Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Á B C. V I E R N E S 20 D E N O V I E M B R E D E 1931. EDICIÓN D E ANDALUCÍA. P A G 5 Sanchiz tenía decidido trasladarse por una corta temporada a Mallorca, yendo luego a charlar a Canarias, y por último emprenderá otro gran reportaje como el del seppelin v el de Hollywood. D e todos modos, no sería raro que en una charla única nos ofreciese sus impresiones de este reciente viaje suyo al Plata. Joaquina Almarche, María Victorero, Astiiición Nieva, Ptsrita Martínez, Carmen, P o mas, Lolita García, Juan Espantaleón, Gonzalo Lloréns, Paco Gallego y Pedro Fernández de Cuenca. A todos les debo gratitud por el cariño y el entusiasmo con que acogieron mi comedia, y en ellos confío para que la lleven a buen puerto. Que así suceda, para mi tranquilidad y m i alegría, y para que, vencida esta verdadera semana de Pasión pueda yo el sábado respirar a mis anchas, momentáneamente l i bre de miedos... y disponiéndome a las otras batallas que aún tendré que librar en el curso de esta temporada teatral, tan difícil y tan llena de peligros. FEAXCISCO S E R R A N O A N G U I T A Allí OCRi TICA Entre todas Jas mujeres Comedia de francisco Serrano Anguita, que hoy, viernes, se estrenará en el teatro Alkázar, de Madrid. Salir de las fatigas de un estreno para enerar en las angustias de otro es algo que destroza los nervios al más templado. Acabo de ver las penas de mi desventurado Juan de las Viñas, y aquí me tienen ustedes metido en la capilla del Alkázar. L a suerte lo ha querido así, y aun cuando bien sabe Dios que yo hice todo lo posible por contrariar sus de, signios, he tenido que concluir sometiéndome a ellos, porque los intereses de las Empresas son dignos del mayor respeto, y, para servirlos, el autor tiene que olvidar los suyos y afrontar el riesgo de que los maldicientes le llamen acaparador ¡Y lo único que de esta forma acapara uno son miedos... y disgustos! EL C O R R 3 L L O TEATRAL Ramón Peña, a Eslava. -El día i. de diciembre se presentará Ramón Peña en el teatro de Eslava, con una nueva compañía de para la que se quiere contratar como primera figura femenina a Eloísa M u r o El beneficio de Thuillicr. -Además de los dos estrenos anunciados para mañana, viernes- -el de Serrano Anguita, Entre todas las mujeres, en el Alkázar, y el de Fernández Lepina. María, o la hija de mi tendero, en el Cómico- se celebrará en el Calderón la función a beneficio de E m i l i o Thuillier, cuyo triunfo en el tipo de! protagonista de Cuando los hijos de Eva no son los hijos de Adán ha sido el más unánimemente celebrado en su vida de comediante. E n esa función- interpretará Thuillier otra de sus grandes creaciones, El hijo de Polichinela, también de D. Jacinto B lávente, que el gran actor estrenó en el teatro L a r a Entre todas las mujeres tiene que i r buscando la esposa que desea v i v i r en paz con su marido aquellos matices y aquellas cualidades que pueden sujetar al hombre en su hogar para que no vaya a espigar en el cercado ajenó lo- que no encuentra en el suyo. Así, Julia, protagonista de mi comedia, se ve en el caso de variar cada día de gustos, de procedimientos y aun de carácter, a fin de que ño se le escape el tarambana de Santiago, ejemplo de cónyuges veleidosos y tornadizos. L e gustan a Santiago todas las m u jeres, y de entre todas ellas extrae Julia el tono y la modalidad que requiere el compañerito para sentirse satisfecho. Mientras le gusten todas- -piensa ella- no hay ningún peligro. L o malo sería que le gustase una mujer, una sola mujer, y que esa mujer no fuese yo. Cuando este caso llega, mi heroína, capaz de todos los cambios y de todas las imitaciones por conservar el amor de su marido, va copiando las gracias y las sutilezas de la i n trusa... hasta que advierte con espanto que ha llegado a las fronteras que una esposa honesta y buena no puede nunca traspasar. Y en esta derrota sentimental, en este fracaso de sus instintivas habilidades femeninas, está quizá su mayor triunfo, el. que ha de ser más duradero, porque el hombre aspira a encontrar en la mujer propia todos los encantos y delicias que pueden brindarle las demás... y aquello que las demás no han de ofrecerle nunca: la bondad comprensiva, la silenciosa y dulce abnegación, el tierno y constante sacrificio frente al egoísmo, la turbulencia y la vanidad estúpida del rey de la creación. Y a comprenderán ustedes que se trata de una comedia de hogar, sencilla y clara, por la que acaso corra una veta de amargura; que va disimulada por incidentes q ue yo aspiro a que sean pintorescos y divertidos. Comedia ejemplar para las casadas, sin graves conflictos ni parrafadas líricas; pero de la que se desprende- -tal ha sido, al menos, mi intención- -una sana enseñanza, que ojalá llegue rápida y limpiamente a los espectadores. Entre todas las mujeres está escrita expresamente para los artistas del Alkázar, pensando en sus altos méritos y en sus diversas José Silva Aramburu y Enrique Paso, modalidades. E n torno a Hortensia Gelabert autores de la farsa D o n J u a n José T e y Fernando Fernández de Córdoba, personan o r i o que ha obtenido gran éxito de jes- centrales de la obra, magníficos creadocarcajada en el teatro de la Zarzuela, de res de los dos tipos que constituyen el eje Madrid: (Caricatura de Sirio. de la misma, lucen su maestría y s u gracia Don Carlos Arruches, d ilustre autor de V i v i r de ilusiones, comedia estrenada con gran éxito en el teatro Lara, de Madrid. (Caricatura de Sirio. ENE MUSSpLlNÍ L TEATRO Los cíen días) N o hay, para los grandes hombres, otra forma de supervivencia- que la decretada por nuestra admiración. E n vano las plumas adictas al legitimismo francés se esfuerzan por empequeñecer a Napoleón presentándolo como un ambicioso corto, de. escrúpulos; la gloria del héroe hace palidecer los juicios de una crítica tendenciosa y cominera, que necesita contar las hojas del árbol para explicarnos su frondosidad ¿Que Napoleón dejó a Francia empobrecida v más estrecha de fronteras? Concedido. Pero puso en sus manos, aunque fuese brevemente, el dominio de Europa. Qué importa el saldo final, si permanece el recuerdo del éxito? Vilipendiar a un hombre por su ambición es un contrasentido. L a ambición en sí no es vicio ni virtud. Su valor depende de sus fines. Sólo un grande hombre puede permitirse el ensueño de dar a su pueblo la hegemonía sobre un continente. Napoleón, con el alma de San Francisco de Asís, hubiera pasado por la vida en s i lencio y Francia no habría gustado la orgullosa satisfacción de que sus mariscales p i sasen en amos y señores todas las grandes Cortes europeas. V e r al héroe desde el ángulo de la contabilidad, como hacen algunos historiadores modernos, es sacrificar á preocupaciones políticas, harto endebles para que nos parezcan respetables, el noble. entusiasmo que despierta todo lo que es esencialmente grande y esté donde esté. H a y que dejar a la Humanidad la independencia de admirar la media docena de personalidades gloriosas que más la han honrado. L a tragedia de Mtissolini que v i anoche en el teatro es un magnífico himno al individuo, a la energía personal que ttaiSifor- ma todo lo que le rodea en elemento de