Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
M A N I S E S E M P O R I O DE CERÁMICA MIENTRAS R U E D A E L T O R ITO, LAS M A N O S A L A D A S D E ESTE HOMBRE CONVIERTEN E L B A R R O I N F O R M E E N ÍVASIJAS D E GRACIOSA F O R M A DETRÁS D É L A FABRICA, E N U N A M P L I O CORRAL, ESTA E L SECADERO, DONDE E L S O L COLABORA DE EFICAZMENTE A LA LABOR LOS HOMBRES ANISES, en el cosmorama cerámico, se destaca a través de centurias y de países con una apoteósica refulgencia de oro. N o faltan eruditos para asegurar que ya los romanos. sobrepreciaban para sus festines los vasos de Manises. D e todos modos, las características de la cerámica manisera más gloriosa- ¡aquellos platos que desprendían luz como l a del s o l! -no se logran sino gracias a los mahometanos, que perpetúan los prodigios de Málaga... Y a en el siglo x i v el frailecico catalán Francisco Eximenis, a l enumerar las gracias de l a tierra valentina, indica que el Papa, y los cardenales, y los príncipes se m a r a v i llaban de que con barro pudiera hacerse l a bor tan noble y excelente como l a de M a nises. Según documentación de 145,1, había en Valencia una multitud de agentes dedicados a exportar l a cerámica en cuestión. Y esos agentes eran genoveses, sicilianos, malteses, sardos, corsos, chipriotas, portugueses, tur- eos, franceses, africanos... N o es de extrañar consecuentemente que tal cerámica se desparramase por múltiples naciones de Europa. A s í V a n der Goes p i n ta en B r u j a s un tríptico- -hoy en Santa M a ría l a N u e v a de F l o r e n c i a- en el que luce un tarro de áurea loza elaborada en M a n i ses. Renato de A n i o u en su oratorio, tiene un aguamanil dé la misma procedencia. Y su hija Margarita, Reina de Inglaterra por matrimoniar con Enrique I V en 1455, i n troduce la misma cerámica en la ínsula de B r i t a n i a U n buen día, casualmente, son encontradas en el fondo del Táíhesis unas doradas piezas -antiguas de Manises que actualmente guarda el Museo Británico... Junto a ello no deja de tener valía el hecho de que A l f o n s o el Magnánimo- -magnánimo por su fastuosidad principalmente- -encargara desde su Corté partenopea 200.000 azulejos en una ocasión y 13.458 en otra para pavimentar estancias en el Castel Núovo de Ñapóles, adonde fué útí maestro azulej ero de Manises. Y Alejandro V I- -e l Pontífice tan valenciano que hasta para be- M Un nombre de oro. ber pedía agua del Turia- -demandaba asimismo azulejos de Manises p a r a solar recintos vati: canos. cien; están, unas al lado dé otras, sin miedo S i g l o x v u Felipe I I I de España v a a a competencias; forman calles enteras... la ciudad de Valencia con objeto de contraer Cuando losi hornos están encendidos, en el justas nupcias. L a Generalidad le obsequia ambienté cristalino y azulino de la vega con cincuenta platos dorados en Manises. Y valenciana ponen uña insospechada nota los el M o n a r c a agradece sobremanera e l prenubarrones de humo negro que se deslíen senté. Después, en l a otra centuria, triunfa ava- mansamente en el aire... salladoramente la cerámica del barroquisPuede asegurarse que l a ciudad- -presmo. AHÍ los retablos llenos de simpatía que cindiendo de las actividades que dedica a la decoran tantas calles de la región valenciaagricultura- -está consagrada enteramente a n a allí tantos zócalos que alegran templos la cerámjcá. U n o s edificios, son fábricas; y construcciones civiles con la exuberancia otros, los dpniícilios de quienes; trabajan de hojas y de flores ricamente combinadas; en esas fábricas. allí los? platos con figuras estilizadas, con Entre ellas las hay pujantes y ostentosás, decoración fantástica, con el ajuar- -peinecon descaró de constnKciones modernas. tas, zarcillos, medias- -de las desposadas... Sin, embargo, el curioso visitante pfeferirá ¡M a n i s e s E n el cosmorama cerámico pasar por el barrio de las fábricas antiguas, se destaca ese nombre a través de centucompletamente irregulares, de muros térreos, rias y de países con una apoteósica refulcon los hornos al paso de los transeúntes... gencia de o r o l a misma refulgencia que Muchos de estos hornos funcionan aún; tiene el reflejo metálico de tantas piezas que pero otros ha tiempo que ño sienten en su brillan, siglos y siglos. seno. el crepitar de las hierbas en combustión; hornos abandonados, hornos que tal Visita a la población. vez funcionaron cientos de años, hornos que en sus proximidadés guardarán quizá yaciVamos, pues, a Manises... mientos de la cerámica gloriosa. Se halla solamente a siete kilómetros de Naturalmente, no faltan acá y acullá, en la capital, á la que está unida por una línea los frontis de los domicilios particulares, de ferrocarril, por una línea de tranvías y retablillos con diversas imágenes pintadas por autobuses. Él camino es agradable: M i s en azulejos dek país. Y- -naturalmente tamlata, con su cruz cubierta y su casa señobién- r- algunos de esos retablillos están der i a l Cuart de Poblet, con los robustos c i dicados a Santas Justa y Rufina (les sanies preses dé su calvario romántico; la huerta, escudflleres les llaman) Patronas de esta con sus alquerías que ostentan en las far ciudad, como l o son de la ciudad de Sevilla. chadas. aplicaciones. de cerámica, H e aquí un edificio mayor que los regu Y Manises tiéndese a orillas del río T u lares de la población. E n 15 de enero de ria, que le separa de la próxima v i l l a de P a 1917 se colocó su primera piedra. E s la terna, otro g r a n centro del mismo arte en Escuela de Cerámica. E n l a pared hay una tiempos que pasaron y ño renacieron. P o r lujosa, lápida, qu d i c e P l a z a de G u i l l e r que Manises ha. experimentado un renacimo d e O s m a É l un buen recuerdo a quien miento. H u b o un período en él pasado siglo reunió l a mejoí colección de Manises y a en que la industria local parecía caminar a su desaparición. Y hoy, l a ciudad- -ese tí- quien publicó tantos documentos que han iluminado la importancia de los alfareros tulo. le concedieron por su tradición y por su que crearon la. sj ¡ma del arte o de la ittdus cariño a l trabajo- -cuenta con un gran nútria local. mero de fábricas; pasan, probablemente, de v-
 // Cambio Nodo4-Sevilla