansar los demás, oyeron que el Gobierno no ignoraba estas reuniones; la llamada en la puerta de la calle de Núhoy, conocidos los documentos que siguen, ñez de Balboa, franqueándola unos veinte podemos añadir que, además de conocerlas, individuos después, cuando éstos alegaron su las autorizaba. No queremos, por nuestra condición de policías, los cuales preguntaparte, ni hace falta, decir nada más. ron a los nueve señores que se encontraban dentro, entre los que se hallaba el que S r director de A B C. suscribe, si llevaban armas, contestándoles M u y señor mío: Amparándome en la canegativamente e invitándoles el firmante a ballerosidad de usted, espero tenga la bonque cachea sen a todos, como se efectuó, comdad de rectificar las noticias e informaciones probando la Policía que los reunidos estaoficiales que respecto al registro practicado ban desarmados. en la iglesia parroquial de la Concepción, se ha transcrito en la mayoría de los periódicos E l que suscribe, estando con varios agende Madrid. tes en el cuarto de guardia, esperando a que regresase el comisario con el, mandaL a verdad de los hechos es muy distinta miento oportuno para el registro entero, a las insanas fantasías de quienes no tienen manifestó a dichos señores que únicamente escrúpulo en tergiversar los hechos, con había armas de caza en número de cinco o grave perjuicio para la reputación de las seis. personas, que acusan la falta del debido resA l regresar el comisario rogó a los señopeto que merecen ciertas causas. res que se encontraban en la iglesia de la E n la iglesia de la Concepción no se celeConcepción que se presentasen al director braban reuniones clandestinas; no se daba general de Seguridad, ofreciéndoles un coel caso de tenencia ilícita de armas, y muche para que se trasladaran, no en concepto cho menos, las personas que con sacrificio de detenidos, y así lo hicieron los señores y abnegación cumplen sus deberes, se han Melgarejo, Deusch, Gordón, Moreno Dápermitido silbar a los agentes de la autorivila, Méndez V i g o y el que suscribe, dejandad ni inmiscuirse en nada que se haya redo la Policía a los restantes señores en la ferido a la representación de cierta obra iglesia, para efectuar el registro. Examinateatral en el teatro Beatriz. N o eran reunioron varios cajones y no encontraron en la sanes clandestinas, n i ocultas, ni ignoradas cristía más que un fichero que se había copor el señor director general de Seguridad; menzado a llenar, y que llegaba al 400 y las pruebas demuestran terminantemente lo pico, pues para conipletarlo faltan más de contrario 8.600, que en los días sucesivos se irán poE l día 21 de junio del corriente año se niendo al corriente, y que indican los dopuso en conocimiento del señor director gemicilios de todos los feligreses que, como neral de Seguridad, por oficio firmado por buenos católicos, se han ofrecido para sosel señor cura párroco de la Concepción, que tener el culto y clero y vigilancia de temnumerosos elementos de la feligresía se le plos, Bolsas de Trabajo y escuelas parrohabían ofrecido para montar un servicio de quiales. vigilancia de los templos de la parroquia, ya L a Policía no es cierto que encontrara que el entonces jefe del Gobierno había maarmas; es completamente falso. Se le entrenifestado públicamente la imposibilidad de garon los dos rifles y las cuatro escopetas defender todos los templos y conventos, s i n con 300 y pico de cartuchos de perdigones y contar con un Ejército francés napoleónipostas, no invirtiendo el tiempo que dicen co vigilancia que los feligreses deseaban en el registro, sino en obtener el mandamontar para no sufrir de nuevo el doloroso miento judicial para el mismo, puesto que ultraje del mes de mayo. A las dos horas hasta las cuatro de la madrugada no se prede remitido este oficio, el director general sentaron con él en la parroquia, y a las cinde Seguridad contestaba con una carta, cuyo co habían extendido las diligencias y salían sobre iba dirigido a D. Jesús Torres Losapara la Dirección de Seguridad. Como se da, y en la cual se aseguraba que se habían dado las órdenes oportunas para evitas- la ye, una hora invirtieron en total en las d i ligencias. También es completamente i n exacto que las escopetas estuvieran en un paquete, pues etaban incluso sin funda. Pero en donde la inexactitud rio tiene límites es en asegurar que se han prestado declaraciones. Es total y absolutamente falso. N i se ha declarado ante el director general de Seguridad ni ante nadie, n i se nos ha dicho por un instante que fuésemos detenidos, pues terminada la diligencia se nos citó para las seis de la tarde del domingo, que esperábamos fuese para declarar, y con gran sorpresa se nos notificaba la imposición de una multa de rail pesetas, sin saber por qué. y se nos anunciaba una posible responsabilidad por tenencia ilícita de armas. Nadie puede ser condenado sin ser oído ni vencido en juicio, y a nosotros, ni se nos ha oído ni se nos ha vencido. Ninguno de los que fuimos a la Dirección general de Seguridad teníamos arma alguna para que pudiera atribuírsenos tenencia ilícita o lícita. Las seis escopetas de caza pertenecen a sus respectivos dueños, que poseen sus licencias correspondientes; aunque para la tenencia de escopetas de caza no se precise licencia y se tengan cinco días, que no vencen hasta el viernes, para presentar a las autoridades, con sujeción al decreto del día 14. E l señor cura párroco ignoraba que quedasen armas en los anexos del templo, sin que el hecho de conocerlo implicase la más liviana responsabilidad. Por su parte, el d i rector general de Seguridad tenía conocimiento y había autorizado las guardias de vigilancia que prestan los feligreses de la parroquia de Ta Concepción. E s doloroso, no cabe duda, que la juricidad tan defendida por el Sr. Galarza y por nuestro decano, y secundada por cuantos ceñimos la toga, sea la Cenicienta despreciada, puesto que ya no se burla, sólo el procedimiento, sino que se hace caso omiso de él, pues ya n i se toman declaraciones siquiera. M u y agradecido queda de usted, atento seguro servidor, q. e. s. ta. Fernando Cobián. H e aquí la carta del director general de Seguridad, a que se refiere el Sr. Cobián. (Hay un membrete que dice: E l director general de Seguridad. Particular. M u y señor mío: Recibo su atenta comunicación y me apresuro a manifestarle, en contestación a ella, lo siguiente: Primero. L a fuerza pública tiene órdenes severísimas para no tolerar ningún ataque a la propiedad privada. Estoy seguro de que todos cumplirán con rapidez y. energía las órdenes por mi dadas. Segundo. N o puedo negar permiso a ningún ciudadano para que defienda lo que se crea va a ser atacado contra ley y derecho. Tercero. N o puedo conceder autorización para que esas guardias preventivas se hagan formando grupo en la calle o armados, los que las monten en el interior. Cuarto. Es la fuerza pública la única que puede tener armamentos, y los que posean licencia de armas. Espero que no se repitan sucesos, que, no sólo fueron dolorosos para los católicos, sino para todos los ciudadanos que merecen tal nombre. De usted afmo. s. s. q. e. s. m. A. Qalarza. -27 junio, 1931. NOTICIAS MECRO LO G 1 CAS Fallecimiento del economista inglés señor Hewins Londres 17, 11 mañana. H a fallecido eí conocido economista inglés Sr. Hewins, que gozaba de gran autoridad en cuestiones arancelarias. -Fabra.
 // Cambio Nodo4-Sevilla